Jaime Ávila: hasta pronto a un artista inmortalizado por su obra

Publicado por: daniela.viveros el Jue, 29/10/2020 - 14:10
Sharekyk
Este 29 de octubre de 2020, murió Jaime Ávila, uno de los mejores y más respetados artistas contemporáneos del país.
Jaime Ávila

Este 29 de octubre de 2020, murió Jaime Ávila, sin duda uno de los mejores y más respetados artistas contemporáneos del país. Ávila nació en el municipio de Saboyá, en enero de 1966 y vivió su niñez en el municipio de Zipaquirá, en Cundinamarca. Estudió ingeniería Civil y Bellas artes en la Universidad de Los Andes y a lo largo de su vida se dedicó a plasmar su forma de ver el mundo a través del arte. Este jueves el cáncer acabó con su vida, pero su obra e inconfundible carisma lo mantendrán vigente. 

Es un ejemplo de carácter y autenticidad, inevitablemente su legado es un viaje por la fotografía, la escultura, el dibujo y la pintura. Consideró siempre que lo único irremplazable era el tiempo, por eso intentaba aprovecharlo de la mejor manera y evitaba cualquier tipo de distracción. No había terminado una exposición cuando ya estaba pensando en la siguiente y siempre había espacio para una más.
En 2005 fue el artista invitado por la Universidad de Harvard y el David Rockefeller Center para Estudios Latinoamericanos en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos. 

Combinó la geometría, con las texturas y el contexto, entre sus obras más reconocidas están ‘Ciudad Perdida’ y ‘El traje del Palacio’. Aquí le contamos por qué estas obras son una radiografía de la sociedad a través del arte. 

Ciudad perdida

Las dinámicas sociales y la estética del día a día en la ciudad fueron un tema que identificó su obra. La exposición está relacionada con su trabajo de 1994, cuando desarrolló una investigación y llevó a cabo su primera exposición individual: ‘No toque la mercancía’, una referencia al paisaje fragmentado, en relación con lo urbano y la ilegalidad de las calles. 
Ciudad perdida (2015) es una apuesta por entender los acuerdos existentes en la relación cultura-territorio. La exposición, compuesta por dibujos, simula vistas aéreas que evocan tanto lo urbano como lo rural. 

El traje del Palacio

¿Las estructuras y dinámicas de poder determinan el vestir, en un espacio como la Plaza de Bolívar, en Bogotá? Para Jaime la respuesta fue sí. El traje del Palacio fue una exposición en la que el artista utilizó el paño tradicional con dos fines precisos, en primera instancia los materiales son un homenaje a su padre, quien toda su vida ha trabajado como sastre, destaca el valor del trabajo manual y la confección. Además, representó el significado de vestir como vehículo para establecer relaciones de poder en torno a espacios emblemáticos del centro de Bogotá como el Palacio Liévano, el Capitolio Nacional y la Catedral Primada.  

No se puede despedir a quien su obra hace inmortal, pero hoy recordamos a uno de los artistas contemporáneos que dejó en alto el nombre del país por su forma de contar el mundo a través del arte, siempre con carácter, criterio y autenticidad.