¿Renovación en el Congreso? ¡Mamola!

28 de marzo del 2018

No son más de diez las caras nuevas electas para representar a los colombianos.

¿Renovación en el Congreso? ¡Mamola!

La frase que identificará por siempre al hoy ex senador investigado y exculpado por su participación en lo que la historia denomina “El Proceso 8.000”, Horacio Serpa, ahora cobra más relevancia que nunca. A escasas semanas de las elecciones legislativas en el país, y después del recuento de votos, no son más de diez las caras nuevas electas para representar a los colombianos.

Entre ellas se encuentran Gustavo Bolivar, quien tuvo la sexta votación más alta en el país. Al libretista, y ahora senador, lo acompaña el líder de los paros Campesinos Cesar Augusto Pachón. A la dupla se suma el también líder de los indigenas Feliciano Valencia.

La cuota femenina esta representada por la académica Juanita Goebertus del Partido Verde quien entró catapultada por Angélica Lozano y Claudia López. Es una de las pocas nuevas mujeres que llegan al palacio de las leyes junto a Maria José Pizarro, hija del asesinado ideólogo del M19, Carlos Pizarro.

José Jaime Uscátegui, hijo del general (r) Jaime Uscátegui preso y condenado a 37 años por la masacre de Mapiripán, obtuvo curul a la Cámara por el Centro Democrático. Junto a Uscátegui llega Amanda Rocío González, cara poco conocida en el país pero distinguida en Casanare.

Por el lado de los quemados se fue Alfredo Rangel, considerado alfil político del ex presidente, ahora convertido en Senador, Álvaro Uribe Vélez. A esta figura del uribismo se suman los cuestionados Alfonso Plazas Vega y el ex guerrillero del M19, critico de Gustavo Petro, Everth Bustamante. Jaime Amín, uno de quienes no permitió que se la bajara el salario a congresistas, también será un ausente en el congreso que se instalará el próximo 20 de julio.

Otros quemados conocidos son el pastor cristiano Jimmy Chamorro junto a Tarsicio Mora, Jaime Dussan, Luis Fernando Duque, Sofía Gaviria, Miguel Gómez Martinez, Bernabé Célis y al que no le alcanzaba el salario para tanquear sus carros, el liberal Juan Manuel Corzo. Jose Obdulio Gaviria, primo de Pablo Escobar y otro alfil de Uribe, resucitó de entre los muertos gracias al milagro del recuento de votos.

Pero más allá de las pocas caras nuevas, y las muchas viejas que se fueron, la mayoría con millonarias pensiones, quedan en el congreso las mismas fuerzas que han gobernado por los últimos 20 años. Mejor, los mismos partidos pero más fortalecidos. Y como siempre el gran protagonista de la jornada electoral fue el abstencionismo.

¿Cómo se puede hacer un control político y exigir la tan cacareada rendición de cuentas a congresistas si el voto, a lo que los políticos corruptos más le temen, no se ejerce? Si el pueblo no se apodera del arma constitucional más importante que da esta manoseada democracia para castigar en las urnas a quienes no cumplen y se roban el erario, pues simplemente hay que apagar, largarse y dejarles lo poquito que queda de país.

Es incoherente, ilógico y hasta irrisorio que de los 36’493.318 millones de colombianos habilitados para sufragar 18’665.556 no lo hicieran. Justo cuando Colombia más necesita de sus ciudadanos para terminar, o por lo menos atajar, la polarización causada por las falsas ideologías de izquierda y de derecha, y sus falsos caciques, que tienen al país en caos.

Lo anterior se traduce en un 51.15 % de gente que le hace el quite al voto. Una cifra supremamente alta en una democracia como la colombiana que, se supone, es la más madura del continente. Eso si, todos se quejan de cuan pequeño son los aumentos del salario mínimo para los trabajadores pero alto para los congresistas, el precio de la gasolina, el costo de la canasta familiar, el tremendo aumento del IVA, la situación de inseguridad del país y miles de problemas más y aparte demandan que se les solucione todo y de inmediato, pero para votar si ‘nanai cucas’. Los colombianos son prestos para exigir derechos pero flojos para ejercer sus deberes. Así, muy difícil que todo, o al menos algo, cambie.

De lo anterior se entiende, aunque no se comprende, que los dos partidos más criticados por sus participación en los grandes escándalos de corrupción y de robo al fisco hayan salido fortalecidos y con más curules en senado y cámara.

Esto es casi que un permiso por parte de todos los colombianos para que sigan robando el erario, vendiendo (por no decir regalando) los recursos naturales al mejor postor (para ellos, no para el país) y que escándalos como Odebrecht, Triple A, Reficar, Cartel de la Toga etc, no pasen de ser una eventualidad, un accidente para ellos por dejarse pillar y una comidilla de pocas horas en redes sociales. El importaculismo de una parte de la sociedad colombiana es evidente, asusta y da piedra. Queda presente que la indignación queda detrás de un teclado.

Por ejemplo: el partido del expresidente Uribe tiene ahora 20 senadores, 32 representantes y es mayoría en ambas cámaras. Sin duda alguna salió fortalecido y tiene cómo aprobar o boicotear (como ya es costumbre) lo que se le venga en gana. Sin contar que a estas alturas esta poniendo presidente con lo que controlará el ejecutivo y el legislativo.

Un sueño de poder que nunca terminará, para desgracia de los colombianos. Es increíble, y hasta vergonzoso para el país, que haya gente que haya votado por el mismo Uribe cuando la Corte Constitucional y la Corte Suprema de Justicia tienen más de 250 investigaciones contra él.

Obvio, le asiste el bendito derecho de presumirse inocente pero cuando el río suena piedras lleva. No por algo escuderos como Andrés Felipe Arías, Luis Carlos Restrepo, Mauricio Santoyo, Maria del Pilar Hurtado y Jorge Noguera, entre otros, están en la cárcel o fugitivos.

Más extraño aún es que todos caigan menos él, cuando ha sido quien más beneficios ha obtenido como en el caso de la reelección presidencial. Ni hablar de personajes que ganaron curul como Maria Fernanda Cabal o Paloma Valencia quienes son más conocidas por sus palabras sin sentido, o por actos bochornosos, que por haber pasado un proyecto de ley que beneficiara a los colombianos.

Cambio Radical de German Vargas Lléras, partido conocido por repartir avales a diestra y siniestra, tendrá 16 senadores cuando en la actualidad contaba con tan solo 9. En la cámara consiguió 30 sillas cuando en el periodo que se vence tiene 15, doblando su poderío para 2018-2022.

Es el gran ganador de la jornada muy a pesar de tener personajes de la talla de Rodrigo Lara Restrepo quien, en un vergonzoso acto, retó a golpes a un vigilante cuando este le negó la entrada a un recinto por estar en alto grado de alcoholismo.

Ese capitulo no fue tan grave como su intento de boicotear los acuerdos de paz firmados entre la guerrilla de las farc y el gobierno Santos y que por poco le cuesta la presidencia de la Cámara. Ahora será senador.

De Cambio Radical también es Antonio Guerra de la Espriella quien tiene un expediente abierto por su participación en el caso Odebrecht. Únicamente en Colombia una persona investigada por una alta corte puede postularse a un cargo público.

También logró curul en el senado Richard Aguilar, hijo del infame coronel Hugo Aguilar condenado por parapolítica y de nuevo en el ojo del huracán por lavado de dinero de los paramilitares y quien tiene millonarias inversiones en cuerpo ajeno para excusarse de que no tiene con qué reparar a las víctimas.

Y no hay que olvidar que a este partido pertenecen el hoy convicto por asesinato Kiko Gómez y la también ex gobernadora de La Guajira Oneida Pinto. Al CR igual pertenece el alcalde de Mosquera, Raúl Emilio Casallas, quien falsificó el diploma donde aparece como ingeniero mecánico de la Universidad Santo Tomás para posesionarse en un cargo público y que hoy lo tiene en casa por cárcel desde donde parece sigue tomando decisiones administrativas para los mosquerunos, a los mismos a los que les mintió de frente.

El partido del presidente Santos bajó de 14 a siete senadores y de 25 a 12 representantes siendo uno de los grandes perdedores de la noche. Desafortunadamente no se podrá esperar nada de este partido cuando camaleones como Roy Barreras y Armando Benedetti, investigado por supuestamente pertenecer al grupo de los Bulldozers, tuvieron sendas votaciones. Es maquiavélico que este par de personajes tengan quien les crea y vote por ellos.

A la “U” también pertenece el hoy detenido ex senador Musa Besaile quien, desde la cárcel La Picota, logró poner a su hermano Jhon Moisés Besaile en el senado y a su compinche Erasmo Elías Zuleta Bechara, hijo de la también investigada Maria Bechara, en la cámara.

Por su parte Alejandro Lyons, ex gobernador de Cordoba y confeso ladrón de mas de 80 mil millones de pesos, ubicó a su querida prima Sara Piedrahita Lyons en la cámara y al cuestionado ex magistrado de la Judicatura Temístocles Ortega en el Senado.

Los partidos Conservador y Liberal, grandes protagonistas de escándalos, desfalcos y robos desde la historia del país tienen gran participación en el nuevo congreso que se instalará el próximo 20 de julio con varios de sus congresistas investigados y cuestionados. El Polo Democrático tiene un par de personajes investigados por nexos con la guerrilla del ELN:

Con razón la situación política del país está como está si se eligen a los mismos de siempre. A los que permiten que ciertos personajes a los que se les ha comprobado actos de corrupción puedan presentarse a la máxima magistratura del estado.

En este punto el premio al descaro, desfachatez y arrogancia debe otorgársele a Alejandro Ordóñez, cobijado por el también cuestionado Álvaro Uribe Vélez. Una verdadera vergüenza para cualquier país, menos este. Se hacen elegir para hacer y torcer leyes que les favorezcan a ellos y sus círculos cercanos.

Con este sombrío, y hasta macabro, panorama en el congreso se desarrollarán las elecciones presidenciales donde repunta el ungido por Uribe y que, seguramente, será elegido de la misma manera: con menos del 50%.

Las pocas caras nuevas no tendrán mucho chance de cambiar las cosas pues serán apabullados por las maquinarias corruptas que tienen todo coptado. Así, el destino del país y sus habitantes quedará en pocas manos, las mismas manos corruptas de siempre.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO