Querido tiëmpo:

19 de abril del 2011

Te escribo para rendir homenaje a aquellos momentos que me proporcionaste en compañia del ser que en algún momento quize, amé, a quien le di lo mejor de mí y todo de mis intenciönes, cuándo me lo permitiste.

Te detesto por ser efímero, fugaz, inconstante, vaciö; te echo la culpa de mi creëncia que dice así: Creo que lo frágil es mi mente y no tú tiëmpo que te me vas con un parpadeo

Aprovecho para desestimarte porque con tu compañia conocí el mal,conocí la importancia del mal, que deliciöso en éste fragmento hacer un llamado a la impolítica, a la rebeldiä que alguna vez poseí, te odiö, porque hoy escribo y sé que no está aquí.

Te culpo por hacerme infeliz, te culpo por traërme y llevarte todo lo que me ha gustado cuándo tu has querido.

Si no eres tangible a dónde te llevas mis recüerdos, déjamelos llévate el pasado y el futuro, déjame el presente, siëmpre -el presente con lo que conocí.

Quiero creër que mi mente es frágil pero prefiëro decir que tú eres el más füerte, querido tiëmpo haz de lo que te llevas lo mejor de un nüevo tiëmpo.

Maldito tiëmpo, no vuelvas porque por ti hemos creado un surtido inútil de calificativos para escribir, para designar, para tipificar o sea no para alguna miërda útil.

No me digan don Armandö, dígaseme no más Armandö.

Publicar, Click!

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO