“Más importante que devolver las armas es devolver el territorio”: Gobernador de Antioquia

25 de julio del 2016

Pérez Gutiérrez le pide al Presidente firmar unos protocolos y adelantar soluciones integrales.

“Más importante que devolver las armas es devolver el territorio”: Gobernador de Antioquia

Con la contundencia con que enfrenta todos los temas –que a veces lo llevan a incomodar o a provocar profundas discusiones- el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez considera que “si no hacemos las cosas ordenadas, esta paz se puede convertir en una situación más grave como la ocurrido en El Salvador”.

Lea también: Jorge Robledo, experto en bahareque, construye su candidatura presidencial.

Por eso, Pérez Gutiérrez le he pedido al Presidente Santos  “que firme con nosotros un protocolo, que nos diga cuánta gente viene a las cuatro zonas de concentración, quiénes son, qué identificación tienen, cuándo entran, cuando van a salir, cómo van a vivir etc. Porque de lo contrario lo que podemos dejar es territorios en manos de los ilegales.

Lea aquí: “Lo de la parapolítica me pasó por pendejo”: Senador Benedetti.

-Más importante que devolver las armas es devolver el territorio, puntualiza el gobernador. Nosotros necesitamos como gobernantes llegar al territorio, llevar agricultura comercial, darle un empleíto a los campesinos que no tienen, unos ingresos permanentes, darle su seguridad social. Si no hacemos el cambio con los campesinos no va  haber paz.

Lo de Briceño, pura politiquería

Pérez ha sido crítico con algunas acciones emprendidas por el gobierno nacional.

Le puede interesar: Gina Parody: Entre la “dictadura” de Uribe y el amor de su pareja.

-A mí parece, que en este caso (Briceño) ha habido más politiquería que resultados para solucionarle los problemas a la gente. Allá se empezó a trabajar en un tema de erradicación de minas y el avance fue muy poco, y se muestra como si fuera muy grande.

Hace poco se habló de una erradicación voluntaria de cultivos. Yo no estuve de acuerdo en el procedimiento que van a aplicar y espero que eso se corrija, porque lo que nos interesa es que se mejore la calidad de vida de los campesinos, no simplemente hacer un show de medios y se deje abandonada luego la zona.

Yo tengo mi compromiso total con la paz, pero creo que la mejor forma de ayudarle al señor Presidente y al país en la paz, es que el posconflicto sea decente, organizado, y que tenga resultados efectivos de paz.

Y si lo de Briceño ha fracasado me imagino cómo será el resto, hablando de la minería ilegal…

No digo que haya fracasado sino que no se ha hecho bajo los procedimientos que deberían hacerse, porque hace poco escuché (creo que fue a Alape, de las FARC)  diciendo que esa erradicación de cultivos voluntarios no era erradicación, sino que primero debíamos sembrar cultivos lícitos y cuando estén produciendo pues se erradicarían los ilícitos.

Es imposible que un gobernante acepte que pueda convivir legalmente el cultivo ilícito con el licito, eso no tiene ningún fundamento. A eso no podemos estar sometidos. Entonces hay muchos detalles que hay que hablarlos con franqueza para poder ayudarle al Presidente.

En el bajo Cauca, en parte de Briceño, hay una pelea entre las FARC y el Clan Úsuga o el Clan del Golfo, peleando todos por la minería, y por los narcóticos. Nosotros no podemos resolver solamente el área de Briceño que está controlada por las FARC, que son unas 10 veredas, sino que tenemos también que combatir en las otras 10 veredas que están en manos del Clan del Golfo o Clan Úsuga. De lo contrario, la gente de Briceño no va a tener ningún alivio.

Eso es lo que le digo al gobierno, que tenemos que hacer acciones integrales para que llegue la paz a un municipio tan pobre y tan sufrido como lo es Briceño.

La minería, riqueza y desgracia

¿Cómo ganarle la batalla a la bacrim, a la minería ilegal, al narcotráfico?

Nosotros venimos trabajando paulatinamente en unas acciones que los anteriores gobiernos no hacían, respecto de la minería ilegal.

Antioquia es muy rica, pero esa misma riqueza es también su propia desgracia. Yo creo que Antioquia produce el 80 por ciento del oro en Colombia, pero esos municipios tan ricos se han visto afectados por la ilegalidad, por los paramilitares, por los brujos, por el licor, por la prostitución y el Gobierno no le ha puesto la mano a eso,

Aquí pareciera que la minería no fuera la locomotora del progreso, sino la locomotora de la desolación. Dicen que pueblo de mina, pueblo de ruina.

Nosotros estábamos trabajando paulatinamente a ver si somos capaces de resolver esto, hicimos una intervención que todavía sigue en Buriticá. Es un municipio pequeño que en menos de 8 años se llenó de prostitución, de ocho o diez mil aventureros que llegaron a ver si sacaban el oro a las buenas o a las malas. Eso generó licor, generó el Clan Úsuga o el Clan del Golfo, que se metió allá.

Nosotros intervinimos ese municipio, a ver si somos capaces de que la minería lleve un sano progreso a la región. Llevamos unos 80 días completamente en paz, no ha habido una extorsión,  los aventureros que llegaron salieron voluntariamente, le estamos ofreciendo empleo a los 2000 o 2500 personas de la región, que se dedicaban a la minería del oro; vamos a formalizar unos grupos de mineros ancestrales y seguiremos en este proceso para dejarle a Colombia un ejemplo de lo que debe ser una minería decente, buena, donde todos ganen con la sacada del oro y que no se convierta eso en una desgracia. Esperamos en un mes o dos meses terminar el proceso.

Nos toca después enfrentar el bajo Cauca. La situación es terrible. Se han destruido más de 50 mil hectáreas, con unas máquinas, muchas de ellas están llegando de Brasil, y eso lo cogen los paramilitares, los ilegales, y si no nos vamos metiendo poco a poco no habrá paz en este departamento.

El sello de las grandes obras

Al margen de las diferencias, discusiones o críticas, ¿cuál es el sello de su gobierno?

Mi sello es grandes obras para el departamento. Vamos a recuperar toda la grandeza de Antioquia con proyectos que mejoren la vida, no solamente de los sectores urbanos sino y sobre todo de los campesinos.

Me he propuesto pavimentar mil kilómetros de vías campesinas. Usted sabe que en Antioquia y en Colombia las vías campesinas son una vergüenza. Tenemos 12 mil 900 kilómetros de vías terciarias o campesinas, y hay pavimentadas 90.

Esta semana firmo el primer acuerdo con los alcaldes para pavimentar un poco más de los primeros 200 kilómetros en este semestre que viene. Yo quisiera dejarle una infraestructura distinta a los campesinos, precisamente caminando en este tema de la paz, porque la paz se firma pero en esencia la paz hay que fabricarla, hay que construirla.

Quiero llegar a los campesinos con agricultura comercial. Voy a radicar en la Asamblea de Antioquia la creación de la empresa Antioquia Siembra, para acabar con los cultivos ilícitos, para acabar con esa mala vida del campesino, que no tiene ingresos permanentes, que no tiene seguridad social.

El campesino en Antioquia y creo que en Colombia, está al margen de la ley, pero no porque él quiera estar por fuera de la norma, si no porque la ley no lo cobija, aquí hay bandidos que están al margen de la ley, pero el campesino también de alguna manera está al margen de la ley porque las leyes no les dan sus derechos a los campesinos, y mientras eso ocurra el campo en lugar de producir riqueza y agricultura comercial, lo que va a seguir produciendo es ilegalidad como ocurre hasta hoy.

No hay pelea con el exgobernador Fajardo

¿Usted le mantiene el espejo retrovisor al ex gobernador Fajardo?

-Edgar,  yo creo que ustedes a mí no me han visto buscándole pelotera al doctor Fajardo. Lo que ocurre es que hay unos hechos que dejan unas consecuencias por las cuales hay que responder.

Algo que ha creado mucha controversia es el tema económico del departamento, quedó con un déficit económico bastante alto, de lo cual yo no me he quejado porque uno al gobierno llega es a resolver problemas, pero en particular hubo uno más delicado.

La gobernación del doctor Sergio Fajardo violó la ley 617, que es una norma donde uno no se puede gastar lo que no tiene, y eso trae unas consecuencias futuras para el departamento, con el Ministerio de Hacienda, con la Contraloría que nos exige ajustes muy severos.

Yo le he dado a instrucciones a todo el gabinete que trabajemos duro por el departamento. A nosotros no nos van a calificar por estar peleando con el otro sino por lo que hagamos a futuro.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO