Teatro físico, el silencio como lenguaje universal

3 de julio del 2019

‘Grises’, que muestra de manera poética la fragilidad humana y que se podrá ver en Bogotá hasta el 6 de julio.

Teatro físico, el silencio como lenguaje universal

Con base en el ‘Acto sin palabras II’ de Samuel Beckett, Julián Santamaría Uribe y Rodrigo Hernández, de La Tribu Teatro, crearon ‘Grises’, un montaje de teatro físico dirigido por Juan Carlos Agudelo. La idea, según el director, era descifrar el pensamiento de Beckett con base en sus acotaciones breves que sugieren unos personajes y unas acciones muy simples.

Los textos de Samuel Beckett, el gran dramaturgo irlandés creador del Teatro del Absurdo, revelan un balance entre la desesperanza y la monotonía del quehacer cotidiano. Su texto ‘Acto sin palabras II’ es una pieza de página y media donde escribió solo algunas instrucciones. ‘Grises’ intenta reinterpretar este texto, manteniéndolo dentro de la fragilidad y la vulnerabilidad propia de la dramaturgia de Beckett.

Agudelo estudió y trabajó en la compañía de Marcel Marceau, el famoso mimo francés, quien estableció un estilo propio de teatro físico: “Marceau le da un halo poético a la pantomima dejando a un lado los lugares comunes y los chistes sencillos de un mimo. Reivindica y reposiciona en la escena internacional la figura del mimo y la pantomima clásica”, explica el director.

En 1997, cuando Agudelo volvió a Colombia siendo un experto en teatro físico, decidió fundar La Casa del Silencio, una asociación cultural sin ánimo de lucro que tiene dos objetivos: la formación de actores y la creación de obras de teatro físico. Allí enseña la técnica de mimo corporal dramático de Étienne Decroux y la mimesis poética de su maestro Marcel Marceau.

Decroux, el gran maestro del teatro físico, siempre consideró que un actor debería comportarse como una marioneta. De hecho, fue en el montaje de la película ‘Les Enfants du paradis’ (Los niños del paraíso), de Marcel Carné, donde logró codificar un efecto visual que consistía en una marcha estática del actor mientras detrás pasaba un fondo sin fin para crear la ilusión de movimiento.

Este sería el inicio del teatro físico, una técnica teatral que utiliza el cuerpo como lenguaje. Tiene, por supuesto, una herencia francesa con la idea del mimo clásico que representa las palabras y las intenciones a través del rostro; pero también se nutre de otras disciplinas, como la danza contemporánea, la animación de objetos, el video mapping y otros elementos teatrales que se construyen desde el silencio.

“El teatro físico te permite montar un Quijote, un Shakespeare o un Woyzeck porque el cuerpo es mucho más universal. Hemos estado en teatros internacionales donde no se entiende nada, pero el lenguaje corporal conmueve. No usamos la palabra hablada, pero usamos el lenguaje que permite que la acción física y el silencio teatral se carguen de sentido. Una pausa adquiere mayor significado”, explica Agudelo.

‘Grises’ es un claro ejemplo de teatro físico. En esta obra el espectador se adentra en el universo de dos personajes extraños que se despiertan en la rutina vacía. Los primeros 10 o 15 minutos de la puesta en escena son casi idénticos al texto de Beckett, para luego transformarse en una reinterpretación. Dos vagabundos, dos seres sucios, grises, abandonados por la sociedad moderna, realizan sus rutinas en una pequeña casa, una danza milimétrica de su intimidad en donde el silencio es el gran protagonista.

La construcción de personajes, según Hernández, estuvo basada en dos personajes que viven en las calles de Bogotá. El primero es ‘Toño’, un personaje muy peculiar que falleció y se hizo famoso porque tenía un Museo de la Basura en el barrio La Soledad; y el segundo, es un hombre anónimo que vive dentro de una alcantarilla ubicada a pocos metros de la Iglesia de San Diego, justo donde se unen la carrera séptima y la décima.

Los dos seres polvorientos y grises de la obra muestran el universo de esos habitantes de calle, anónimos e indefensos, que viven en las ciudades. Como dice Agudelo: “El teatro físico hace un zoom sobre el indigente que está en la calle y muestra la vida, sus rutinas, su manera de ser. Es ver el universo de esos personajes olvidados y grises con los que nos cruzamos todos los días”.

‘Grises’ se presentará en La Casa del Silencio de Bogotá (Cra. 23 # 69 – 18) del 27 de junio al 6 de julio.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO