El Presupuesto 2021 del Agro se está colocando dónde no es

Publicado por: maria.vargas el Jue, 06/08/2020 - 09:30
Share
Por: Enrique Herrera.
Enrique Herrera

El proyecto del presupuesto general de la Nación del 2021 se radicó en el Congreso de la República por 313 billones de los cuales en servicio de la deuda hay que pagar 74,9 billones. El presupuesto de inversión del agro decreció del 2020 al 2021 en  12,5% al bajar de 1.3 billones a 1.1.

Pero no sólo eso, a mi parecer se está colocando el poco dinero que hay, donde no es.

El Ministerio, la  Agencia de Desarrollo Rural, la Agencia Nacional de Tierras, la Unidad de Planificación de Tierras Rurales, la  Unidad de Restitución de Tierras, la Autoridad Nacional de Pesca y Acuicultura y el Instituto Colombiano Agropecuario tienen  este año  1,3 billones con una salvedad, tienen el 12,5 % bloqueado sin poder utilizarlo hasta que por la pandemia  están -apenas por estos días- autorizando el gasto. Esa plata se la tenían en la nevera, congelada.

Reitero que, aparte del  crecimiento negativo del agro, están poniendo la plata  en lugares que no son.

Por ejemplo, en la Unidad de Restitución de Tierras las  solicitudes de restitución a junio del 2020 sumaban 125 mil. Esas solicitudes han venido disminuyendo año tras año: Entre el 2012 y 2013 el porcentaje de las solicitudes radicadas creció del  21% y 25% y de ahí  bajó al 7% en el 2017 y al pírrico  2% en el 2018. Hay un franco marchitamiento del número de solicitudes para restitución pero, no obstante, hay un incremento recurrente en su presupuesto que pasa de 201 mil millones a 207 mil millones para el año entrante.

Por su parte, donde hay que sumar recursos, le restan. A la Agencia de Desarrollo Rural, -ADR- el  brazo operativo del sector, la que debe poner la tierra a producir,  le dejan para inversión  insignificantes 106 mil millones de pesos para el 2021 para con ellos proveer equipos, maquinaria, riego, comercialización, asistencia técnica, capacitación y otras arandelas y con un agravante, su presupuesto tiene inflexibilidades como aquella de los 16 mil millones de pesos que le debe costar el mantenimiento, seguridad y administración de los elefantes blancos de los distritos de riego de Ranchería y Triángulo del Tolima que no están  operando pero que están a su cargo. Este año la ADR tiene en el rubro de inversión 196 mil millones con más de 70 mil millones bloqueados.

A la agrotecnología, es decir, al futuro, no le colocan un peso. No hay  un centavo para nuevos  sistemas de producción, tampoco para big data y agricultura de precisión, tampoco para productos y servicios alimentarios innovadores ni para plataformas innovadoras de compra-venta, servicios tercerizados y financiamiento ni tecnologías en el procesamiento, logística y distribución de alimentos. El futuro no se divisa en el presupuesto, el futuro del agro anda extraviado.

Se pensaba que la salud y el sector agroalimentario iban a salir fortalecidos en el poscovid pero por ahora en lo que corresponde al agro no es así sino lo contrario. Ojalá el Congreso de la República corrija  la plana.

Es como la adivinanza aquella de si el Covid19 pasó por aquí Cate que no te vi. Nada dejó la pandemia para el agro, parece que no hubiera existido ni nada hubiéramos aprendido.