El cocodrilo

Publicado por: maria.vargas el Dom, 18/07/2021 - 08:26
Share
Por: Esteban Jaramillo Osorio.
El cocodrilo

El cocodrilo lo llaman en algunos países.

Consiste en extenderse detrás de las barreras, en el cobro de  las faltas, para evitar que el balón las traspase  y sorprenda al portero.

Quien indujo a ello fue Messi, cuando optó por impactar con certeza, al salto del muro de contención, para llegar magistralmente al gol. Edwin Cardona lo emuló en Boca, contra Velez, en Argentina. Fue muy celebrado.

La jugada viene de 2016  y tiene a los brasileños como sus inventores, sin reñir con el reglamento a pesar de su afectación a la estética.

No es tan novedosa como la doble pisada, la rabona, la elástica o la cola de vaca. Todas geniales dentro de la pirotecnia del juego que gusta en la tribuna y el público disfruta. O como el pase con la espalda, la cadera, el sombrero, la bicicleta, un gol olímpico o el túnel, la jugada mas humillante que existe. Expertos en Brasil en estas habilidades.

Todas en proceso de extinción, o en decadencia, porque el sabor del futbol se transformó en una insípida sucesión de mediciones, con datos, en  ocasiones empalagosos o irrelevantes, que minimizan la calidad en beneficio del músculo, o el aguante físico.

El cocodrilo es una herramienta defensiva sin belleza, que, aunque no lo es, se ve como una trampa para frenar el talento. Es una acción Preventiva y destructiva.

Cocodrilo es, y perdonenme el cambio de frente, Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid, quien, en audios revelados en España, azota sin reparos a futbolistas, entrenadores y periodistas, cercanos a sus proyectos, con suficiencia en su poder y sin respeto.

Cocodrilos hay entre los dirigentes colombianos, cuya relación forzada con los futbolistas y periodistas, los lleva a impropios calificativos, especialmente en las salas de reunion o en encuentros privados.

Cocodrilos los árbitros con sus ocurrencias…Lanzan dentelladas a sus víctimas, asumiendo un poder temporal devastador en contra de la ética, con el silencio cómplice de quienes los auspician.

O los abogados, como el ex fiscal Martínez, ávidos de protagonismo, pidiendo pista en tribunales para reparar su deteriorada imagen por medio del deporte, el que se negaron a investigar en sus abusos, cuando detentaban el poder.

Otros nombres le llegaran a la jugada. Rico en léxico es el fútbol. Pero los cocodrilos estarán siempre rondando. Tu los conoces.

Siga a KIENYKE en Google News