“Gente Inteligente que sabe hablar”, pero talando frailejones

1 Diciembre 2022, 09:07 AM
Share
Creado Por
Ricardo Felipe Herrera Carrillo
"No es mezquino pesar, entonces, que frente a esta tala visible de frailejones, puede estarse generando un daño mayor al entorno natural en el interior de estas zonas vedadas, donde solo ellos ingresan".

Mientras a los pueblos indígenas Kogui, Wiwa, Arhuaco y Kankuamo de la Sierra Nevada de Santa Marta, la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) les reconoce su sabiduría ancestral como maestros de la naturaleza y del agua, la comunidad indígena U´wa, ubicada en los departamentos de Norte de Santander, Arauca, Boyacá y Casanare, cerca de las laderas de la Sierra Nevada del Cocuy y la cordillera Oriental, es sujeto de graves denuncias por la tala de entre 80 y 100 frailejones, frente a la Laguna de los Verdes, ubicada en el Parque Nacional Natural El Cocuy.

El daño ecológico causado pudo advertirse solo varios días después de que ocurriera, gracias a las denuncias de personas que realizan senderismo por esa zona. Según ellos, la acción es propia de los indígenas de la zona que se desplazan por este punto para entrar y salir de su resguardo. Según la información de la entidad oficial, Parques Nacionales Naturales de Colombia, los “sistemas de producción del grupo étnico U´wa incluyen pastoreo intensivo asociado con agricultura”. Según los senderistas denunciantes, la tala de los frailejones, algunos de hasta 2 metros de altura,  se produjo con el “objetivo de desarrollar una cerca para mantener ovejas que están dentro del área”. Así lo evidencian las imágenes conocidas.

Los frailejones son considerados “fábricas de agua”, porque captan la humedad del entorno y almacenan el líquido para alimentar quebradas y ríos que nacen en los páramos. Pueden llegar a vivir más de cien años, crecen entre uno y cuatro centímetros por año y almacenan hasta 25 veces su peso en agua. Estos datos ponen de relieve el tamaño del daño ambiental de que se acusa a miembros del pueblo indígena U´wa, que significa “gente inteligente que sabe hablar”. Si los indígenas son los responsables de este atentado al ecosistema de páramo, como se les señala por los senderistas, poco de inteligentes y, menos, de respeto al medio natural.

Los U´wa se han caracterizado por la lucha que han mantenido frente a las transnacionales explotadoras de hidrocarburos en sus tierras ancestrales, pero, pareciera que esa actitud defensora se relaja cuando son ellos quienes producen el daño al entorno natural. No cualquier daño. Reitero, entre 80 y 100 frailejones talados. Hay zonas del Parque Nacional Natural El Cocuy en las que los visitantes no pueden ingresar, por tratarse de áreas de resguardo indígena. No es mezquino pesar, entonces, que frente a esta tala visible de frailejones, puede estarse generando un daño mayor al entorno natural en el interior de estas zonas vedadas, donde solo ellos ingresan.

Parques Nacionales Naturales de Colombia, entidad gubernamental encargada de estos parques nacionales como áreas protegidas, está en la obligación de actuar oportunamente en todo el Parque Nacional Natural El Cocuy, para adoptar las medidas preventivas, correctivas, sancionatorias y de reparación que corresponden. El caso de la tala de frailejones que denuncian los senderistas, se le pasó inadvertido a la entidad encargada y aún no se conocen los resultados de sus actuaciones posteriores.

Para visitar el Parque El Cocuy, es preciso adquirir una póliza contra todo riesgo por el ingreso y permanencia en el área protegida. Debe, además, hacerse una reserva y un pago con un mes de anticipación. Los visitantes no pueden pernoctar en el área. El horario de ingreso es a las 6:00 A.M. y la salida debe darse entre las 13:00 y las 17:00 horas. Todo esto, porque es “territorio sagrado para las indígenas U´wa”. Tan sagrado, que no tuvieron, al parecer, el menor problema de talar, reitero, una vez más, entre 80 y 100 frailejones, algunos de dos metros de altura.

Todo indica que el mayor riesgo de deterioro de esta área protegida de propiedad de todos los colombianos, son los mismos “ancestrales” que habitan en ella, y, al parecer, entran y salen sin restricción y control alguno de las autoridades ambientales.

*Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

KienyKe Stories