¿Estamos preparados para una pandemia?

Publicado por: maria.vargas el Dom, 01/03/2020 - 13:32
Share
Opinión de Gloria Díaz.
Gloria Díaz

El pasado mes de diciembre, la ciudad de Wuhan (China) fue escenario de los primeros casos de neumonía que fueron reportados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Dos meses después, el nuevo virus ya identificado y conocido como “Coronavirus – COVID-19” ha dejado 2.876 personas muertas y al menos 84.174 personas contagiadas; circunstancia que ha obligado a varios países del mundo, incluyendo al nuestro, a concentrar sus esfuerzos en los procesos de repatriación de sus connacionales que se encontraban en el lugar donde se evidenció por primera vez el brote epidémico, así como a reforzar sus medidas y protocolos de prevención ante la posible llegada del Coronavirus a sus territorios.

Este jueves con la llegada de la misión que trajo a Bogotá a 35 personas desde Wuhan, se generó una avalancha mediática sobre el tema de la epidemia, que sumada a las declaraciones de la OMS sobre la posibilidad de que el Coronavirus se convierta en una pandemia mundial, y a las de su Jefe de Misión, en las que aseguró que “no estamos preparados para enfrentar esta situación”, han desencadenado en los últimos días un estado generalizado de incertidumbre acompañado de una sensación colectiva de miedo en gran parte de la ciudadanía.

Según un estudio publicado por la revista Journal of the American Plannig Association de la Universidad de California (2018), Bogotá es la ciudad con mayor densidad poblacional en Colombia, y junto con la Sabana constituyen un área metropolitana con mayor densidad poblacional por kilómetro cuadrado (24.643 personas),ubicándose por encima de Ciudad de México, Nueva Delhi y Paris. Es precisamente esta condición de cómo se configura su desarrollo urbanístico, la que hace más factible la generación de aglomeraciones, circunstancia que según lo dicho por la OMS, expone a las personas a un mayor contacto y, por ende, a un
intercambio de bacterias y virus a través de los estornudos, la tos o la saliva que de ellos se origina.

Por otra parte, el Aeropuerto Internacional “El Dorado” de la Capital de la República, es el más grande del país y uno de los más transitados de Latinoamerica. Según cifras del Registro Nacional de Turismo, en el año 2019, el
muelle aéreo sirvió de plataforma de tránsito para 16 millones de pasajeros con 41 destinos locales y 26 internacionales. Constituyéndose éste en un lugar de riesgo latente, al conocerse ya, los primeros casos de Coronavirus en países de la región como Brasil y México.

Al momento son 54 países en los que el virus ha sido detectado, y aunque en Latinoamerica sólo han sido tres los casos conocidos y ninguno de ellos en Colombia, los protocolos de manejo de prevención y de atención ante las
situaciones de posibles contagios y propagación, no sólo deben reforzarse cada día con mayor rigurosidad, sino que además, deben instar a toda la institucionalidad del nivel nacional, regional, distrital y local a trabajar coordinada y armónicamente en los procesos de identificación, aislamiento, tratamiento y toma de decisiones.

No sin razón, un estudiante caleño, becado en una ciudad de China, decidió no optar por la opción de repatriación ofrecida por el gobierno nacional, al considerar más seguro permanecer en territorio asiático ante la probabilidad de contagiarse con el virus. Un raciocinio absurdo, pensaría uno, al conocerse que el 94% de los casos han tenido lugar en ese país. Sin embargo, argumentos como el difícil acceso al sistema de salud en Colombia y la baja calidad de la atención prestada, parecieran darle la razón, ante la duda que genera la capacidad de respuesta de
nuestro sistema de salud frente a este concreto riesgo.

Sin embargo, según la Encuesta de Percepción Ciudadana realizada por Bogotá Como Vamos (2019), el 54% de los ciudadanos manifestaron sentirse satisfechos con el servicio de salud, 14 puntos porcentuales por encima del año 2016. Por el contrario, el índice de insatisfacción decreció en un 18% en comparación a este mismo año, cuando el 38% de los bogotanos declararon su descontento con el servicio recibido. Por otra parte, la Secretaria de Salud Distrital, a finales del año 2019, informó de importantes avances en materia de gestión durante su cuatrienio:
disminución de 44 minutos para la valoración en urgencias, 90 ambulancias adquiridas, construcción de 3 Megahospitales, 1.8 billones de pesos invertidos en infraestructura y dotación, y 114.241 personas capacitadas en las localidades del suroccidente para prevenir afectaciones respiratorias.

El reto está en saber cómo disponer la capacidad institucional y la infraestructura existente para el adecuado abordaje de la problemática que plantea hoy para el país en general, y su capital en particular, el inminente arribo del COVID-19. Para ello, es imprescindible mantener un discurso coherente con el nivel nacional, que ha acertado haciendo un llamando a la calma, sin desconocer la necesidad de generar canales oficiales de comunicación, que impidan dar lugar a la desinformación, la cual evidencia un peligro latente en virtud de la inmediatez de las redes sociales y la difusión de las “fake news”, hechos que terminan por desencadenar el pánico, dificultando el manejo acertado de una eventual crisis.