Hacia una nueva Cultura Digital

31 de octubre del 2013

En un mundo donde todas las personas consumen productos y servicios sin importar el lugar, los contextos y las tradiciones, la comunicación visual siempre ha jugado un papel predominante a la hora de mostrar un producto o servicio. Las ideas, claro está, lo tiene la propaganda. Pero más allá de las estrategias y los modelos de comunicación clásicos que enseñan en la academia, vivimos un mundo donde el espacio y el tiempo cambia constantemente, se reinventa y es adaptado a otras formas de consumo digital.

Quizás, ahora más que nunca se ha conglomerado tanta información en la web, que ya es difícil ver más allá de las páginas de noticias, blogs, redes sociales y videos lo que podemos disfrutar y apartar tranquilamente de nuestro tiempo, para leer un periódico o comer un cupcake.

Lo cotidiano, los espacios que comúnmente ocupamos en hacer “algo diferente” serán determinantes para ese análisis en el consumo de medios digitales. Las plataformas y aplicaciones web juegan un papel importante en esta nueva era, pues los soportes con los que se visualizan las producciones deberán adaptarse a las exigencias de una economía digital que cambia rápidamente en tan solo unos meses. Tan diverso es el campo del consumo digital, que desde ya hay teóricos y expertos de diversas disciplinas (incluyendo las matemáticas y la arquitectura) que exploran estos consumos, para creación e innovación de productos y servicios.

EL CAMINO DIGITAL

En el entorno digital, podemos conocer que hay implicaciones y efectos directos en la cultura sobre la que se sumerge este tema. Es sencillo identificar a las nuevas generaciones, jóvenes que han crecido con un alto grado de intuición en el manejo de los dispositivos móviles y aún más pequeños que desde sus primeros pasos, reconocen lo que es táctil, de lo que no lo es.

Desde ya las nuevas tecnologías ya no son tan nuevas como se decía hace unos años. Esa cultura digital surge paralelamente por la introducción de herramientas tecnológicas, estrategias de comunicación e incremento desmesurado de tecnología por parte de las grandes compañías. Con este dilema, podemos decir que se produce tanta tecnología que muchas veces se desenfoca o desvirtúa varias de las funciones importantes que cumple, derivada por su uso masivo: Educar.

Es por ello que la cultura digital está inmersa en todas partes, aun cuando no lo queramos ver, y que desde ya estos nuevos consumidores de medios digitales sabrán exigir creatividad e innovación en las producciones digitales que quieren. A ese conjunto de métodos o procedimientos para escribir, diseñar o converger contenidos textuales, visuales, auditivos o de geo-localización, con interacción directa es lo que llaman hipermedia. Muy bien lo decía Arturo Castellary: “La promesa del hipermedia no radica pues en la mera tecnología sino en el nuevo punto de vista de la cultura que aporta y de su desarrollo en la sociedad”(1), por ello no debemos quedarnos en el mero dispositivo móvil, sino en los contenidos, en la forma como se presenta esos productos multimediales que serán tan diversos como se expande y desarrolla la tecnología.

NECESIDAD DE COMUNICAR SIEMPRE

Otro de los términos que surge a la cultura digital, es el de hiperconectividad, como la característica de estar excesivamente conectado relacionado al uso de objetos electrónicos y consumo de Internet. Existen factores culturales y ya propios del ser humano, de querer estar en línea (online) todo el tiempo, de comunicar lo que hace, lo que se piensa, lo que se quiere. Internet suple esa necesidad de expresar todo lo que quiera, siempre y cuando exista electricidad, un dispositivo electrónico y una pantalla.

Hay otros más críticos que aseguran que este fenómeno resulta en una “Obesidad Digital”, según los resultados de la consultora internacional JWT que referencia el periodista Diego Geddes en su artículo: “Avanza una nueva enfermedad: La intoxicación tecnológica”(2). Allí plantea que estar siempre conectado a través de dispositivos móviles puede convertirse en una obsesión, a tal grado que puede afectar su vida social e incluso familiar. Y es que en el mundo actualmente hay más de 15 mil millones de dispositivos electrónicos, que incluyen a las computadoras, los celulares y tablets, que a la larga se extenderá a otro problema mayor, la de la basura electrónica, pero que no trataremos en ésta oportunidad.

Para conocer un poco hacia dónde va el consumo digital, en el mundo se consume en promedio 23 horas mensuales de Internet (3), desplazando a grandes rasgos la televisión convencional. Esto implica que se generarían nuevos dispositivos móviles para consumir, nuevos productores de contenidos y la focalización de usuarios para satisfacer sus necesidades inmediatas. A esto apuntamos los comunicadores sociales, de conocer no solo el medio como tal, sino la manera en que podemos comunicar a través de esos medios digitales.

El potencial que tiene los dispositivos y que éstos a su vez estén conectados, hace de este grupo un mercado cada vez más grande y en continúo auge,  con campos de investigación aún inexplorados hasta el momento por las ciencias exactas y ciencias sociales en esta nueva era digital. Desde ya hay organizaciones e instituciones que están promoviendo programas para potencializar el acceso masivo a las redes de información, en la que académicos y teóricos han denominado “Sociedad de la Información”. Uno de sus defensores, Armand Matterlart (4), menciona lo paradigmático que surge en este nuevo milenio, que la información esté disponible libremente a todos, ya que surgen importantes cambios sociales y culturales que fácilmente podemos ver en la actualidad, de pasar de la pantalla a lo práctico. Revolución y consumo cultural, derrocamiento de poderes políticos en varios países, denuncias públicas que surgen efecto por la visibilidad en la web son algunos de los muchos ejemplos que podemos conocer.

Esto resulta en una “organización social y productiva”, hablando de colaboradores, de activistas digitales, de generadores de opinión y flujos de poder. Si bien es cierto, esa Sociedad de la Información, va ligada en gran medida al desarrollo e inversión de tecnología de los países, y a la aceptación de los avances tecnológicos de la sociedad misma. No es igual una persona que haya crecido en un entorno digital e intuitivamente conozcan las plataformas virtuales, a otra que intenta migrar digitalmente para conocer algo tan sencillo como encender una computadora.

Este es el nuevo periodo en el que todos estamos inmersos, aquella “Sociedad de la Información” que se articula como un “organismo”, donde todas sus partes forman el todo, y en el que se puede acceder desde cualquier lugar y a cualquier momento. Así mismo la benevolencia de este planteamiento, está en visibilizar a la sociedad en el entorno virtual, en cuyo espacio se hace más presente y vigente, potencializa a las comunidades desde su propia cosmovisión y aumenta la calidad de vida de las personas, por pequeña o grande que sea ese grupo social, cultural o político.

NUEVOS MEDIOS, NUEVAS ACTIVIDADES

Con el auge en el desarrollo de las tecnologías de la información y comunicación-TIC, es necesario conocer las potencialidades de las futuras actividades que tendrán los periodistas, comunicadores sociales, productores audiovisuales, graficadores, programadores, redactores, animadores y todo lo relacionado a este campo. Existe un creciente número de especialidades en el área digital, pero que muchas veces carecen de “condiciones organizativas, de líneas y de medios” (5) para su avance y posterior desarrollo.

Desde el estudio de la comunicación social, muchas de las áreas a las que se enfocó el programa académico para ser periodista, se basaba en formas prácticas y modelos para redactar, contar una historia y editar una nota. Ahora esas formas han cambiado, todo lo que se decía de forma lineal, ahora se puede realizar de manera multimedial. Y es que el concepto puede ser muy difícil de asimilar para los periodistas veteranos, que han conocido la tradicional forma de escribir un Lead, o redactar en pirámide invertida, pero que no está demás avanzar al ritmo de las nuevas herramientas tecnológicas, sin importar edad o condición.

Bien lo plantea Charles Golfinger (6), cuando menciona que estamos en una “sociedad fluida”, donde la esencia del trabajo no es la producción de objetos físicos sino la manipulación de datos, de imágenes y de símbolos”. A esto Roberto Igarza, acentúa mencionando que la nueva era digital introduce nuevos ritmos según las profesiones y oficios, donde el trabajo se convierte más “disociado y más integrado”, pero que supone nuevas oportunidades en el surgimiento de proyectos, ideas y productos. Por más sencillo o descabellado que parezca, ése puede ser el inicio de un gran proyecto digital, con herramientas que ya existen o que se reinventarán con el tiempo.

PROBLEMA Y CONTEXTO SOCIAL

Existen un sin número de medios de comunicación que informan bajo sus propios intereses lo que les plazca, en muchas oportunidades lo que le diga el mandatario de turno. Los grandes medios han querido acaparar la atención y cautivar a los consumidores digitales con sus cuentas oficiales de Twitter, Facebook, Instagram, Pinterest entre otros. Sin embargo siguen siendo lo mismo: medios de comunicación masivos. Uno de los problemas que se vislumbran en el consumo de prensa digital es la repetición excesiva y desmesurada de datos periodísticos, hasta llegar a una forma cíclica de redundancia informativa. Cada medio está haciendo seguimiento de lo que se dice en las redes sociales, constituyendo la red misma, en una rica fuente directa de información. Esto hace que se replique muchas veces una historia o noticia, y las vean los grandes medios por las redes sociales pasando de la pantalla digital a la pantalla de televisión. Entonces estaríamos hablando de generadores de contenidos audiovisuales, o colaboradores periodísticos por así decirlo, para un medio de comunicación bajo su línea editorial. Si todo el mundo lo replica y lo comenta en las redes sociales, por qué no pasarlo en televisión?, esa parece ser la consigna de los editores de noticias televisivos.

Allí entra varios parámetros para analizar en la cultura digital: Qué es y no es importante para los usuarios o consumidores digitales? Cuáles son los productos o herramientas que más utilizan? (Digitalmente hablando), Qué parámetros siguen en ese consumo de medios digitales?. Estos y más planteamientos lo han abordado teóricos y eruditos en los últimos años, para conocer en detalle ese público al que caracterizan muchas veces de híbrido, pero que a la larga se puede identificar fácilmente.

EL MEDIO DIGITAL

Cuando analizamos los recientes medios que surgieron como una plataforma digital para informar, vemos estructuras simples de escritura, párrafos cortos, se destaca lo gráfico, las fotografías, y mucha simplicidad en su arquitectura de la información. En un grupo tan diverso de públicos, todavía no satisfacen las necesidades de quienes consultan ciertos temas o áreas de interés. En muchas oportunidades donde la noticia llega a ser impactante o relevante por el manejo de imágenes, solo se muestra el texto, dejando a un lado lo audiovisual, escudándose en la conocida frase: “Noticia en Desarrollo”. Entonces, qué se espera de un medio de comunicación que promulga un manejo digital en su contenido?. Es necesario pensar y repensar en los públicos, en los dispositivos, en las pantallas donde finalmente se reproducen los videos, donde consumirán las producciones transmedia (7).

Por otro lado, está el dilema en la información que presentan: Están informando objetivamente sin disgregar la realidad? Qué parámetros se deben tener en cuenta a la hora de producir contenido digital? La coordinación, supervisión y realización de estrategias para proyectos digitales es lo primero a pensar, luego puedo consolidar y coordinar el trabajo digital desde tres perspectivas: Lo creativo, lo gráfico y lo tecnológico. La mejor forma de satisfacer necesidades, es que el consumidor o usuario final conozca a simple vista qué estamos informando y cómo podría compartir o interactuar con la plataforma misma. Ese enfoque a priori, ayudará a estrechar el camino marcado entre los periodistas y los medios digitales.

MÁS ALLÁ DE PRODUCIR CONTENIDOS DIGITALES

Vivimos en una sociedad de redes, donde lo que dice el otro puede ser más importante que lo que estoy informando. Es esa “sociedad de redes” que menciona Manuel Castells (8), la que forma toda una estructura estrechamente relacionada, entre interlocutores, usuarios, receptores y emisores, compartiendo un tiempo y un espacio específico.

“Las características de los espacios de tiempo social, cultural y económico se han transformado con el advenimiento de la sociedad en red”(9), dando al tiempo y al espacio un valor aún mayor del que teníamos anteriormente con los medios tradicionales. Entonces, las redes que se trazan en la sociedad, no se ven a simple vista, se dibujan en nuestra mente y es allí donde debemos enfocarnos en conocer al usuario y satisfacer sus necesidades. Las personas quieren estar siempre informadas, pero verazmente, sin subjetividades marcadas por la política o la economía.

Son varios los medios en la actualidad que le han apostado a producir contenidos meramente digitales. En análisis a varios de sus portales web, vemos que muchos medios se enfocan en replicar lo que dice el impreso (para los periódicos tradicionales). En cambio sucede un cambio en la televisión, se está produciendo contenidos exclusivos para los usuarios en sus portales web, y lo mejor, generando opinión en redes sociales e interacción con sus audiencias. Allí no termina todo, aún falta un largo camino por recorrer, por explorar y potencializar. No todo está dicho, y nadie tiene comprado el futuro digital, allí viene ésta generación digital, en apostarle a nuevos formatos, nuevos esquemas, nuevas formas de contar la misma noticia.

Con las herramientas multimediales y los recursos digitales disponibles, se podrá definir una estructura narrativa para contar noticias con alto contenido visual en la producción de micro-notas o en su defecto, cápsulas informativas para la versión digital. Entre las características a destacar en una propuesta digital, está la pertinencia en la selección de la agenda informativa, la extensión, la forma y la narración audiovisual, que sea libre y abierta a todo público, pero como se planteó anteriormente, estar enfocada a un público que busca información inmediata de alta calidad periodística.

MEDIO TRADICIONAL VS. DIGITAL

Los medios impresos son en su mayoría los más consumidos por la población adulta, por la facilidad de portabilidad y consulta en todo lugar. Allí se plantea una vertiente importante de información, con un objeto mismo de estudio: el lector.

En esta nueva “Era Digital”, existe un creciente grupo de consumidores (también digitales), que consultan noticias y usan las herramientas multimediales que ofrecen los dispositivos móviles. A éste grupo de usuarios que desean conocer en detalle una información noticiosa, de manera rápida, sencilla y concisa, se propone presentar de manera innovadora y colaborativa, cápsulas informativas con contenido noticioso producido para la web.

Tal como lo plantea Igarza (10), donde los medios tradicionales le fueron dando lugar a los nuevos medios digitales, allí también cobran espacio en nuestras vidas: “Se suceden inserciones de los nuevos medios, antes estaban restringidos a un soporte y a un horario. Ahora están dispersos durante todo el día”.

Esa aplicación de conocimientos para la creación de contenidos digitales en actividades de ocio y entretenimiento, también funciona para informar. Los casos en los que un usuario se encuentra en espera en un supermercado, en un banco, o en el trayecto de un colectivo, implica un tiempo importante para consumir información digital. A esto el investigador Igarza, menciona que el estar informado ocupa un espacio predominante en el consumo diario de noticias, “para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos” citando a Martín William J (11): “La extensión de la conciencia individual del valor de la información y del acceso a la información de alta calidad en un marco de libertad, desemboca en un proceso político-social caracterizado por el aumento de la participación”.

El hecho de consultar diariamente las noticias y acceder libremente a un sinnúmero de datos e información, no estamos viendo a simples usuarios de internet, hablamos de nodos que participan, que interactúan con el medio, que están conjuntamente aportando tanto valor a la noticia como a lo que se dice.

La construcción de este nuevo escenario, solo es posible en un campo digital. Ejemplo de ello es la fotografía. Muchas ocasiones una información con carga visual (Video, Fotografía) es más vista que un texto periodístico informando el mismo hecho. Lo audiovisual siempre predomina sobre otros sentidos, al mismo tiempo que aporta más elementos narrativos para ser explorados y explotados. Los expertos en materia digital dan cuenta de ello: los videos en la plataforma de Youtube, registra el segundo lugar en consulta principal por internet, comparado con otras plataformas digitales en donde predomina el texto, las fotografías o el audio. Las noticias con contenido audiovisual son predilectas en el consumo digital. Según un estudio elaborado por el Pew Internet & American Life Project, en el 2007 (12), el 71% de las personas que entraban a Internet lo hacían para leer noticias, y porcentajes menores, para otro tipo de consultas, como revisar el email, entrar a redes sociales.

Ya existen plataformas para tales actividades de comunicación: el microblogging, el fotoblogging, el videoblogging entre otros, pero ninguno que articule las redes, entorno a la problemática de lo que es verdadero y objetivo. La propuesta va dirigida al consumo de notas televisivas para la web, con material audiovisual que los mismos usuarios pueden suministrar, crear, editar y opinar en una nueva nota.

El periodismo digital aporta mucho a esta nueva generación de periodistas que están en el campo, que escriben, que redactan, que editan desde el mismo lugar de la noticia. Hay exitosos casos de reporteros que han informado desde el lugar mismo de la noticia con un Iphone, y al tiempo estar escribiendo lo que sucede en el mismo instante de los hechos con el mismo dispositivo móvil. El planteamiento está en: cómo hacerlo bien?, Qué parámetros de calidad se deben tener en cuenta a la hora de hacer un directo usando herramientas tecnológicas?

Aquí surgen elementos a considerar sobre una evolución (si podemos llamarla así), al oficio o profesión de periodista. La participación de los usuarios es básica en este modelo que se plantea, pues el consumidor busca ser “prosumidor”, es decir, existe infinidad de percepciones sobre un mismo suceso o hecho, que puede ser contado de tantas maneras posible como lo podría ser un relato contado no por uno, sino por varios usuarios o colaboradores.

Un caso particular para hacer analogía con la producción de notas periodísticas, es la que se hace con las series de televisión. Luego del boom de las novelas que se producen para la pantalla chica, se ha explorado otro tipo de intervenciones por parte de los televidentes, en la que pueden definir el final de una historia, o el retiro o inclusión de un nuevo actor. Lo mismo sucede con los famosos realities-show, donde el público televidente define (a través de dispositivos móviles) los participantes que continúan en determinado concurso o fase. Éste último caso, tiene un gran componente comercial para sobreexplotar el producto televisivo, pero que no será en el caso del planteamiento que se propone.

Un sitio web, donde conjugue, producción audiovisual colaborativa, por personas que tienen dispositivos móviles, presenciando un hecho noticioso, editables en tiempo real, será del mismo modo un “boom” a la hora de informar. Incorpora elementos transmedia, hipertextuales y tecnológicos.

UNA PROPUESTA TRANSMEDIA

La creación de una estructura, una línea gráfica y una narrativa audiovisual, será relevante en el desarrollo de un proyecto en un medio digital. Para ello es necesario de un equipo interdisciplinario en la producción periodística, que enfoque las necesidades de los consumidores, en este caso de cápsulas informativas elaboradas a partir de videos e información de los usuarios. Para esto, es necesario plantear y diseñar un esquema para la producción de notas que serán publicadas en la web, siendo el periodista/editor un integrante importante en la realización y publicación de las notas.

El acceso a la tecnología digital, permite que la producción de notas se realice con herramientas a bajo costo (comparadas con la producción de televisión tradicional), y que tenga mayor presencia en el consumo y divulgación de notas para la web a través de redes sociales y otros sitios. En cierto modo será atractivo para cualquier empresa periodística captar la atención de ese grupo de consumidores digitales. (Razones comerciales para la venta de publicidad y nuevos Sponsors).

Por otro lado, al igual que el periódico impreso, el contenido audiovisual estará disponible a cualquier hora, en el lugar que quiera, siempre y cuando tenga un dispositivo móvil. Como lo menciona Igarza, “Vamos hacia un modelo de Social News, personalizado, donde interesa mucho la plataforma de acceso de contenidos, la ubicuidad en todos los soportes y en todos los dispositivos” (13).

El seguimiento de reproducciones totales, los lugares, géneros y edades de los usuarios que consumen las cápsulas o micronotas informativas (14), serán importantes a la hora de tomar decisiones con el equipo de redacción del medio. Por ello, el qué informar y cómo informar será relevante a la hora de definir la agenda informativa.

Existe un creciente número de usuarios que exigen calidad en los productos audiovisuales que consumen. Desde ya, la colaboración de conocimiento en la producción de contenidos en video es muy buena, solo basta mirar el trabajo de periodistas independientes o freelancers (15) que llegan a tener visibilidad en internet por sus trabajos, o por la calidad con la que presentaron una información. Llegan a conocer a grandes talentos, desde la web, y actualmente trabajan para grandes empresas, donde su primer contacto fue: la pantalla.

DEL HECHO A LA PANTALLA

Desde el abordaje tecnológico debemos tener claro que es necesaria una plataforma que pueda editar en tiempo real un video. Existen en la actualidad editores en línea, pero con limitantes en los formatos para editar, que desde ese punto de vista ya crea ciertos obstáculos. Otra es conocer al público al cual me dirijo, y saber cuáles son los dispositivos móviles que más consumen. En este punto, la producción audiovisual debe estar adaptada a las pantallas en que serán reproducidas. Youtube permite de este modo adaptarse a varios de los dispositivos digitales más populares, pero será necesario adaptarla desde la página web en la que queremos que sea vista.

Como cambiaron las horas y formas de consumo, tener en tiempo real una noticia será importante a la hora de saber qué destacar en la página web. Igual que en otras plataformas digitales, se tendrá un submenú con las categorías: lo más visto, lo más comentado y lo último. Así dejamos a un lado el problema que supone los medios tradicionales que estaban restringidos a un soporte y a un horario.

Es cierto, en la actualidad toda persona vive sus propios desafíos y dilemas, pero tiene indirectamente “micropausas” a lo largo del día. Son las mismas que tienen para ver en un momento del día el celular, la tablet o su notebook. Muy bien lo plantea el autor(16) en su libro “Burbujas de Ocio”: “Las nuevas generaciones hacen 7, 20, 30 micropausas a lo largo del día. Incluso pueden no detenerse a almorzar. La vida de ellos esta nutrida de pequeñas pausas. Micropausas que se crean gracias a la hiperconectividad de las relaciones sociales…”

La suma de todos esos tiempos son de por sí muy significativos, ya que es el insumo por el cual un proyecto como estos podría darse. Observamos continuamente nuestro entorno y vemos contra qué competimos y cómo competimos, dejando un rastro digital de intereses y gustos que son casi imborrables en la web. Por eso es importante lo que dice la gente del común, lo que más se lee, pues ellos son los potenciales “informantes” al momento de editar una nota periodística para la web. No hay reglas para esto, entonces surge la pregunta: qué hace que un video sea viral?, creo que hasta ahora no existen cánones para definirlo.

Los formatos “micros” son los de más fácil producción y consumo, pero que no debería disminuir la calidad en la producción periodística. Las micronotas son las de mayor poder en esas “burbujas de ocio”, ya que promueven mayor comprensión alrededor de un tema. El ejemplo argentino en la producción televisiva de Capusoto (17), rompe los paradigmas en la realización y producción de televisión clásica, con un formato narrativo meramente transmediático (18) e innovador. Así como otros casos exitosos, se plantean narrativas transmedia innovadoras, con usuarios y productores que marcan la diferencia.

Otro de los factores a determinar, es la tecnología disponible, sea 3G o la entrada de 4G.  Muy bien facilitaría la carga de material audiovisual, al tiempo que podría editar y publicar las cápsulas informativas. En este punto, es necesario un periodista/editor, que esté al tanto de toda información que se suministre y que sea verificable en la plataforma web.

La presencia del colaborador periodístico o ciudadano digital será importante al ver vigente su material o el crédito de quién lo hizo en la misma producción. A este cambio en la elaboración de notas periodísticas, podría generar problemas en el manejo de fuentes, pues deberá ser contrastada por la suspicacia del periodista/editor en la verificación de las mismas. Otro factor importante es la inmediatez con la que se publica cierta información. Un equipo periodístico se encargará de trabajar conjuntamente en la parte gráfica de las micronotas, la edición del Voz en Off, si así lo requiere, y la divulgación (SEO) en redes sociales y buscadores web.

El “Social News” se incorpora como término en la dinámica que juega plataformas como Youtube, para contribuir, compartir y comentar los contenidos, que pasaron del mero entretenimiento a informar. Si mantenemos la misma forma de contar la noticia, difícilmente podemos mantener la audiencia. Por ello, las plataformas digitales nos ayudan a reinventar la manera de contar la noticia, y mejor aún, que los usuarios puedan participar en la elaboración de las mismas.

Las últimas generaciones han crecido siempre consumiendo imágenes, de allí que Youtube sea una de las redes con mayor consumo en la Internet. Generar contenidos cada vez al alcance de todos, con nuevos soportes y nuevos medios, hacen de esta idea un novedoso modelo de redacción de noticias, que evoluciona y se desarrolla para no quedarse meramente en un modelo narrativo. Ante este planteamiento, se podrían mostrar infinidad de problemas, quizás técnicos o de forma, pero la esencia misma es la transmedialidad en la producción noticiosa.

CONDICIONES PRAGMÁTICAS

El planteamiento pone en manifiesto la necesidad, que el material producido por todo usuario de internet, sea ubicuo en los soportes y en todos los dispositivos. El modelo de cuándo, dónde y cómo, pasa a ser destacado en la ejecución de éste proyecto. El periodismo estaría repensado desde estas nuevas “formas de comunicar”. Los contenidos con soportes de fácil acceso y descarga en las pantallas son lo que podrán fácilmente ser consumidos masivamente. El tiempo de los productos, no mayor a 60 segundos, la actualización y la interactividad de los mismos, contribuirá a una construcción colaborativa y de participación masiva en la información noticiosa que se presente.

En el modelo clásico del periodismo, se respondía a la exigencia del medio, de lo que debe decir, y cómo decirlo. Con la propuesta no. Incluso, el periodista/editor tendrá como base, usar gran parte del material audiovisual y nunca el que producen otros medios. Eso es lo que menciona Igarza, de “pasar de un modelo autoritario, a un modelo desestructurado… el nuevo modelo implica trabajar en comunidad como manera y forma de hacer periodismo”.

La estrategia es hacer que la gente produzca televisión web: el material visual de un accidente, las declaraciones fuera de cámara de un personaje público, los eventos noticiosos captados desde un dispositivo con cámara de alta definición, marcarán la diferencia en este tipo de producto periodístico. “Que contengan ubicuidad en todos los soportes, en todos los contenidos… que la información se consuma como píldoras… audiovisuales o multimedia” (19), serán cánones en la edición de las micronotas.

Muy bien el planteamiento establece conectividad para visualizar las notas, pero más allá de no tener internet, podrán editar el material con las herramientas mismas de edición de video que cuenta el iPhone (20). El sitio web contará con las noticias en video bajo un título y una pequeña sinopsis en cada una de ellas, escritas por el equipo redactor, casi en tiempo real. Habrá espacio para comentarios, y se tendrá identificado a los colaboradores en cada nota. El género periodístico por excelencia será la noticia, que tendrá el toque informativo de la ciudadanía. Las transiciones y elementos gráficos estarán definidos previamente (por cuenta de la plataforma) en la publicación de cada cápsula informativa.

La plataforma web en términos generales requerirá de un desarrollo de programación importante, y de identificación de  los usuarios. El perfil del colaborador (o colaboradores) tendrá foto y ubicación. El feedback con la audiencia será permanente, para validar o narrar la misma nota periodística.

El periodismo ya no es el mismo, y se está reinventando cada tanto. Ya los llamados nodos de información pasaron a un plano social, cultural, educativo y político. Ya no hay reglas organizacionales para la construcción de notas periodísticas en la web, pero si manteniendo la lógica del periodismo lineal, pese a que lo digital es transversal. Ya no hay fronteras profesionales, nuevos recursos, nuevas herramientas, nuevos espacios definen esa forma de hacer periodismo, el mismo que se define digital. Ahora queda arriesgar para ganar, pues el futuro está en los medios digitales. Esa es la lógica que continúa: la fundada en lo digital, con el procesamiento, almacenamiento, difusión y recepción de información en redes de comunicación, de forma  abierta, libre y sin lineamientos ideológicos.

Giancarlo Luna
Twitter: @Giankluna
 

[1] CASTELLARY, Arturo Colorado. Perspectivas de la Cultura Digital. 
 
[2] Avanza una nueva enfermedad: La intoxicación tecnológica http://www.clarin.com/salud/Avanza-nueva-enfermedad-intoxicacion-tecnologica_0_530347043.html
 
[3] Estudios de Interactive Adversiting Bureau: http://www.iabargentina.com.ar/estudios.php
 
[4] MATTERLART, Armand. Historia de la Sociedad de la Información. Paidos, 2002.
 
[5]  CASTELLARY, Arturo Colorado. Perspectivas de la Cultura Digital.
 
[6] GOLDFINGER, Charles. El Trabajo fuera de una sociedad fluida. Francia, 1998.
 
[7] Carlos Alberto Scolari plantea el término como un tipo de relato narrado a través de múltiples medios y plataformas de comunicación, muchas de ellas digitales. Es caracterizada por un consumidor activo en el relato o narración.
 
[8] CASTELLS, Manuel. Internet y la Sociedad Red. La Factoría. 2001.
 
[9] IGARZA, Roberto. Burbujas de Ocio. Buenos Aires, 2010.
 
[10] IGARZA, Roberto. Nuevos Medios. Estrategias de Convergencia 3.0. 2008.
 
[11] MARTIN, William J. The Global Information Society. Pág. 40. Londres. 1997.
 
[12] RODRIGUEZ, Martínez Ruth y PEDRAZA, Jiménez Rafael. Prensa digital y Web 2.0. En línea: http://www.upf.edu/hipertextnet/numero-7/prensa-digital.html
 
[13] IGARZA, Roberto. VACAS, Francisco. VIBES, Federico. La Cuarta Pantalla. Lectorum Ugerman. 2008.
 
[14] Video: “Nokia, la cuarta pantalla” http://www.youtube.com/watch?v=Qrt5LZ7Qgp8
 
 [15] Sir Walter Scott (1771-1832) lo define como persona que realiza un trabajo autónomo o libre propios de su ocupación, oficio o profesión, realizada para terceros.

 [16] IGARZA, Roberto. Burbujas de Ocio. Buenos Aires, 2010.

 [17] CAPUSOTTO, Diego. SABORIDO, Pedro. Peter Capusotto Fantástico. Reservoir Books. 2012. 
 
[18] Peter Capusotto y sus Videos. Un programa de Rock: http://www.youtube.com/watch?v=7D7Hag3IHRY 
 
[19] IGARZA, Roberto. Apuntes 2do. Foro de Periodismo Digital de Rosario. Periodismo Digital en un paradigma de transición. Compilación Editores: IRIGARAY, Fernando/ CEBALLOS, Dardo / MANNA, Matías. Rosario, 2010.
[20] Se ejemplifica el caso del Smartphone Iphone, por tener un editor de video como herramienta y tener cámara de alta definición. Puede también tomar como ejemplo otros dispositivos móviles de alta gama.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.