De las amenazas internas a las externas (y viceversa)

Publicado por: admin el Mar, 21/01/2020 - 09:25
Share
Aprovecho –como el gobierno nacional- la tercera Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo, para darle una nueva interpretación a las dinámicas del conflicto colombiano, d
De las amenazas internas a las externas (y viceversa)
Aprovecho –como el gobierno nacional- la tercera Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo, para darle una nueva interpretación a las dinámicas del conflicto colombiano, donde la inminente necesidad de abrir el espectro hacia la visión internacional de los conflictos, la nueva geopolítica latinoamericana y la configuración de un escenario donde el terrorismo sigue ganando espacio dentro de las agendas globales, permiten asociar y vincular, hoy día, acciones entre grupos armados organizados que anteriormente parecía imposible o sencillamente, no se le daban la importancia que era – nadie creía en la escalada de un conflicto interno-. La visión del conflicto colombiano era reacia con la conflictividad internacional del Medio Oriente, del Sudeste Asiático, de los Balcanes, del Cáucaso y de Centro América, aún teniendo las pruebas suficientes o por lo menos, empíricas y académicas, sobre el cambio teórico y práctico del conflicto donde la asociación y vinculación entre grupos terroristas era cada vez más evidente. Y la razón era clara, la globalización, eso que es mal enseñado en las instituciones pero que nos hacen entender que la reducción del espacio y el tiempo en la era de la información y la tecnología, permite con más rapidez y fluidez que antes, expandir y crear nuevos espacios donde el conflicto y la guerra – dos conceptos y acciones diferentes- ponen en jaque a los estados. Así, no es nada ajeno ni de asombrarse que grupos armados organizados, ilegalmente en el país, tengan vínculos con grupos terroristas del Medio Oriente incluso mas allá del meridiano de Greenwich. Aquí la afinidad ideológica, religiosa o política, se ha desvanecido por las importantes fuentes de financiamiento. Algo así como una “transferencia metodológica” entre el Crimen Organizado Trasnacional, unos dan capacidad de financiamiento y otros tácticas, estrategias y logística de lucha. Y lo más preocupante es que, se pueden vincular ejércitos regulares e irregulares -caso Venezuela- . Pero más allá de entender que realmente existe estos vínculos, lo que preocupa, dentro del marco del terrorismo y que hemos evidenciado en el país, es lo que he llamado la “transferencia metodológica de lucha”. Hemos comenzado a ver como los grupos armados organizados y los grupos delincuenciales organizados (GAO y GDO, respectivamente)  utilizan los métodos de guerra y lucha, más severos y atroces. Y peor aún, hemos evidenciado actos terroristas como el de la Escuela General Santander, donde no se pensó que fuera a existir un ataque como estos, típico acto desenfrenado que buscaba aterrorizar a la población civil, mas allá de catalogarse como un acto de guerra. Y este es el punto, quizá, mas importante de la transferencia metodológica. Hemos evidenciado que la guerra rural que comprende las acciones contra la fuerza pública, las multinacionales, las instituciones, y la población rural, ya no tienen en mismo peso que antes. Ya no aterroriza a la población una toma contra un batallón, contra un puesto de policía o un retén militar, o incluso un secuestro masivo, hoy día es más directo, eficiente y eficaz -sobre todo- los actos de guerra urbanos -el terrorismo-. Recuerdan cuando hablaba sobre la globalización y la era de la información y la tecnología, pues bien, dicha conectividad expande las acciones psicológicas de un acto terrorista en las grandes urbes. Somos víctimas y periodistas, ciudadanos e investigadores, y al ser todos los ojos de estos actos en las urbes, pues nos aterroriza tener que vivir una escala así del conflicto. Y más cuando no vivíamos hechos así desde los años 80 y 90. Para rectificar un poco mi opinión -que no creo estar tan alejado de la realidad- pueden ver que, dentro de la Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo, se tocará entre otros temas, el preocupante vinculo entre Hezbolá y el ELN. De ahí que no podemos ser tan mezquinos de pensar que el conflicto nuestro se da dentro de los 1.142 millones km², y de ahí hacia fuera nada pasa. Los vínculos se hacen más estrechos y la escalada del conflicto puede estar a puertas de fortalecerse en lo que concierne actores internacionales como los grupos terroristas. Las nuevas condiciones de lucha prolongadas se darán en las grandes urbes. Así que, no hay más que seguir creyendo en la cooperación internacional, en el fortalecimiento de la fuerza armada y de las acciones conjuntas con la gran potencia mundial, Estados Unidos. @Gaboji17