Mario Huertas

Analista de asuntos estratégicos y hemisféricos (Énfasis: Brasil y EE.UU.) Columnista de opinión, diario La Nación. Voluntario internacional para la promoción de nuevos liderazgos, Universal Wonderful Street Academy (UWSA), Jamestown-Accra. Colaborador del Goldstreet Business (Ghana). Profesor de Geopolítica y Geoestrategia. Infante de Marina, Armada República de Colombia (A.R.C).

Mario Huertas

Israel bajo fuego

Sobre las 11 de la noche (hora Jerusalén) del pasado sábado, Irán atacó a Israel por vía aérea. La descarga de misiles y de drones a nadie tomó por sorpresa. De hecho, desde el viernes tanto en La Casa Blanca como en las principales cadenas internacionales se empezó a alertar de un inminente ataque que se efectuaría en menos de 48 horas. Decía, por ejemplo, el JPost “Israel expects Iranian attack within upcoming 48 hours – WSJ” Y, en efecto, Al Jazeera interrumpió la emisión que presentaba Dareen Abughaida para darle paso a la alocución del general Daniel Hagari, vocero militar de Israel, quien anunciaba que Irán había lanzado varios drones y misiles que venían en camino contra Israel, igualmente dio un parte de tranquilidad a la población recordándole que trabajaban coordinadamente con Washington para las maniobras defensivas y le solicitó a la población seguir el protocolo de seguridad, una vez las alarmas se encendieran.


Minutos antes, Netanyahu se había dirigido al pueblo de Israel anunciándole que, en las últimas semanas, Israel se había preparado para la posibilidad de recibir un ataque directo desde Irán. Esto dijo Bibi Netanyahu: "Whoever harms us, we will harm them (…) We will protect ourselves from any threat and we will do so with steadfastness and determination (…) Together we will overcome all our enemies” (…) Our defense systems
are deployed. We are prepared for any scenario, both in defense and attack” Antes del ataque iraní, hubo un par de maniobras distractoras que fueron: la captura de un barco israelí en el estrecho de Hormuz y la descarga de Hezbollah de drones en las proximidades de los Altos del Golan. Aún así, las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel)
supieron afrontar el desafío en todos los frentes militares.

Durante las tres horas que duró el ataque, se pudo concluir que de los 300 artefactos lanzados en su totalidad, los misiles balísticos (menos de 5 minutos de vuelo), los misiles de crucero (entre 1 hora y 2 horas) y los drones (7 y 8 horas), el 99% de estos fueron interceptados y pusieron a prueba totalmente el sistema de defensa aérea de Israel que se compone por el sistema antimisiles Arrow 3 y David´s Sling y el sistema móvil de defensa área Fighters Jets y Iron Dome. Países como Francia, Inglaterra, Arabia Saudita y Estados Unidos ayudaron en la operación defensiva. Al día siguiente, el mismo general Hagari fue quien dio el parte de la exitosa operación ya
que, como se dijo anteriormente, el 99% de la descarga iraní fue interceptada por vía aérea y el daño fue mínimo comparado con la “exitosa” demostración de fuerza iraní.

Digo “exitosa” porque esa fue la calificación, dada por el régimen, a la respuesta iraní que han llamado de legítima defensa (tras el ataque a la embajada iraní en Siria el pasado 1° de abril. En términos muy generales) como si Israel hubiera atacado la embajada en Damasco por casualidad o por error. Las FDI han alcanzado unos niveles operativos y tácticos de precisión tan altos como lo demuestra la maniobra defensiva de la que fue
testigo el mundo entero el pasado fin de semana.

Una vez neutralizado el ataque, Israel entró a valorar y a sopesar la respuesta del ataque iraní. Seguramente, al interior del gobierno se discutió que responder sería una buena opción para cortar el problema de raíz dado que Hamás-Hezbollah-Houtis son solo representantes (proxies) de Irán (Catar y Yemen) en los sitios donde operan estas estructuras.


Es decir, algunos piensan que al golpear directamente objetivos militares en Irán, esto podría neutralizar los ataques a los que viene siendo sometido Israel por interpuestos actores. No hacerlo, en efecto, sería prolongar la difícil guerra contra Hamás y Hezbollah y de paso seguir alimentando a los aparatos de la propaganda antisemita. Israel va a responder, y no hay lugar a ninguna duda, pero tal como el mismo general Hagari lo ha dicho “en su tiempo, en su lugar y de la manera en que elegiremos”; por su parte, la administración Biden no dejará de presionar, hasta donde le sea posible, a Israel para evitar cualquier tipo de retaliación a Irán.

Washington cree que aumentar las sanciones económicas contra Teherán es una respuesta más que suficiente.
Irán, por su lado, aprovechó la celebración anual del ejército y ha instado a Israel para que no tome retaliación por el ataque aéreo del pasado sábado. Así, Irán continúa utilizando la retórica de una supuesta superioridad y ventaja militar sobre Israel. Tal vez al interior de Irán funcione este mensaje, pero fronteras afuera han quedado muchas dudas sobre el particular.


Por lo pronto, el mundo queda atento a la manera en que Israel devolverá las atenciones a Irán; mientras esto sucede, Israel seguirá golpeando letalmente a Hamás tal como lo hemos visto desde el 07 de octubre.

Creado Por
Mario Huertas
Más KienyKe
El senador será el encargado de hacer la réplica del discurso de instalación del Congreso de la República.
El jefe de Estado se prepara para presentar sus nuevos proyectos de cara a la segunda mitad de su mandato con reformas a la salud, la justicia y tributaria.
Estos son los pasos que debería seguir el Partido Demócrata para sustituir a Joe Biden en la carrera presidencial.
La Fiscalía colombiana imputa a 24 militares por operación en el Putumayo que dejó 11 muertos en 2022.
Kien Opina