Van Gaal o el sargento fallido

24 de marzo del 2015

El entrenador del Manchester United es un dictador. Si fuera gobernante sería del tipo de los que se niegan a escuchar una voz diferente a la suya y la de su partido único. En el Manchester se hace lo que a don Louis se le antoje. Uno de sus errores graves es haber puesto a […]

El entrenador del Manchester United es un dictador. Si fuera gobernante sería del tipo de los que se niegan a escuchar una voz diferente a la suya y la de su partido único. En el Manchester se hace lo que a don Louis se le antoje.

Uno de sus errores graves es haber puesto a Falcao a jugar con los menores de veintiún años, o peor, le dio pocos minutos en lo que va de la temporada, y cuando se los dio, la mala elaboración de juego en la mitad obligó a Falcao a partir de atrás. En cada juego quiere hacer un nuevo experimento, como poner a Fellaini de delantero centro y a Roony en el medio; y al contrario.

Cada partido es un caos: no se sabe a qué juega don Louis. Los cambios en un equipo no tienen nada de malo, si dieran resultado y los mantuviera; sin embargo, un día juega de una manera y al otro día de otra. No hay un orden ni una linealidad lógica.

¿Qué tienen estos entrenadores tipo sargento que les creen tanto en el medio del fútbol? ¿Sólo por referencia, son similares al hombre fuerte de la política, que gana votos debido a la confusión de la gente con la llegada del segundo mesías?

Se debe tener en cuenta que son pocos los entrenadores sargentos que llegan a dar resultados, y si los dan, es por las primeras temporadas, en las siguientes, a menos que se haga un buen recambio de jugadores, el estado mental de los jugadores es deplorable y están fatigados de la alta exigencia combinada con un mal trato.

Van Gaal es un caso aparte: ha triunfado y ha fracasado en la misma medida; aún así sus triunfos han sido resonantes con Ajax, Bayer Múnich y Barcelona. Y sin importar si ganó, o perdió, salió por su carácter autoritario.

Según los resultados, con algunas excepciones, el entrenador tipo abuelo que todo lo permite y no exige en la parte disciplinaria, no es un buen líder; y el arquetipo del dictador, como Van Gaal, falla cuando muestra sus inocultables patrones de soberbia.

Puede ser que el término medio del entrenador triunfador es el que exige en la parte profesional, y a la vez, es alguien cercano en el aspecto humano. Es fácil decir que a un jugador al que se corrige con profesionalismo y se le colabora en sus molestias cotidianas y complicaciones familiares debe rendir al máximo. Así es en teoría.

En la práctica, es inevitable tener en cuenta los conocimientos del entrenador. Un jugador se da cuenta si su jefe inmediato sabe, o no. Si el entrenador está al tanto que es débil por esos lados, se hace el bravo, así de simple: se convierte en un dictadorzuelo.

¿En qué se diferencia un dictador a la vieja usanza, del entrenador autoritario de un equipo de fútbol? En nada: son neuróticos y con trastornos de personalidad. En total que don Louis es el ejemplo categórico del tirano en el fútbol.

@juancuellarp

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO