Encuentro con el Dalai Lama

26 de agosto del 2012

(El ex-fiscal Mario Iguarán y su ex-asesor, dialogan con el Dalai Lama en Bogotá)

La revista Semana, en su edición de aniversario de 30 años: `Destapando verdades, que muchos quieren ocultar`, hace unas extraordinarias reseñas periodísticas, entorno a los acontecimientos, hechos, e historias que marcaron a nuestro país durante varias décadas.

En una de las secciones titulada: `Semana cambió mi vida`, varios personajes de la vida nacional, son entrevistados al considerar que el cubrimiento de la revista Semana, llego afectarlos o favorecerlos, de alguna manera.

Entre los testimonios del ex-presidente Ernesto Samper, el empresario Andrés Jaramillo, el corredor Juan Pablo Montoya, el astrólogo Mauricio Puerta y el médico Santiago Rojas, aparecía mi nombre, como protagonista de la `asesoría psíquica`, que le presté al ex-fiscal Mario Iguarán, como su desarrollador personal. 

Esta asesoría institucional, no fue bien explicada por los medios de comunicación de la época, confundiendo a la opinión pública. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo, el propio Dr. Iguarán, a través del programa: El Radar de Caracol Televisión, aclaró a los periodistas Jorge Alfredo Vargas, Gloria Congote, y al país entero, mi desempeño profesional ante el ente acusador, pidiéndome excusas públicamente, por el mal manejo efectuado a este caso por parte de la entidad.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=DFhVTbqJiC0[/youtube]

Unos meses después del escándalo del `brujo de la fiscalía`, me tomé un año sabático, aplicando en mi vida diaria las técnicas de control mental que enseñaba. Durante este tiempo, empecé a escribir un libro sobre las anécdotas, experiencias, y enseñanzas, de personajes notables y relevantes, que han pasado por mi vida. Hoy quiero compartir con ustedes, parte de un capítulo llamado: Encuentro con el SS. Dalai Lama, el último avatar viviente.

El viernes 12 de Mayo del 2006, hacia el mediodía, sonó uno de los teléfonos del despacho del entonces Fiscal General de la Nación: Dr. Mario Germán Iguarán Arana. En esa llamada le confirmaban una cita, que en calidad de asesor de su despacho, había solicitado para los dos.

Con el fin, de recibir las enseñanzas y sabiduría, de Tenzin Gyatso, el décimo cuarto Dalai Lama, dirigente del Gobierno tibetano en el exilio y líder espiritual de ese pueblo, quien estaba cerrando su gira por cinco países de Suramérica. El encuentro quedó agendado para las 3 PM, en una de las suites del Hotel Tequendama de Bogotá, donde se hospedaba este valioso maestro Oriental.

Por más de dos horas el ex-fiscal y yo, recibimos ese premio que nos regaló el Universo. Cada uno asimiló esa experiencia a su manera. Por mi parte, esta mejoró mi vida espiritual y me fortaleció interiormente, A continuación, algunos apartes de este dialogo entre el Dalai Lama, el ex-fiscal General de la Nación, y su ex-asesor.

Fiscal General Mario Iguarán Arana: Su Santidad Dalai Lama, como Fiscal General de la Nación, tengo el encargo de administrar la justicia en Colombia, ¿cuál es su concepto sobre la justicia y la injusticia en el mundo?

SS. Dalai Lama: Señor Fiscal, antes de contestar su inquietud, quisiera que me informara en detalle sobre sus obligaciones aquí en Colombia.

F.G: Si su Santidad con gusto le respondo, en su respectivo orden son las siguientes: investigó y acuso, si se llegase a probar delitos cometidos por altos funcionarios, que gocen de fuero constitucional, con algunas excepciones previstas en la constitución nacional.

Proyecto el diseño de la política criminal, con intervención en la política del Estado. Doy atribuciones especiales, a entidades públicas, que puedan cumplir funciones de policía judicial, e informo al gobierno de las investigaciones, que adelanta la institución para la preservación del orden público.

SS.DL: Ante todo señor Fiscal admiro pero no envidio, ni por un instante su trabajo, pues dar y administrar justicia, es una acción que contiene la ley de causa y efecto, lo cual es una gran responsabilidad; ya que es un ser humano es quien la maneja. Por lo tanto su espíritu y su mente, no siempre pueden estar  en equilibrio y tampoco en armonía.

Al tomar decisiones, unas serán buenas y otras regulares, generando karmas como consecuencia de estos hechos. Karma significa responder por una acción, en este caso mala, de parte de los que usted juzga o condena, esa energía directa o indirectamente, impregna sus vibraciones y vida personal.

F.G: Su Santidad, ¿ese karma me afecta a mí, o a todo el país?

SS.DL: Le recuerdo Fiscal, los hechos y los sucesos dependen de aquello que los motiva. Todos los seres al mezclarse, y olvidar su identidad espiritual verdadera, pueden acumular la misma deuda karmática de otros. El sufrimiento que ha padecido Colombia, es el resultado de un karma colectivo, por eso es necesario aumentar la capacidad de compasión, amor y buena intención, de sus ciudadanos.

Armando Martí (Asesor Fiscalía General de la Nación): Su Santidad Dalai Lama, usted es el líder espiritual de los tibetanos y también jefe de Estado de ese pueblo. Desde su huida de Lhasa, por la invasión del gobierno Chino, usted lleva esa nación en el alma mostrándosela al mundo, ¿qué nos puede decir de los líderes que quieren dominar a otras sociedades?

SS.DL: Señor Armando, como usted lo manifiesta, el alma es más poderosa, que los miles de kilómetros que teníamos en Asia Central, y su fuerza nos ayuda a soportar el injusto exilio, al que fuimos sometidos. A propósito ¿en qué le ayuda usted al Fiscal General de la Nación?

A.M: Su Santidad, conocí al Dr. Iguarán antes de ser Fiscal General y lo asesoré en técnicas de reprogramación mental. Después de su elección, me invitó a que hiciera parte de un grupo de trabajo, para desarrollar el programa de humanización de la Fiscalía, con el fin de cambiar el índice de pensamientos negativos, para ser superados por un porcentaje de pensamientos positivos, y así mejorar el clima laboral de la institución, logrando un desarrollo integral y armónico.

SS.DL: Gracias por la información Señor Armando, así nos sintonizamos claramente y la claridad siempre será mejor. Veo con agrado, el estar nosotros tres reunidos, hablando de temas espirituales y trascendentales.

Retomando su pregunta anterior, le venía diciendo acerca de la dominación de los gobernantes, sobre otras naciones. En nuestro caso al ser invadidos por el gobierno de la China, en vez de dividirnos, nos unió más, gracias al amor y la compasión.

Actualmente existen algunos líderes, que se creen muy inteligentes, demasiado hábiles, se jactan de su poder viendo las cosas a corto plazo, y pensando en su beneficio, desarrollan una ´valentía´ para hacer el mal. Así mismo, es triste, y supremamente peligroso, olvidarse del sufrimiento de los demás. La conquista de otras naciones, está demostrada en la historia, que es negativa al cien por ciento.

A.M: Su Santidad ¿Cuál es el origen de tantos conflictos políticos, sociales y económicos, en el mundo?

SS.DL: La mayoría de estos conflictos, se basan en las necesidades creadas por los sistemas de gobierno, las excesivas facilidades materiales que ofrecen los países más desarrollados, han cambiado los valores espirituales, especialmente el progreso espiritual, por pequeños placeres que colman los sentidos. Entregando el alma a la comodidad, el confort, los vicios, la ansiedad, y el malestar, que causa el vacío de estar lleno.

De igual manera, me preocupa el deseo de la guerra, y del dominio del otro a través de las armas, pues estas armas no permanecen guardadas en sus cajas de fabricación, y alguien antes o después las va a utilizar. Si produciendo muchas armas pudiéramos lograr la paz, entonces deberíamos transformar todas las fábricas, en fábricas de armas, y gastar todo el dinero en ese propósito, pero afortunadamente es imposible.

La única forma de lograr la paz, es a través de la transformación interior, hacia la integridad y servicio a los demás. Así parezca una utopía, los invito a todos a ensayar este método: la meditación, vivir el presente, ser conscientes, estar despierto instante por instante, ejercitando la consideración y amabilidad, por nosotros mismos y nuestros familiares. Estas manifestaciones de amor, siempre tendrán más poder, que cualquier arma automática o bomba atómica.

F.G: Su Santidad nos podría decir ¿a quién admira como símbolo de liderazgo y amor?

SS.DL: Señor Fiscal, uno de los hombres al que yo más admiro y bendigo, es a Mahatma Gandhi. En esa época y en el contexto sociopolítico de la India, la victoria era señal de Dios, los dioses estaban de parte del vencedor, y la sangre derramada producía esa fuerza.

La no violencia, se la consideraba como una fragilidad de la voluntad. Gandhi les demostró a los gobiernos, que eso no era cierto. En estos tiempo modernos, la elección de la no violencia es una fuerza real y admirable, nuestro pueblo desde siempre ha optado por ese modelo, y desde nuestra fuerza silenciosa e interior, soportamos, protestamos, y nos liberamos día a día, de la opresión de los gobiernos invasores.

A.M: Su Santidad, ¿no podría entonces usted fusionar el comunismo y el budismo, y desde el amor vivir en paz?

SS.DL: Me agrada esa pregunta, desde el amor todo es posible, y ahora recuerdo que hace muchos años lo intenté. Tenía unos 14 o 15 años, en ese entonces, el comunismo tuvo cierta influencia en mí, pero impactó mi alma la fuerza brutal del imperialismo implacable, la manipulación de la política, la codicia, el deseo del poder mundial, y las contradicciones de China.

Sin embargo, albergo la esperanza, de que ambos gobiernos consigan reflexionar, a un nivel totalmente humano y profundo, superando los sufrimientos y divisiones, para poder vivir como hermanos.

A.M: En esta sociedad de consumo Occidental, ¿cuál sería su guía para entenderla y transformarla, en algo beneficioso a nuestro espíritu?

SS.DL: No desconozco el avance Occidental, pero como le dije es en el plano material. La tecnología de desarrollo, no ha sido acompañada de su espíritu, los ejecutivos occidentales se olvidaron de cultivar su dimensión interior, y por esto se volvieron esclavos de las cosas. Convirtiéndose en computadores, vehículos, petróleo, dinero, propiedades, y de humano solo les quedó el nombre.

Adoradores del sentido de la eficacia, los magnates, sus asesores, y dirigentes de empresas, pusieron su espíritu al servicio del resultado, esto hizo que renunciaran a su independencia espiritual, volviéndose servidores de la economía global.

En esta sociedad industrial, todos los campos del deseo y el placer, han sido analizados, tecnificados, explorados, y satisfechos. Las cosas tienen más poder actualmente sobre el hombre, que cualquier otra “cosa“. La invasión de la tecnología por donde pasa, disminuye los caminos del espíritu, la verdadera necesidad del hombre es la integración espiritual, y no los complementos técnicos.

China copia la tecnología Occidental, con la ilusión de que cuando haya logrado el progreso material, pueda alcanzar la dicha permanente. Si nos fijamos en América del Norte o Europa, podemos darnos cuenta, que debajo de esa apariencia, solo existe vacío, enfermedades mentales, ansiedad y angustia, es por esto, que el progreso material nunca llenará el alma del hombre.

A.M: Su Santidad, he investigado que la angustia del ser humano Occidental, está basada en el miedo a morir ¿usted teme morir?

SS.DL: ¡Ja Ja Ja Ja! Señor Armando ¿usted no cae en cuenta, que yo soy un ser reencarnado, que he muerto y vuelto a nacer muchas veces? Yo he recorrido el bardo, y nacido de nuevo en otro cuerpo. El pueblo tibetano posee su fuerza interior desde la seguridad en la creencia de la reencarnación, la superación de la rueda de la vida (Samsara), del Dharma y del karma.

Como le observo la cara de sorpresa a usted y al Fiscal General, los invito a investigar `El libro tibetano de los muertos` para su orientación sobre este definitivo tema, porque la muerte realmente es vivir de nuevo, y cuando tenemos consciencia de nosotros mismos, desaparecen los miedos, de esa forma ya no podrán seguir gobernándonos injustamente.

[email protected] – (Miembro de la Asociación Colombiana de Periodistas) 

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.