Los hijos de la corrupción

Los hijos de la corrupción

22 de agosto del 2016

En el país hemos visto de todo. Santos, demonios, Madre monte, hombres caimán, pata sola, el cura sin cabeza y una corrupción que no tiene límite, y como decía Alvaro Gomez, un régimen corrupto por donde se mire.

Escándalos de toda clase, desde sexuales, pasando por maritales, y no podían faltar los políticos y religiosos en una sociedad conducida a actuar con la mentira y la doble moral.

Los closet llenos por temor a las mil y una inquisición existentes por personajes que viven todavía como en épocas de las cavernas.

Parte de la sociedad heredando el comportamiento de otros que impusieron en su momento a través de la fuerza y la pobreza, una conducta delictiva que mostraba que se pillo, paga.

Durante décadas aprovechándose de la posición privilegiada que tienen para estar en cuanto torcido se presentara, logrando así fortunas inimaginables y camufladas.

En poco tiempo pasaron de ser ciudadanos decentes a personajes con poder político y económico. Los medios colocándoles en pedestales y mostrándolos como ejemplo a seguir y super hombres. A diario y cada vez que llegaban y llegan a altos cargos, a diario y cada minuto noticias sobre las mil y una maravilla implantadas desde su posición. Después señalados por corrupción y los entes de control buscando en donde esta la plarica esquilmada, porque son expertos en esconderlas.

Años viendo, leyendo y escuchando más de lo mismo. A diario esos hombres ejemplo robándose lo público descaradamente y sus hijos y familias, beneficiándose de ese proceder.

Mejores colegios y univerdidsdes para sus familias, mejores sitios para vivir, mejor alimentación y diversión. Se criaron y se crían de la mejor manera con el producto de los actos de corrupción. Los vemos disfrutando del privilegio de ser ricos pero nada hablan de la procedencia de sus riquezas. Se hacen los pendejos y comienzan a hablar de sus empresas y negocios de toda índole. A todos “se les apareció la Virgen”; o  “les llegó su cuarto de hora”; y de que manera lo aprovecharon y aprovechan.

Ahora vemos a los hijos y familiares de muchos de esos personajes deshonestos y bandidos, detentando cargos de poder y pontificado sobre buenas maneras y buen comportamiento. Se convirtieron en los adalides de la pulcritud y honestidad, olvidándose que son producto de todo lo contrario. Son las nuevas generaciones que vemos actuar con marrullas y ansias de más poder y riqueza, que nos vuelven a presentar como ejemplo a seguir como sucedió en el pasado.

La historia se repite y no aprendemos de ella sino lo malo. Bienvenidos al futuro las nuevas generaciones dentro de esa espiral de corrupción, mentiras y deshonestidad de los hijos de los hijos, amén.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.