El Gobernador que no gobernaba, realismo mágico de Antioquia

19 Septiembre 2022, 10:39 PM
Share
Por: Esteban Restrepo

Hubo en Antioquia un gobernador que pasó irrelevante en la historia del departamento porque en su período no gobernó ni la mitad de sus días, este hombre se la pasaba en prisión, en vacaciones o en comisiones en el extranjero; “Aquel hombre parecía invisible, pero nadie se percató de ello”, decía Gabriel Jiménez Emán en sus cuentos.

Ese personaje ha sido Aníbal Gaviria, quien en su período actual de 2 años y 7 meses, ha dejado de gobernar más de 1 año completo, o para ser más exactos 374 días. La falta de liderazgo ha dejado como resultado muerte por doquier: Antioquia es, desde el 2020, el departamento más violento del país, con el mayor número de masacres en 2020, 2021 y va punteando en lo que va de 2022. El más reciente informe de INDEPAZ es doloroso, 42 masacres desde el año 2020 que han dejado a la fecha 197  víctimas.

Las muertes violentas se nos volvieron paisaje, según la ONG Amnistía Internacional, Colombia es hoy el país más peligroso y letal del mundo para la defensa de los Derechos Humanos; entre 2020-2022, han sido asesinados 762 líderes sociales en el país, defensores de Derechos Humanos y firmantes del acuerdo de paz, de ellos 81 en Antioquia.

Pero la ola de violencia no para ahí, según cifras entregadas por la Policía y el Ejército Nacional, en el año 2022 de los 111 uniformados que han sido asesinados en el país,  43 fueron en Antioquia. Nuestro departamento pasó de ser uno de los territorios más seguros para los integrantes de la fuerza pública, a ser el departamento más peligroso del país para policías y soldados. 

Cómo olvidar un paro armado que según Indepaz, dejó por más de 48 horas la movilidad de Antioquia en zozobra para transitar por sus carreteras, y lo más grave es que, por más de 4 días cerca de dos millones de habitantes de 47 municipios quedaron encerrados en sus casas por el miedo a perder sus vidas. Fueron 104 vehículos incinerados, 6 ataques a misiones médicas y humanitarias, 12 enfrentamientos directos armados y miles de millones de pesos perdidos de los campesinos y comerciantes de la región que no pudieron abrir sus locales comerciales, ni transportar los alimentos que cultivan para subsistir.

Antioquia necesita un gobernador que gobierne, uno que esté al mando de la protección de la vida, uno que trabaje para la gente y no únicamente para la élite empresarial y política del departamento; hay vidas que se están perdiendo, familias que se desintegran y un departamento UNIDO que llora.

KienyKe Stories