El hombre detrás del imperio Lacoste

El hombre detrás del imperio Lacoste

12 de Octubre del 2017

Detrás de las zapatillas, sacos, pantalones y la clásica polo Lacoste, se encuentra la historia del deportista y empresario francés que no solo logró triunfar en el mundo del tenis, sino también creó una marca de ropa que hoy en día es conocida a nivel mundial: Jean René Lacoste.

Jean René Lacoste nació en el seno de una familia adinerada, en París, el 2 de julio de 1904. Gracias a que su padre era uno de los directivos de una compañía de vehículos tubo una infancia de lujos. 

En un viaje que realizó con su padre a Inglaterra se enamoró del tenis y comenzó a entrenar. Contrató un entrenador personal -algo que no era muy común en la época- a la corta edad de 15 años; fue así que se  convirtió en un jugador profesional.

La aspiración de su padre era que Jean se convirtiera en un ingeniero y no en un deportista. Pero su hijo le demostró que sus aspiraciones iban más allá de lo normal. En su convicción de ser cada vez mejor tenista y la imposibilidad de practicar todo el tiempo con su entrenador inventó una máquina para lanzar pelotas de tenis. Esta máquina se sigue usando en la actualidad.

Con el paso del tiempo y como fruto de su esfuerzo comenzó a ganar premios importantes como el Campeonato de Francia, (Roland Garros) en 1925, 1927 y 1929. Hizo parte del equipo francés de la Copa Davis en 1925 y 1928 ganó en el All England Tennis Club y consiguió la victoria en el US Open en 1926 y 1927.

A sus 25 años, luego de los triunfos y de estar en el momento cúspide de su carrera tuvo que abandonar las canchas por complicaciones de salud. En esa época ya se oía entre sus allegados el apodo de “el cocodrilo” -Le Crocodile- o “el caimán”.

Se especula que el apodo se debió a la agresividad que lo caracterizaba en las canchas o que nació gracias a una apuesta con un colega. Después de su retiro, se dedicó a la industria textil. Lo primero que hizo fue desaparecer las mangas que usualmente vestían en el gremio y les añadió el cuello.

Además, usó un tejido ligero que facilitaría la práctica del deporte y de esta manera nació la famosa polo Lacoste con su pequeño estampado de cocodrilo en el pecho. La prenda no solo la usaron los tenistas, se empezó a popularizar y el público en general la añadió a su vestuario.

Luego se empezó a fabricar relojes, gafas, perfumes, con diseños inspirados alrededor del mundo del tenis. Finalmente, Jean René Lacoste falleció el 12 de octubre de 1996, dejando un imperio de más de 1.500 millones de euros, que hasta el momento lo maneja su hijo y dos de sus nietos.

Foto: @Wikimedia