Héctor Mora: “No fui capaz de comer sesos crudos de mico”

Foto: Facebook

Héctor Mora: “No fui capaz de comer sesos crudos de mico”

26 de Julio del 2017

La siguiente entrevista con Héctor Mora, muerto este miércoles, se la hizo el periodista Edgar Hozzman, fue publicada en la revista EJE 21 y cedida a Kienyke.com para homenajear al colega.

Mora relata sus incontables andanzas por el mundo, sus inicios periodísticos, y analiza los medios.

-Después de su paso por El Bogotano, extinto periódico de doña Consuelo de Montejo, de la radio, Héctor Mora Pedraza pasó a la televisión y logró el éxito con altos índices de sintonía al presentar en su espacio de media hora, escenas de remotos lugares.
Fueron dos décadas de nuevas imágenes y de impulsos por conocer los pasajes escondidos de la tierra. Los colombianos vimos el desierto del Sahara, aspectos de la India, caminos de Marruecos y escenas bohemias de París.
Hoy está dedicado al free press y a impulsar el turismo nacional. Es crítico, pero sabe que avanzamos despacio pero seguros. Así es él, el viajero eterno.

Reemplazó a Yamid

–¿Fue Espartaco su bautizo en el periodismo? –No, no. Yo empecé en un periódico mimeografiado de la Universidad Libre y luego como reportero político en La Calle, un semanario del MRL, con la tutela del maestro Pedro Acosta Borrero y la guía de López Michelsen; hice periodismo en Radio Girardot y en Horizonte y periodismo de turismo en El Espacio en 1971. Espartaco nació cuando Lumumba (Yamid Amat) se retiró de El Bogotano y heredé su columna y la dirección del diario.

–¿Cómo conseguía material para esa columna? –Veía los dos canales nacionales de tv, iba a teatro y a grabaciones y
usaba el teléfono como medio de investigación de las fuentes, poca atención a los boletines de prensa. Las críticas se hacían por instinto, mientras se adquiría experiencia.

Los tiempos de El Bogotano

–Usted fue amigo de un gran personaje: el Tano Nossi, primer empresario de Julio Iglesias. ¿Qué recuerda ahora de él? –Una sencillez ajena a su condición de argentino, un gran conocimiento de los artistas y su carácter, un señor, un amigo y un bohemio sin alcohol. Nos invitó a Darío Silva y a Alfonso Lizarazo a la reinauguración de la tumba de José Alfredo Jiménez por parte de las tres viudas…!

–¿Era un periodismo amarillista lo que hacía en El Bogotano? –Si, al estilo estadounidense. Como lo hacen hoy los grandes diarios colombianos. Fuimos visionarios. El cambio consistió en que los tribunos de los medios se amarillaron y mostraron el cobre y el morbo comercial, mientras El Bogotano se murió de anemia.

–¿Qué noticia recuerda de esa época? –El secuestro de Raquel Mercado. Yo recogí las fotos que nos envió el M19 en una estación de gasolina de la avenida Rojas Pinilla.

El paso por Cromos

–¿Qué crónica tiene en su archivo de su paso por Cromos? –Una entrevista en El Parral, en Chihuahua, con doña Luz Corral de Villa, la esposa original y legal de Pancho Villa quien me dijo que ella la verdadera mujer del general porque recibía las regalías de Hollywood y además porque con las otras 18 se acostaba hasta las 4 para venir a casa y con ella la cama era hasta las 8!

Comienzan los viajes al exterior

–¿Cómo convenció a Jesús Álvarez Botero, gerente de Caracol tv, para venderle la idea de los reportajes en el exterior? –Ah…incitándole el ego de productor y gerente para hacer un programa que no existía, un espacio semanal de media hora filmado siempre en el exterior. Era en cine. Su espíritu aventurero y futurista le hizo cómplice de la idea con la venia posterior de don Fernando Londoño Henao. Parecía una locura. Cuando se conoció la idea, Alfonso Lizarazo me miraba y con el dedo en la sien señalaba que yo estaba loco. Eucario Bermúdez me ayudó y aportó el nombre de Cámara Viajera. La serie en totalidad (Cámara Viajera, Pasaporte al Mundo y El Mundo al Vuelo) fue de 1.240 programas en formato de documental, visitando 107 países en 23 años. Fuimos pioneros de Travel Chanel y de los canales de Viajes.

–¿Aún recuerda cuántos países ha visitado y cuántas millas? –En total 118 países incluyendo a Colombia. Las millas no las se, pero tengo 8.700 horas de vuelo internacional.

–¿El internet opacó su programa? No, nunca estuvimos enfrentados.

–¿Qué sitio volvería a repetir una y otra vez? –El Oriente en general, tanto el Lejano como el Medio Oriente, Asia es una fuente de historia, de relatos exóticos, de costumbres asombrosas y de personajes míticos.

–¿Qué plato no le gustó ni cinco? –No fui capaz de comer sesos crudos de mico en el cráneo del animal en Mongolia, donde la mirada del animal es angustia; tampoco la sopa de mariposas en Hong Kong ni los trozos vivos de tentáculos de pulpo en Japón.

–¿Aguantó hambre en sus paseos? –Ufff…claro que si…una vez tuve que cenar en Egipto con un arequipe que enviaban a un par a unos amigos en España. Cuando la guerra Irán- Irak no había raciones ni siquiera para los periodistas y en otras ocasiones por desconocimiento de los horarios de servicio.

Los programas de hoy

–¿Ve los canales de turismo que hay ahora y por montones? –Hay que diferenciar turismo de Viajes, pero si, veo NatGeo, Travel Chanel y el extinto People and Arts. En Japón hay gran un espacio de Viajes por el Mundo con 30 años de historia y en Moscú es contemporáneo El Club de Viajero.

–¿La cultura que más lo ha sorprendido y de la que más ha aprendido? –La cultura oriental –el Tíbet, China, India, Egipto, Camboya– y luego la europea. Pero en general en todas partes se aprende mucho, la conducta africana, los esquimales, los beduinos, sorprende, y de los indígenas que son libros abiertos y formatos espirituales dignos de interés.

–¿Qué pasó con Pasaporte al mundo y sus archivos? –Lo tengo casi todo, unas 600 horas de las cuales cien están en película de 16 mm.

–¿De los tres programas que hizo, Pasaporte al mundo, Cámara Viajera y el Mundo al Vuelo, cual recuerda con más cariño, por qué? –Es difícil decidir porque es como escoger entre tres hijos a cual se quiere más. Cámara Viajera fue el inicio, se empezó con Ibrahim, originalmente Abraham Orozco, un paisa que vendía y sanaba camellos en Goulimine, en el desierto del Sahara en la frontera con Mauritania. Se convirtió en leyenda y ahora me echan cuentos como haberlo visto en El Cairo, pero es paja, ya murió en Marruecos.

La radio

–Su experiencia en radio es larga. ¿Fue mejor el Grupo Radial o Caracol? –Fueron dos etapas diferentes. En el Grupo Radial el paso fue fugaz como director de Noticias con un excelente equipo y mucho mas tiempo con Caracol, desde la era de Yamid hasta hace poco.

–¿Su paso por Pase la Tarde con Caracol, al lado de Alberto Piedrahita y Gabriel de las Casas, fue un costurero? –Sabes que no. Tenía mucha variedad y diversión, se hacían informes internacionales, de literatura y de viajes, entrevistas, de todo. Fue un buen espacio.

–¿La diferencia de su Pase la Tarde con Caracol y el bodrio de hoy? –Es otra línea donde Frank Solano y Clara le aportan su personalidad y el ritmo español.

La nueva generación de periodistas

–¿Siente que se acabaron los periodistas? –Jamás. Lo que pasa es que la generación nuestra que está a tiro de entregar “su alma al creador” era diferente, ahora hay más competencia, muchas facultades técnicas y sin embargo menos preparación, nuestras periodistas nunca enviaban besos en minifalda y no hacíamos comerciales en medio de la noticia. Pero hay excelentes periodistas no tan nuevos, que investigan y son serios como Julio Sánchez, Gustavo Gómez, Juan Carlos Iragorri, Camila Zuluaga, Ignacio Gómez, etc, etc, etc, otros se malogran al convertirse en editorialistas políticos en medio de la reportería, la farándula y la sangre. Hoy El Bogotano sería anémico.

–¿Además de ser un periodista viajero, también lo es del espectáculo? –No… en realidad Yamid, Margot Ricci, Ayuso, Gustavo Castro Caicedo era una generación de análisis y de ataque a la producción y al contenido, pero no vivimos la era del “chisme” como especialidad del periodismo. Pero queda la espinita viva, mire a Yamid los viernes en CMI…

Mora, el abogado

–¿Su paso por la Universidad Libre, lo hizo zurdo? –Obviamente la cátedra libre nos dio los recursos ideológicos y humanos para ser demócratas y “no tragar entero” como decía Palacio Rudas. Pero catedráticos como Gerardo Molina, Diego Montaña Cuellar, Alfonso López, Diego Luis Córdoba, y el pensamiento de Benjamín Herrera, sembraron una semilla rebelde y contestataria como hizo la generación del 68 en París. La izquierda es más humana.

–¿Le quedó algo de los estudios de Derecho? –El sentido de la justicia y la sociología, la interpretación de la Ley, la afición por la lectura y el análisis social. Nada de ejercicio profesional porque no me gradué y hoy hago una letra de cambio y de una vez queda vencida, como le pasara a Roberto Reyes.

El encuentro

–¿Qué hace metido en la Catedral de Sal de Zipaquirá?,¿fueron tantos sus pecados? –ja ja, manejo el free press de la Catedral, pero no rezo. Al principio pensé que el gerente era un obispo, pero es un ingeniero muy “pilo”. Y uno ya no tiene edad para pecar…estamos por encima del bien y del mal.

–Verdad que escribe en la revista del Expreso Bolivariano? –Siii… el presidente del Consejo editorial es el ex ministro y poeta Jorge Valencia Jaramillo y edita Pedro Fuquen, un pensionado de El Tiempo. Soy cronista de viajes.

El turismo nacional

–¿Qué le hace falta al país para aumentar el turismo? –Primero que todo capacitación… y divulgación, planeación y nacionalismo, interés y conocimiento del Estado y de los inversionistas, porque todo no es hacer hoteles, el turismo es una industria, la segunda del mundo, aporta el 9.8 % del empleo sostenible del mundo y el 10.1 % del PIB mundial. El año pasado viajaron por el mundo 1.034 millones de turistas. A Colombia vinieron 2 millones y a Francia 72, China llegará a cien millones y México pasó los 20 con toda y su imagen violenta. Es que viajar es un sueño que no termina nunca.

La familia

–¿Y sus hijos heredaron el oficio? ¿Qué hacen después de acompañarlo por el mundo? –Héctor estudió producción de Tv en Miami Lakes y música en Los Andes, fue director de Rock al Parque varios años y trabaja en Radiónica, la emisora de Radio Nacional y Andrés que es antropólogo y egresado de la Academia de Cine de China vive hace diez años en Beijing y es manager de producción de CTVS.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.