Culturisate ome!

12 de noviembre del 2014

Guenas las tengan! Dicen los libros de auto-ayuda que hay que tener un objetivo superior en la vida. No es que yo me la pase leyendo esas engañifas de libros de Deepak Chopra o Robert Kiyosaki ni mucho menos. Pero bueno… haciendo a un lado mis ideas preconcebidas, yo escojo como objetivo superior el ser […]

Bogota

Guenas las tengan! Dicen los libros de auto-ayuda que hay que tener un objetivo superior en la vida. No es que yo me la pase leyendo esas engañifas de libros de Deepak Chopra o Robert Kiyosaki ni mucho menos.

Pero bueno… haciendo a un lado mis ideas preconcebidas, yo escojo como objetivo superior el ser capaz de ver un mejor país antes de morir… (Pasa la planta rodadora)…mmm… ok, hasta ahí el objetivo es un tanto vago y puede pasar como una respuesta de reina de belleza o de una mamá que siempre se está muriendo antes de tiempo. (Tengo que aclarar que soy pésimo para improvisar y si yo estuviera en un certamen de belleza y me salieran con la pregunta que si la mujer es el complemento del hombre o que en un incendio de un museo si salvo los cuadros o al perro sinceramente saldría con una estupidez mucho peor por televisión nacional).

Para pulir un poco mi objetivo mayor he de decir que quiero poder evidenciar las garantías de seguridad urbana y convivencia en las ciudades de Colombia. En mis horas de ocio (que no son pocas) he intentado poder resolver esta problemática que al parecer no tiene una solución pronta debido a los abismos socioeconómicos que tenemos en la mayoría de las urbes. La vaina es que en Colombia no existe una clase media predominante, es más, ser de clase media en Colombia es un privilegio.

Existe un principio llamado el principio de Le Châtelier y establece palabras más, palabras menos que cuando existe una perturbación externa en un sistema, el sistema hace todo lo posible para contrarrestar dicha perturbación. Esto para decir, que en las ciudades colombianas existe un sistema que se encuentra en desequilibrio, esto es, diferencias socioeconómicas muy marcadas y para contrarrestar ese estado del sistema, pues se genera toda esa violencia y todos esos crímenes que nos ponen a elegir con quien nos sentamos en el bus o si mejor nos cambiamos de anden.

La única solución a la que he podido llegar es que podemos crear un nuevo sistema si cada uno de nosotros nos educamos. Pero tenemos que llegar a aceptar y ponernos en el pellejo del otro sin importar si es pobre o rico, si es hombre, mujer o transexual, si es habitante de la calle o un director ejecutivo. La idea es que cada uno respete la vida del otro. La vida no vale un celular o un portátil.

Son acciones simples y sencillas que podemos aplicar en la casa y con los más allegados. Por ejemplo no cierre ni le eche la madre al vecino cuando esté manejando, haga la fila, bote el papelito en la basura, etc. Seamos más cívicos, vida verraca!!

P.D. Mis respuestas respectivamente: no, porque hay parejas gays. Salvo los cuadros y con la plata que me haga de la venta de los cuadros, compro otro perro para el museo.

@nicolasonte

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO