La actitud positiva del empresario

Publicado por: maria.vargas el Jue, 24/09/2020 - 09:58
Share
Por: Luis Betancur Correa.
Luis Betancur

Al inicio de la actual crisis, los empresarios tomaron algunas decisiones para reducir costos, redefinir estrategias, estabilizar la operación, han elaborado análisis del modelo de negocio para optimizarlo, se implementó el teletrabajo, se trato  de entender al cliente de forma virtual y depues de algunos ajustes, la empresa, esta llegando el momento para diversificar mercados, generar nuevas fuentes de ingresos, innovar dentro y fuera de la empresa, aprender y compartir mejores practicas con otros líderes para encontrar soluciones conjuntas como obtener inversiones de capital, crecer ventas con productos y servicios innovadores, incluso ganar nuevos mercados e implementar reorganizaciones internas.

Los directivos han tenido que tomar decisiones trascendenteles sobre todo, al ver que algunas unidades productivas, incluso competidores, proveedores y clientes se han visto obligados a cerrar sus negocios, situación que ha aumentado la incertidumbre, lo que ha generado que estos empiecen a transmitir mensajes positivos, ajustados a la realidad, transparentes y contundentes tanto a los trabajadores como a otros empresarios y a los grupos de interés, teniendo en cuenta que las personas han demostrado su capacidad de transformación ajustando su forma de vida a la nueva realidad.

Con la llegada de la crisis sanitaria, de forma tan abrupta, se tomaron decisiones sin estar suficientemente preparados y aún así varios empresarios han demostrado que para la getión de una crisis, es imperativo tener una actitud positiva, una fortaleza mental para afrontar las situaciones que se presentan, tener una nueva visión realista, pragmática y con capacidad de adaptación ante los cambios, sociales, tecnólogicos, climaticos y económicos.

Además de lo anterior, deben contar con un alto nivel de competitividad y motivación para transmitir al equipo de trabajo, a los accionistas, clientes y a la comunidad, las nuevas metas a alcanzar, tendiendo en cuenta que podrían venir momentos complejos por ajustes del mercado, por clientes que han modificado sus requerimientos y por un crecimiento del país más lento así como.  la nueva situacion economica y comercial de los socios.

Es aquí donde toma mayor fortaleza el trabajo colaborativo entre empresas, buscando unir fuerzas para competir en un mercado más austero y al mismo tiempo más dinamico por los procesos de transformación digital que se estan desarrollando, tanto el gobierno como las empresas. Por esto los directivos y gerentes, deben utilizar las tecnologías emergentes para acceder a toda la información y analizar del comportamiento de los clientes, del mercado, las proyecciones macroeconómicas y así visualizar varios escenarios antes de tomar una decisión trascendental, que le permita evaluar las consecuencias que podría tener cada planteamiento antes de tomar una  decisión acertada, midiendo los  riesgos que puedan traer, riesgos validos por cierto, enfocando y motivando al equipo de trabajo hacia el nuevo rumbo.

Es así,  como la empatía, la comunicación continua y la presencia sistemática la se configuran como elementos claves que deben poseer los líderes frente a sus equipos de trabajo, en conjunto con una actitud positiva, visionaria, esperanzadora e innovadora, que incidirá en la sensación de seguridad y confianza de los trabajadores para perseguir el cumplimiento de metas y el éxito laboral.

En otro momento, hubiera sido imperativo exigir exceder las metas anuales, ahora es imperativo estabilizar la operación, solidarizarse  con los clientes, con los proveedores y apoyar al gobierno en la generación de empleo y riqueza en el corto plazo, en la protección del medio ambiente, en la inclusión a la educación a todos los niños y niñas, en el consumo responsable de los productos y servicios ofertados,  en el cierre de brechas sociales, digitales, de genero entre otras, siendo esto una responsabilidad de las empresas, la academia, las organziaciones sociales, los trabajadores en conjunto con el  gobierno.

Enfrentar la pandemia ha demandado audacia por parte de líderes que están frente a importantes decisiones de las que depende el futuro, la estabilidad de la empresa y de los trabajadores, por eso identificar que se está frente a una crisis, en como se afectará su sector y subsectores que dependen directa e indirectamente y al mismo tiempo aceptar que hay variables que estan fuera del control, es fundamental para continuar ese nuevo camino, que por efectos de la pandemia, esta generando una ruptura con el pasado.

El liderazgo debe ser honesto y abierto para fortalecer la credibilidad y evitar el error que cometen muchos directivos al optar por una postura negativa y de apararente tranquilidad cuando hay turbulencia, por esto las empresas deben mantener la comunicación organizada, efectiva y directa con el fin de proporsionar un animo de esperanza realista,  ajustandose al cambio y que se entienda que en el corto plazo se presentarán cambios nuevamente.

Tener un equipo de trabajo preparado, hace más factible que los inconvenientes que se presenten, puedan solucionarse de manera proactiva, eficiente y efectiva. La actitud de un líder frente a un momento de crisis es determinante para impregnar de energía a toda la empresa, por esto es importante transmitir de forma constante la visión, con objetivos claros, concretos.

Los sueños impulsan los intereses personales y estos son  necesarios para apostar hacia el futuro. Por esto, la empatía tiene un efecto poderoso, al ofrecer una conexión positiva que hace que las personas se sienten reconocidas, entendidas y al mismo tiempo dispuestas a colaborar proactivamente, con una actitud de servicio en la búsqueda del equilibrio, para salir delante de esta   crisis.