Reina Isabel II de Reino Unido murió a los 96 años

8 Septiembre 2022, 12:43 PM
Share
Creado Por
Agencia EFE
La muerte de la Reina Isabel deja en luto a todo Reino Unido, que despide a su monarca después de 70 años de reinado.

La reina Isabel II ha muerto a los 96 años, anunció este jueves el Palacio de Buckingham. El príncipe Carlos ya es el nuevo rey, y permanecerá en el castillo de Balmoral junto a su esposa Camila, hasta regresar mañana a Londres.

Esta mañana del jueves 8 de septiembre los doctores que atienden a la reina Isabel II se mostraron muy "preocupados" por su estado de salud y recomendaron que quede bajo supervisión médica. Isabel II, de 96 años, había celebrado este año su Jubileo de Platino, que conmemoró sus 70 años en el trono, un récord en la historia británica.

En un comunicado, el Palacio de Buckingham informó de que la monarca pese a todo se encuentra "cómoda" y sigue en el castillo de Balmoral, en Escocia. La salud de la Reina, que hace tiempo que experimentaba "problemas de movilidad", empeoró desde que el martes recibió en Balmoral a Boris Johnson, quien le presentó su dimisión como primer ministro, y su sucesora, Liz Truss, a quien encomendó la formación de un Gobierno.

El presidente de la Cámara de los Comunes, Lindsay Hoyle, interrumpió una alocución parlamentaria para declarar: "Sé que hablo en nombre de toda la Cámara cuando digo que enviamos nuestros mejores deseos a Su Majestad la Reina y que ella y la familia real están en nuestros pensamientos y oraciones en este momento".

Isabel II fue la monarca británica desde su ascenso al trono en 1952 hasta su muerte, además de soberana de otros catorce Estados independientes constituidos en reino y que forman parte de la Mancomunidad de Naciones: Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Jamaica, Bahamas, Belice, Granada, Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón, Tuvalu, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Belice, Antigua y Barbuda y San Cristóbal y Nieves.

Fue además la principal figura política de los cincuenta y cuatro países miembros de la Mancomunidad de Naciones. En su rol específico como monarca del Reino Unido fue, a su vez, la gobernadora suprema de la Iglesia de Inglaterra. Su papel político abarcó grandes áreas, tuvo funciones constitucionales significativas y actuó como foco de la unidad nacional de los británicos y como representante de su nación ante el mundo.

Nació en Londres, siendo la hija mayor de los duques de York (más tarde, los reyes Jorge VI e Isabel) y fue educada en su casa a cargo de preceptores privados. Su padre ascendió al trono en 1936 tras la abdicación de su hermano Eduardo VIII. Comenzó a llevar a cabo funciones públicas durante la Segunda Guerra Mundial,​ al servir en el Servicio Territorial Auxiliar, la rama femenina del Ejército Británico de la época. Cuando su padre falleció en 1952, se convirtió en jefa de la Mancomunidad de Naciones y reina de los siete países independientes pertenecientes a la misma: Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Pakistán y Ceilán. La celebración de su coronación en 1953 fue la primera en ser televisada.​ Entre 1956 y 2021, la mitad de sus reinos, entre ellos Sudáfrica, Pakistán, Ceilán (posteriormente llamado Sri Lanka) y Barbados, obtuvieron su independencia y se convirtieron en repúblicas.

Con la muerte de Isabel II en Balmoral (Escocia), se pondrá en marcha la llamada Operación London Bridge y, con ella, la denominada Unicornio, los preparativos milimétricamente orquestados y diseñados desde la década de 1960 para cuando llegara este día de luto nacional.

Entre los muchos planes modelados con lupa en previsión de este momento, la misión oficial detalla paso a paso qué sucede exactamente con la monumental maquinaria logística que se activaría.

Pero además se pondrá en marcha llamada Operación Unicornio, otro mecanismo previsto que marca los pasos a seguir en Escocia para trasladar el cadáver de la reina a la capital británica, donde se oficiaría el funeral.

Edward Young, secretario privado de la Reina y el principal encargado de organizar su sucesión, es la primera persona en recibir la noticia.


Los planes trazados prevén que Young avise a la primera ministra, Liz Truss con una frase: "London Bridge is Down" ("Ha caído el Puente de Londres").

De ahí, el llamado Centro de Respuesta Global del Foreign Office -ministerio británico de Asuntos Exteriores- se encarga de trasladar la noticia a los 15 Gobiernos fuera del país donde la Reina es jefa de Estado, y a las otras 38 naciones de la Mancomunidad de Naciones (Commonwealth).

La operación London Bridge contempla los eventos que se sucederían en los próximos diez días, a partir del llamado Día D (el de la muerte), con acontecimientos históricos como una gira de cuatro días por toda la nación a cargo del nuevo rey.

Los ministros ya fueron avisados de inmediato por correo electrónico y tras ese mensaje las banderas en la sede del Gobierno se colocan a media asta, en menos de diez minutos del anuncio.

La agencia británica Press Association (PA) es la encargada de difundir la noticia con un flash informativo, tras lo cual un sirviente de palacio atraviesa el patio del Palacio de Buckingham para colgar la "notificación oficial" del fallecimiento en las puertas.

Los parlamentos, tanto en Londres como el escocés, el galés y el norirlandés, suspenden sus sesiones y la web de la Familia Real se pone en negro con el comunicado.

Truss es la encargada de dar el primer mensaje a la nación tras el deceso.


Posteriormente se anuncia un minuto de silencio nacional y la primera ministra mantiene una audiencia con el nuevo rey, lo que pone en marcha la Operación Spring Tide ("Marea de Primavera"), que reglamenta la ascensión del monarca.

Carlos, el heredero, dará un mensaje a la nación a las 18.00 hora local (17.00 GMT) el mismo día de la muerte.

Un servicio en memoria de la reina se celebrará con el primer ministro en la Catedral de San Pablo.

En el funeral por (el ex primer ministro británico) Winston Churchill fue, según algunos analistas, "el réquiem del Reino Unido como gran poder", el de la reina cobra una magnitud muchísimo mayor.

También está todo organizado para el funeral de la soberana, cuya muerte deja abierta la puerta a un nuevo rey ya de avanzada edad -Carlos tiene 73 años-.

Como ocurriera en el funeral del duque de Edimburgo, el elemento militar será una constante durante los próximos días.

La oficina del lord chambelán -situada dentro de palacio- será el centro de operaciones, trabajando sobre un plan orquestado por el teniente coronel Anthony Mather, retirado en 2014, una figura clave en el funeral de Churchill en la llamada Hope Not (operación Esperemos que no").

Los primeros planes para los preparativos de la muerte de Isabel II se remontan a los años 60 aunque se han introducido modificaciones, con reuniones dos o tres veces por año entre varios departamentos del Gobierno, la policía, el Ejército, medios de comunicaciones y la asociación Royal Park.

El objetivo: que todo salga perfecto durante estos próximos diez días de actos solemnes. No obstante, en estas primeras horas hay detalles que, por ahora, solo Carlos conoce. El Foreign Office lidia con las llegadas al país de dignatarios de todo el mundo, muchos de los cuales se alojarán en palacio y otros en el hotel Claridge's y se prevén reuniones en el Parlamento de ambas Cámaras -Comunes (baja) y Lores (alta).

Al día siguiente se ondearán de nuevo las banderas y a las 11.00 Carlos sería proclamado rey en una ceremonia en St James's aderezada con toda la pompa que la ocasión merece, en la que un funcionario de palacio leerá una declaración formal y en la que Carlos jurará proteger la Iglesia en Escocia.

El Parlamento se reunirá para acordar un mensaje de pésame y que los diputados rindan tributo a su Majestad en los Comunes. Toda la actividad parlamentaria quedará suspendida durante diez días.

De morir en Escocia, el cuerpo de la reina será trasladado inicialmente a la sede del Parlamento escocés, el palacio de Holyrood, donde se interrumpirá automáticamente todo tipo de actividad parlamentaria y se pone a disposición de los ciudadanos un libro de condolencias.

Allí será custodiada por la Compañía Real de Arqueros, que adornarán sus sombreros con plumas de águila. El siguiente paso será trasladar, por la avenida Royal Mile en Edimburgo, el cadáver hasta la Catedral de St Giles, donde yacerá en la capilla ardiente y donde se celebrará un primer servicio.

Para el llamado D-Day+2 se contempla que el ataúd de la reina se traslade al palacio de Buckingham, en Londres, desde Balmoral en tren, desde la estación de Waverley, lo que se ha llamado Operación Unicornio, el protocolo contemplado si la reina muere en Escocia.

Se anticipan multitudes aguardando al paso del tren en diferentes localidades para arrojar flores a los vagones. De acuerdo a este guión, el día D+3, el nuevo monarca británico se embarcará en una gira por todo el país, donde visitará Edimburgo, Belfast y Cardiff y asistirá a servicios en recuerdo de su madre.

Para el denominado D+5 (día 6 tras la muerte), el ataúd se trasladará a Westminster Hall, donde yacerá durante cuatro días hasta que llegue el momento de la procesión desde el palacio de Buckingham, que atravesará el Mall -el primer gran desfile militar de esta operación- pasará por las Guardas a Caballo (Horse Guards) y por el Cenotafio. Un recorrido similar al trazado por la procesión de la Reina Madre en 2002.

Antes de que llegue el amanecer del D+10 -el día de la celebración del funeral-, se extraerán las joyas reales del ataúd y se limpiarán, al tiempo que esa jornada será declarada festiva a nivel nacional, con los comercios y la Bolsa de Valores de Londres cerrados.

El día del funeral -D+10-, a las 9.00 de la mañana, el Big Ben se dejará oír para anunciar el funeral de estado por la reina en la Abadía de Westminster, que acogerá a 2.000 invitados.

Se espera que a las 11.00 doras el ataúd alcance las puertas del templo y que el país enmudezca en señal de respeto. Sus restos yacerán en la Capilla del Rey Jorge VI, en el Castillo de Windsor, junto a su padre. 

KienyKe Stories