Enrique Herrera
Experto en Desarrollo Rural, Tierras y Agro. Abogado, Especialista en planificación y administración regional del Cider y Magister Artis en Administración Pública del Instituto Ortega y Gasset de Madrid, España. Con vasta experiencia en el sector público y analista de políticas públicas del sector tierras, desarrollo rural y de política electoral.
Enrique Herrera

La agricultura rentable y moderna necesita combustibles fósiles

Inicio esta columna con la conclusión: La agricultura necesita grandes cantidades de combustibles fósiles. Es más, la productividad y rentabilidad del agro ha dependido, en gran parte,  de ello.  La transición a otros tipos de energía no es tan fácil ni tan rápida. Pero es necesaria.

La  agricultura moderna  alimenta a 8 mil millones de bocas  pero lo hace porque  aumentó  la productividad  y la productividad la  mejoró la tecnología y los fósiles. La mecanización y los fertilizantes, fungicidas y herbicidas han mejorado sustancialmente las cosechas. 

Sin los combustibles fósiles no hay agro insumos, ni  tractores potentes, ni  sembradoras, ni camiones, ni  silos de almacenamiento, ni equipos de irrigación y de procesamiento, ni refrigeración, ni agregación de valor para el agro. 

La historia de la agricultura ha mostrado que cada vez se produce más cantidad  en menos tierra, con menos trabajo y personas en el cultivo.  Ello lo ha logrado la mecanización y la tecnología y para allá también irá, a distintas velocidades, la agricultura familiar. Lo que existía antes era la agricultura preindustrial, esa que se desarrollaba con trabajo humano y animal.

Los grandes cultivos que alimentan a la humanidad cada vez lo operan más las maquinas que las personas. Las cosechas producen alimentos para personas y  animales, particularmente para producir huevos, pollo y cerdo. En Kansas, el primer productor de trigo en USA, una granja la operan dos o 3 personas que manejan máquinas. Los cultivos en invernaderos necesitan grandes cantidades de plásticos, control de temperatura, agro insumos, luz y ello es usando energía fósil. En Almería, España, está la mayor área de invernaderos del mundo. 40 mil hectáreas.

Además, la cadena de suministro agro y la agro logística son altos demandantes de energía fósil y ello va desde la producción, almacenamiento, procesamiento, comercialización, embalaje y transporte hasta que la proteína, el carbohidrato o la fruta  lleguen al plato, es decir, los alimentos requieren petróleo, carbón y gas.

También se necesita gas para obtener urea. El mercado de fertilizantes en Colombia es de aproximadamente $3 billones y 1.600.000 toneladas. El mayor consumo es de Urea en aproximadamente 25% y fertilizantes compuestos en aproximadamente un 50%.  Los insumos, entre fertilizantes y plaguicidas, llegan en algunos casos a representar el 35% de los costos de producción pero ayudan a aumentar la productividad, tener mejores cosechas y garantizar la provisión de alimentos para cubrir, en parte,  la seguridad alimentaria. 

El futuro es promisorio. Invariablemente la humanidad estará mejor que ayer. Pero, por algunas décadas, la agricultura  no se podrá desprender de los combustibles fósiles.  

Lo impensable, con este panorama, es intentar reemplazar los inmensos ingresos -irremplazables-  del petróleo, carbón y gas por los del agro que, como vimos, también requiere combustible fósil; y menos aún por un agro que el año pasado  decreció: -1.9% y en el último trimestre: -4.2% pero no obstante ahí está colocando @GustavoPetro, la apuesta de la transición. Y eso es caminar a la sin salida.

Creado Por
Enrique Herrera
Más KienyKe
El cantante colombiano aclaró lo que había sucedido en medio de la final de la Copa América, evento al que asistió con otros artistas.
Llegada de Radamel Falcao a Millonarios impactó la economía de la capital colombiana, ¿de cuántos millones de dólares hablamos?
El nuevo ministro del interior negó que fast track de Petro extenderá las curules de los exmiembros de las extintas Farc.
El influenciador antioqueño dio la cara y contó sobre lo que pasó con los $800 millones que le impuso la SIC.
Kien Opina