El Fiscal: ¿Personaje del año o del daño?

Foto: @http://bacteriaopina.blogspot.com.co/

El Fiscal: ¿Personaje del año o del daño?

17 de diciembre del 2017

Se acaba el año 2017 y es momento de hacer balances, entre ellos la selección del personaje del año. En Colombia existe gente talentosa y sobresaliente que bien podría ocupar esa distinguida designación. Por ejemplo, prodigiosos deportistas como Rigoberto Urán, Mariana Pajón, Jossimar Calvo o Sofía Gómez quien rompió el récord mundial de apnea.

En la ciencia también contamos con genios nacionales de primer orden como Adriana Ocampo, ingeniera y geóloga aeroespacial barranquillera que lidera en la Nasa el programa que explora Júpiter. Jorge Reynolds científico bogotano de 81 años, quien creó el marcapasos artificial con electrodos internos. Deya Corzo genetista con hallazgos fundamentales para tratar la enfermedad de Pompe o Rodolfo Llinás afamado neurocientífico colombiano.

Pero el periódico El Tiempo, de propiedad del banquero Luis Carlos Sarmiento Angulo, no eligió a ninguno de estos distinguidos compatriotas, y por el contrario seleccionó como personaje del año al controvertido y cuestionado Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez ¿Por qué?

Quizá fue elegido personaje del año por haber sido contratista y asesor jurídico estrella de Odebrecht, la compañía más corrupta de los últimos tiempos. O a lo mejor tuvo que ver que el Fiscal sea socio y amigo intimo de Luis Carlos Sarmiento Angulo, el banquero más poderoso del país y socio principal de Odebrecht en Colombia.

O tal vez haya influido el hecho de haber sido el gran recaudador de recursos para la segunda vuelta que aseguró la victoria de Santos, como lo denunció el Senador Jorge Enrique Robledo. También puede ser un reconocimiento a su notoria paquidermia al investigar a Roberto Prieto y la financiación ilegal de la Campaña presidencial.

O de pronto el hecho de ser el aliado estratégico de Vargas Lleras, y poner la Fiscalía al servicio de su campaña como dijo la Senadora Claudia Lopez, haya tenido que ver con la obtención de tan importante nominación. Por lo que sea, sobre el personaje del año pesa una reciente acusación sobre la cual pareciera existir un pacto de silencio en los medios y los sectores políticos, realizada por el Senador Armando Benedetti, quien señaló:

“El ahora @FiscaliaCol Néstor Humberto Martínez, cuando trabajaba en la campaña, gestionó con Martorelli, entonces presidente de @OdebrechtCol, aportes por 4 mil millones de pesos para la campaña”, @AABenedetti. Martinez “Pide una plata, le dan 4.000 millones, bajo contratos ficticios”.

Las acusaciones de Benedetti, uno de los hombres más cercanos a Santos y testigo directo de cómo funcionó la campaña de su jefe político, son escabrosas, pues recoger plata de Odebrecht para la campaña presidencial no solo está prohibido por la Ley, sino que está proscrito de manera directa por la Constitución. ¿Puede sostenerse un Fiscal acusado de violar abiertamente la constitución?

Además, no se trata de una simple financiación ilegal, en sus reales dimensiones y atendiendo el modus operandi de la compañía estamos frente a una acusación de sobornos prepago, cohechos, coimas, pues Odebrecht no entregaba esos dineros por que le gustara Santos, o porque creía en su programa de gobierno, lo hacía para que posteriormente se les entregara como contraprestación multimillonarios contratos a dedo, con sobreprecio, con las mejores garantías, socializando los riesgos y los costos, contratos leoninos con los que recuperarían con creces las platas invertidas, como en efecto ocurrió.

Según las acusaciones de Benedetti, el Fiscal fue el personaje clave para hacer trampa en las elecciones, fraude a los electores y fraude a la democracia, pues no hubo juego limpio, ni ganaron las propuestas, ganó el que más tuvo plata para comprar votos, como se ha denunciado que ocurrió en la costa, pero es lo que sucede a lo largo y ancho del país. Espeluznante.

Lo relatado contrasta con lo que está viviendo el Perú, donde los socios privados de Odebrecht en la vía interoceánica, el equivalente a la Ruta del Sol, están tras las rejas, pues Odebrecht dividía los costos de las coimas con sus socios, mientras que en Colombia Luis Carlos Sarmiento Angulo, permanece sin que la Fiscalía lo haya llamado ni siquiera a una entrevista.

Así mismo, por asesorías y consultorías similares a las hechas por el Fiscal Martínez a Odebrecht, Kuczynski el presidente del Perú está a punto de caerse, pues el congreso adelanta un proceso por “incapacidad moral”.

¿Tendrá el Fiscal Martínez la capacidad moral de seguir al frente del ente investigador a cargo de revelar la verdad sobre Odebrecht, a pesar de que en sus bolsillos suena la plata de la compañía brasilera? ¿Tendrá el Fiscal autoridad moral para exigir que no haya corrupción en el país cuando ha sido acusado de ser el puente que facilitó que a la campaña de Santos entraran las platas de la multinacional más corrupta de los últimos años?

Ante la cascada de cuestionamientos contra el Fiscal, llama la atención que la Comisión de Acusaciones, con todo el arsenal de pruebas en contra de Martínez ni siquiera haya abierto indagación preliminar, como corresponde, por el solo peso de toda la evidencia que existe en su contra.

Pero lo más grave de todo es que los medios de comunicación tapen y tapen, como lo han hecho, tan graves denuncias, y en lugar de escandalizarse con la gravedad de las acusaciones, las invisibilicen, hasta llegar al punto de El Tiempo, de cuya junta directiva hizo parte el actual Fiscal, periódico que desconociendo el más mínimo escrúpulo ético y objetivo se haya atrevido a otorgarle el titulo de Personaje del Año.

Todo esto refuerza la tesis del Senador Robledo: en Colombia existe un pacto de impunidad entre las élites políticas que nos han malgobernado, lo que explica por qué al Fiscal lo sostienen tanto el Centro Democrático como la Unidad Nacional.

En definitiva, si nos ponemos en los zapatos de Sarmiento Angulo, Vargas Lleras, Santos, Oscar Iván Zuluaga, por supuesto que el Fiscal Martínez ha sido el personaje del año. Pues ha extendido su manto protector a los peces gordos y a los máximos responsables de este pantano de corrupción, concentrando todo su poder punitivo en condenar únicamente a mandos medios y simples tramitadores.

Por el contrario, si nos ponemos del lado de la verdad y la justicia, el Fiscal Martínez ha sido el rey del tapen tapen y de la impunidad. Sin duda el Fiscal ha sido todo un personaje, pero como lo retrató bacteria, más que del año, del Daño a la democracia.

@AndresPachonTor 

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.