En la ciudad de la furia

Publicado por: maria.vargas el Mié, 24/03/2021 - 10:11
Share
Por: Robinson Castillo.
En la ciudad de la furia

Me refiero a Bogotá. De la Atenas de Suramérica apenas queda un lejano recuerdo, ahora se encuentra 2.600 metros más cerca del delito. Y la verdad exagero en la medición, tal vez sean centímetros.

Tomo prestado el título de esta columna de uno de los clásicos de la inmortal banda de rock Soda Stereo, pues es imposible describir de una mejor manera lo que afronta hoy la capital de la república: furia.

Somos testigos de salvajismo puro. Ni la policía puede hacer una requisa, los asesinan antes de pedir documentos al sospechoso. La inseguridad en Bogotá no es percepción, es una abrumadora realidad, terror en la escena pública. El Distrito Salvaje. La percepción es la realidad.

La gente siente temor. Así lo evidencia la más reciente encuesta de percepción y victimización adelantada por la Cámara de Comercio de Bogotá, que ubicó en un 76% la percepción de inseguridad de la ciudadanía. 132 de cada mil personas fueron víctimas de hurto. Y muchos hasta toman justicia por mano propia. El caos.

Y la respuesta institucional es desconcertante. Es mayor el porcentaje de personas que se queja de la pésima atención que reciben de la línea 123, cuando acuden a este mecanismo para denunciar algún delito en los barrios de Bogotá. Papelón.

Y lo peor de todo, la alcaldesa de Bogotá Claudia López, montó su propia trinchera ideológica, desde la cual confronta a la propia Policía y al Ministro de la Defensa. Esa batalla verbal reiterada y en aumento, solo beneficia a un sector: Los delincuentes.

La furia también tocó a la alcaldesa. Anda rabiosa a todo momento, ojalá escuche a sus asesores y rectifique su estilo. El 27 de octubre de 2019 los capitalinos la eligieron para que administrara bien la ciudad, no para convertir a Bogotá en un ring. Entre otras, las encuestas también se lo vienen advirtiendo.

De lo contrario le ocurrirá lo que dice el referenciado clásico de Soda Stereo: “ Me verás caer como un ave de presa, me verás caer sobre terrazas desiertas”. Aún le restan menos de 3 años de mandato, tiempo suficiente para no defraudar a sus electores.

Sigamos con la letra En la Ciudad de la Furia del inigualable Gustavo Cerati, pues en la capital “ nada cambiará, con un aviso de curva, en sus caras veo el temor, ya no hay fábulas”

La realidad cotidiana de Bogotá no es ficción. Lo que está en juego es la tranquilidad de más de 8 millones de personas, que sumado al impacto económico de la pandemia, pueden convertir a la capital en una bomba de tiempo social, con un conteo regresivo para estallar.

La pregunta incómoda

¿Será que Hugo Acero cree que aún es comentarista en medios y no Secretario de Seguridad de Bogotá?

Siga a KIENYKE en Google News