San Andrés: más allá de siete colores

Foto: Carlos Mario Rodríguez.

San Andrés: más allá de siete colores

28 de enero del 2018

A San Andrés Isla se llega siguiendo la promesa del mar de los siete colores, se llega siguiendo el anhelo de playa, brisa y mar, se llega para tener una breve ilusión del paraíso caribe… y a pesar de que es una meca del turismo y lugar obligatorio para ser visitado por la mayoría de las familias colombianas, es todavía un espacio por descubrir, porque la magia de San Andrés va mucho más allá de siete colores.

Para comenzar un recorrido por los colores de la isla, es obligatorio pensar en los matices del mar, una extensa paleta de variados azules y verdes que comienzan en el azul profundo, un tono prusia que delimita el cielo y el océano y que se degrada lentamente entre tonos cerúleos y viridian.

Los verdes se hacen azules y los azules verdes, en un juego de destellos plateados y espuma aguamarina que finalmente se hace transparente en el tono crema de la arena coralina que brilla en las playas de la isla.

Paleta de color inspirada en el mar de San Andrés. Por @carloswario

Sí es posible hallar los siete colores, pero observar el mar de San Andrés definitivamente lleva a detectar muchos matices más: En las mañanas, el sol refleja tonos turquesa y en las tardes se hace más cálido, como en los espejos de agua de la playa Charquitos que se tiñen con el reflejo del naranja del ocaso.

En la noche, los tonos se apagan hasta el negro más profundo, solamente salpicado del reflejo de la luna en las crestas de las olas.

Pero son otros los colores cuando el día se torna lluvioso, entonces el mar es de tonos plateado y gris, que se difuminan entre los blancos de las cortinas de lluvia y la niebla.

Vista a Johnny Cay en tres momentos del día – Foto: Carlos Mario Rodríguez.

Si bien los colores nacen en el mar, estos se van adentrando, como si se dejaran arrastrar por esa brisa tibia que peina las palmeras. Entonces, es posible descubrir que San Andrés es tan multicolor como los visitantes que se conglomeran en North End  y como los tonos apastelados de las viviendas de San Luis.

Foto: Carlos Mario Rodríguez.

Basta con girar la vista y mirar hacia el interior de la isla para ver los bellos colores de los ingredientes del Rondón* , dejarse seducir por el ritmo del Ragga Ragga** y finalmente llegar al lugar más dulce de San Andrés: El Big Pound, una laguna natural, hogar de babillas, iguanas y tortugas.

Y allí termina el recorrido, en el corazón de la isla, un espejo de agua del mismo tono esmeralda de los ojos de los isleños, verde, como el festival de la luna de San Andrés.

Big Pound – Foto: Carlos Mario Rodríguez.

* El Rondón o Rundown es un plato típico de la Isla de San Andrés, es una sopa de mariscos y pescado, preparada con plátano verde, leche de coco y tubérculos. Encuentre la receta en este enlace.
** El Ragga ragga es un ritmo musical muy escuchado en San Andrés, disfrútelo en este enlace.   

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.