Esta noche es nochebuena

23 de diciembre del 2013

“Completamos un año de negociaciones pero hay que reconocer que se ha avanzado mucho”.

Otra Navidad que pasa y nada que llega la paz a Colombia. Uno quisiera, hacer uso del candor infantil para escribir una carta al Niño Dios y pedir de regalo la firma de un acuerdo definitivo en La Habana. Sería buenísimo que las cosas funcionaran así de simples. De hecho muchas personas en sus rezos piden precisamente eso, que haya paz, que haya amor…. Pero lamentablemente así no funciona la realidad. La realidad de este conflicto armado, como la de todas las guerras, está en manos mucho menos Santas que las del Niño Jesús.

Completamos un año de negociaciones y todavía nada, pero hay que reconocer que se ha avanzado mucho. Tal vez mucho más de lo que nos habíamos imaginado y las negociaciones ha aguantado tormentas durísimas sin interrumpirse, lo que ya es de por sí, una buena noticia.

Queda tal vez un escollo alto y espinoso, el de las elecciones de congreso y de presidente, pero lo más difícil, que era la incredulidad que rodeó el inicio de los diálogos, ha ido cediendo. Con el paso del tiempo y los acuerdos logrados sobre los primeros puntos de la agenda van despejándose dudas e incertidumbres.

Yo misma he sido critica del proceso en distintos momentos, en especial cuando las FARC han cometido actos violentos o han dejado traslucir por soberbias sus pensamientos más oscuros. Es decir cuando han pecado contra la paz de pensamiento, palabra u obra. Sin embargo ante la tozudez con que el gobierno ha mantenido el proceso, no queda mas remedio que reconocer sus avances y congratular al presidente Santos por mantenerse en él, así los enemigos sigan disparando desde muchos lados, cual franco tiradores apostados en el camino.

Tenemos un año por delante para que en la próxima Navidad sí se haga realidad ese anhelo colombiano. Serán 365 días más que habrá que aprovechar al máximo, sin perdernos, ni dejarnos extraviar de ese camino, por espinoso y empinado que sea. Habrá que seguir derrumbando barreras y sumar aliados, que como los Estados Unidos y la Unión Europea le aporten legitimidad al proceso y se sumen a los países que ya nos están acompañando. Habrá también que demostrarle a los enemigos internos, con el Centro Democrático a la cabeza, que la paz vale más que sus pretensiones electorales, e invitarlos a sumarse a esta causa.

Este debe ser el propósito del 2014, que nadie se quede por fuera del esfuerzo por conseguir, por fin, un país donde dejemos atrás las armas y depongamos los odios. Se necesita todo el mundo, inclusive a Álvaro Uribe, porque no podemos hacer de la paz un nuevo motivo para el conflicto.

¿Será que me entró eso que llaman el espíritu navideño? Puede ser, pero confieso que entro al 2014 convencida de que es posible lo que hasta hace poco me parecía imposible. No sé si ese milagro me lo hizo el Niño Dios, porque creo recordar que yo también el año pasado pedí ese regalo, paz y tranquilidad para el mundo, especialmente para Colombia. Después que lo pedí, confieso que me arrepentí y caí en el pesimismo que me acompaño hasta hace poco. Tal vez por eso el milagro se hizo a medias.

Hoy, en esta Nochebuena, reincido y con candor infantil, vuelvo a pedirle al Niño Dios el milagro de la paz. Ya me dio un avance este año, que fue empezar a creer que si era posible, pero no fue suficiente, es necesario llegar a la firma del acuerdo definitivo. Entonces repito mi solicitud esta vez con mayor convicción y lo hago además con una segunda y secreta intención: si se firma la paz este año el milagro lo habrá hecho ese Niñito todopoderoso que nació hace mas de dos mil años en una pesebrera a las afuera de Belén. Pero si no se firma, la culpa se la podemos echar todita a Santos, así ya esté reelegido. Mejor, porque de lo contrario tendríamos que alabar a Juan Manuel como a un dios y elevarlo a los altares por el resto de sus otros cuatro años de gobierno.

Mientras tanto les deseo una muy feliz Nochebuena y muchos regalos como este que estoy esperando para mí.

www.margaritalondono.com

Http://blogs.elespectador.com/sisifus/

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO