Carlox Angarita, el tatuador de las celebridades colombianas

Publicado por: david.palencia el Sáb, 18/09/2021 - 07:11
Share
Creado Por
David Palencia
KienyKe.com conoció la historia de Carlox Angarita, el mejor tatuador de Colombia, un hombre cuyo arte es su verdadera pasión y vida.
Créditos:
Michael Ordóñez - KienyKe.com

Los tatuajes se han convertido en una forma pura y auténtica de cómo queremos expresarnos y de cierta forma develar nuestra manera de pensar y ver el mundo a través de este arte impregnado en la piel.

Dibujos, letras, mensajes e infinidad de colores se toman el cuerpo de muchas personas que por gusto, homenaje o simplemente un deseo, dejan en manos de los artistas del tatuaje, su piel como lienzo esperando esa obra invadiendo los poros.

En Colombia, hasta hace unos años se veía con malos ojos a las personas que portaban tatuajes, se les trataba de ‘vagos’ o ‘desadaptados’ que no encajaban dentro de los estándares establecidos por la sociedad, algo que en el último tiempo ha cambiado por completo y que la cultura ha permitido abrir nuevas y diversas formas de pensar.

Carlox Angarita es un artista del tatuaje que por 18 años ha plasmado su talento en la piel de miles personas, conociendo de cerca esas historias, pasiones y motivos de aquellos que lo buscan para retratar y pintar sus deseos. Ha visto la evolución de este arte en los últimos años desde la estigmatización hasta convertirse en uno de sus más grandes exponentes en Colombia y muy destacado a nivel mundial.

KienyKe.com conoció la historia de este hombre que el tatuaje lo lleva en la sangre, más que un trabajo, es su verdadera pasión, su vida.

Carlox

Cerca de cumplir los 40 años, Carlox es considerado el mejor tatuador de Colombia y uno de los más destacados a nivel mundial, lleva muchos años en este oficio en los que ha  tenido la oportunidad de mostrar su trabajo por el mundo, participando en convenciones en México, Brasil y Aruba; también en seminarios de realismo de color en Los Ángeles, Ciudad de México y España. Es un apasionado en lo que hace, algo que lo ha llevado muy lejos y ser toda una celebridad en la industria del tatuaje.

“Soy muy soñador, siempre pensando en hacer las cosas bien, trabajar lo mejor posible y entregar lo mejor de mi arte para aquellos que me siguen y que quieren llevar una pieza de mi trabajo”, confesó.

Descubrió el oficio en sus tiernos 14 años, leyendo un libro de National Geographic que relataba el significado de los tatuajes en las tribus indígenas, ese momento le abrió la mente, comenzaron las inquietudes y por qué no contemplar la posibilidad de intentarlo.

Apelando a la creatividad e imaginación, sumado a que en su Bucaramanga natal no se conseguían implementos para tatuajes, se juntó con un amigo y crearon su propia máquina para tatuar, a base del motor de un viejo walkman, agujas de máquina de coser, esferos y como creían surgió el experimento.

“Con eso nos empezamos a tatuar los dos y de ahí arrancó  como ese sueño del tatuaje, obviamente no salían como nosotros nos lo imaginábamos, eran unos mamarrachos horribles pero ahí inició todo”, recuerda.

El camino

Pasaba el tiempo y de cierta forma a escondidas de su mamá, Carlox iba experimentado este mundo, quería estar involucrado en él. Luego de culminar su etapa en el colegio, se dedicó a diversas actividades que no tenían nada que ver con los tatuajes, sin embargo, decidió buscar otros horizontes y se trasladó a la ciudad de Bogotá a seguir su verdadera vocación ingresando como aprendiz de tatuador.

“Trabajaba en una empresa y para nada me gustaba lo que hacía, me puse a pensar: a mi lo que me gusta es tatuar,  a mi me encanta el tatuaje, sea como sea voy a empezar, así el tatuaje solo me de para comer y sobrevivir, pero es lo que realmente me gusta hacer y a lo que realmente me voy a dedicar”, expresó.

Empezó a cumplir su sueño, practicando y acumulando horas y horas encontrando su estilo, esencia, forma y figura artística en un oficio complejo en el que el margen de error es casi nulo y que se requieren altos grados de concentración para hacer un excelente trabajo.

Carlox lleva 18 años tatuando, su primera experiencia profesional fue implementar todo lo aprendido con un amigo que confió en su novata aguja y dispuso su piel para tan magno reto. Años tatuando historias, lecciones aprendidas y un don sin igual, lo han convertido en el mejor tatuador de Colombia.

Su estilo y estética basadas en el impacto de color y el realismo, has destacado a Carlox como uno de los artistas más reconocidos a nivel mundial, obteniendo reconocimientos por la gran calidad de su trabajo y llamando la atención de grandes personalidades como: Tatán Mejía, Maleja Restrepo, Melina Ramirez, Loquillo Flórez, Tato Ramirez, Eugenio Derbez, Mateo Carvajal, entre otros, que han prestado su piel como lienzo para que Carlox Angarita demuestre de qué está hecho. 

Se siente afortunado por hacer y vivir de lo que más le apasiona y es un convencido que el éxito le ha llegado gracias a la disciplina y constancia que invierte en su arte, con una pasión profunda que día a día dan sus resultados.

“Siempre he estado enfocado en lo que he querido hacer, enfocado en que mi trabajo fuera el mejor, enfocado en entregar las piezas ‘brutales’ a mis clientes, entonces pienso que la disciplina, la entrega, no darse por vencido, tener metas claras en la cabeza, son factores que creo que me han llevado lejos”, sentenció.

Cree que ahora su trabajo es menos complejo, sin duda, años y años le dan la experticia suficiente para tatuar de una manera genuina y con grandes resultados que han determinado su prestigio en la industria.

Su estudio se encuentra ubicado al norte de Bogotá y un trabajo suyo puede costar sesiones desde US 1000 dólares, obviamente dependiendo del tipo de tatuaje.

Facetas

Carlox nunca ha concebido su vida sin arte, es un apasionado furibundo por el dibujo, la música, la escenografía, y es por esto que le da un giro a su vida y ahora le apuesta a la actuación, estrenándose en un proyecto que pronto saldrá a la luz en la plataforma de Netflix llamado 'Efecto Viral', una película que será producida por Farid Duque 'El Dukke', en la alianza con el productor Juan Rengifo, quien se destaca en la industria del cine en Estados Unidos.

Para él es el inicio de un nuevo mundo, representa un reto con el cual espera poder participar en nuevos proyectos de la industria audiovisual y mezclarlo con el universo del tatuaje. 

“La actuación siempre me ha llamado la atención, pero como he estado siempre enfocado en tatuar lo había dejado a un lado, pero ahorita estoy con El Dukke, que es mi manager, impulsando este deseo y trabajando en un proyecto muy bonito”, comentó.

La música es otra expresión artística que inquieta mucho a Carlox, por eso, dentro de sus proyectos a mediano plazo se encuentra el lanzamiento de su primer sencillo, desde pequeño ha tenido afinidad con la música y siente que llegó la hora de cumplir este sueño.

“Me considero un artista integral, me gusta incursionar en todo lo que tenga que ver con el arte. Hasta ahora lo he hecho bastante con el tatuaje, el dibujo, la pintura, pero ya quiero entrar en la actuación y la música, porque también es arte y todo lo que sea arte, quiero estar metido ahí”, dijo.

Sueños

Carlox Angarita siempre ha vivido sus sueños, es un convencido de que estos se logran y que la vida en esencia es tratar de hacer y buscar lo que nos gusta, nos apasiona y él es fiel muestra de ello. Siempre quiso tatuar y lo logró, por ahora le apostará a otras vertientes con el convencimiento de tratar de hacer el mejor trabajo y mostrar toda su expresión artística de una manera auténtica.

“Siempre hay que ser felices, seguir los sueños, le digo a la gente que hagan lo que quieran, que si están en algo que no les gusta tratar de buscar eso que realmente les apasione y enfocarse por ahí; ya que cuando uno hace lo que le gusta las cosas salen bien y el resto viene todo por añadidura. Sigan su sueños, que cuando uno sueña, las cosas resultan y resultan bien”, expresó.

Por: David Palencia