Decálogo de la conquista amorosa

Decálogo de la conquista amorosa

9 de noviembre del 2015

De la serie Experiencias, del egregio maestro de las artes turgentes y de la meditación con ronquidos, doctor Yokoi Toduro, publicamos su decálogo de la conquista amorosa.

Considerado por él mismo como un hombre fiel, generoso, bueno en las labores de cama (nunca deja una arruga en las sábanas al tenderla), caritativo con sus hijos (incluso con aquellos de los que no está seguro de ser su progenitor), Toduro nunca tuvo más de tres esposas al mismo tiempo.

Su exitoso arte amatorio es el resultado de una profunda preocupación por la meditación y el buen aliento, así como por desarrollar alta destreza en el yoga y en la configuración de piropos y acrósticos.

Yokoi Toduro escribió esta obra magistral en un momento de crisis personal, a la que él llamó el verano más frío.

1. Empieza por tener fe ciega de que esta noche un alma extraviada te conducirá por los caminos del amor, para devorarte. Si es un perro el que al final de la noche se te devora el pantalón, ponle fe a la ciega que es dueña del canino.

2. Recuerda que como dijo Ovidio, la noche y el vino son aliados y enemigos al mismo tiempo. Esconden los defectos y embellecen lo innoble. De manera que es ella quien debe beber.

3. Nunca mientas. A menos que sea estrictamente necesario. Y, la verdad, casi siempre es estrictamente necesario.

4. Nunca levantes falsas sospechas. Levanta faldas sospechosas. Arte que requiere de extrema precisión durante el chachachá.

5. Cree en el amor a primera vista. Está comprobado científicamente que el amor a primera vista aparece cada cinco minutos en el hombre. Incluso estando en prisión o en el zoológico.

6. Para romper el hielo no hay como estornudar ruidosa y abundantemente. El evento provocará desconcierto, al principio, humectación, en seguida, y contacto al final.

7. Un piropo bien calado la hará sonrojar. O al menos, la dejarás pensando por un rato. Verbigracia: “Quien fuera más bizco para verte cuatro veces”. O “quien fuera millonario para pagar la cuenta”.

8. Sabias estratagemas como el soplido en el ojo, producto de un mugre, o la donación de besos por los niños de África, están mandadas a recoger. Sé directo. Como dijo el buen poeta Salustio, “el que quiere chupar piña, busca la boca”.

9. Invítala de picnic, de paseo por los bosques, de periplo por el pozo, pero siempre comparte labores. Tareas como cocinar, limpiar, pagar el transporte son bastante menos complicadas y dispendiosas que meditar. De manera que meditarás todo el camino.

10. El amor es exponencial, como diría el gran Aurelio Baldor. De modo que sugiero empezar por una relación sencilla, y de ahí saltar a manejar dos o tres en un periodo razonable. Para ello es necesario ser paciente, meditar con frecuencia y usar enjuague bucal hecho a base de coliflor, rábano y soda cáustica.

@EchemosVaina
Síganos en Facebook aquí
Echemos Vaina Radio

En la imagen, el maestro Yokoi Toduro ilustrando a un catecúmeno en el arte de conquistar palomitas, pavas y otras de su clase.

En la imagen, el maestro Yokoi Toduro ilustrando a un catecúmeno en el arte de conquistar palomitas, pavas y otras de su clase.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.