La victoria de Juan Sebastián Elcano - Parte II

6 Mayo 2022, 08:23 AM
Share
Creado Por
Mario RUBIANOGROOT ROMAN – “Papayo el Velachero”
"De la serie "Magallanes-Elcano, expedición fatal".

Orzaron hacia el sur, viraron hacia el suroeste y se internaron en una mar nueva e ignota. La Victoria, a los 42º de latitud sur, entra en una zona de aguas atorbellinadas en que chocan corrientes marinas y vientos provenientes de varias direcciones. Los marinos lo conocerán como los “40 bramadores” (o "Rugientes 40”). El 7 de mayo de 1522, están a diez leguas del cabo de Buena Esperanza. La maniobra de la nao se hace cada vez más difícil. Apenas pueden avanzar. Suben a un monte de agua y bajan a un abismo en el próximo minuto. La Victoria desaparece y emerge con la quilla casi al aire. La voz dura de Elcano dirigiendo las maniobras apenas se escucha. “La mar se convirtió en cordillera, cuando el horizonte se alzó y vino hacia la embarcación, como un alud liquido, ataque tras ataque, codiciando el cargamento de especias, pero más antojado del sabor de las vidas” (R. Marín)

Pasan muchos días con sus noches batallando contra el mar, con las escotillas cerradas para que no entre el agua bajo la cubierta y no se dañe el clavo. Apenas descansan. Todos los brazos son necesarios. También los del cronista. Es el momento más peligroso del viaje. Las olas arrastran a dos grumetes. Otros tres marinos mueren extenuados y afiebrados en este ambiente mojado. El mar no da tregua. Las bombas de achique deben trabajar noche y día. “Solo hay una cosa peor que un mar embravecido: dos mares furiosos cuando se encuentran” (R. Marín).

La victoria de Juan Sebastián Elcano - Parte II

Decide acercarse al cabo africano asumiendo el riesgo de encontrarse con carabelas portuguesas y allí, de pronto el viento cambia y entran en una calma que saben aprovechar. Logran doblar el cabo el 19 de mayo de 1522. Rumbo al mistral siguiendo la línea de la costa africana, pero de lejos y comiendo solo arroz, pues la carne había sido botada al mar pues se pudrió por no salarla correctamente. De todas maneras, Elcano ordenaba un imposible: remontar África sin hacer escalas. Llegar a España sin tocar puerto alguno, pues Portugal era dueña de toda esta parte del mundo. (Tratado de Tordesillas).

La victoria de Juan Sebastián Elcano - Parte II

La Victoria navega a una distancia prudente de la costa africana. Primero los ayuda los vientos alisios y después la corriente marina de Benguela (corriente oceánica fría que se dirige al norte paralela a la costa oeste del África Austral --Sudáfrica, NamibiaAngola--. Toma su nombre de la ciudad angoleña de Benguela). Por orden del Elcano el despensero raciona el arroz con mano dura. Por lo menos no hay casos de escorbuto. El 8 de junio de 1522 cruzan el Ecuador por cuarta vez desde su partida de Sevilla. Fallecen por escorbuto Punzorol y Martin Magallanes (sobrino del difunto capitán) y ocho de los trece tirodianos. Pigafetta escribe en su diario que al tirar al agua los cuerpos, los cristianos flotaban boca arriba y boca abajo los de los nativos. (M. Obregón)

Al fin resuelto a convencer a los portugueses con solo 31 europeos y 3 aborígenes agotados abordo, que venia del Caribe español, el 9 de julio entró Elcano a Santiago en donde hay una factoría portuguesa llamada “Ribera Grande” en las islas de Cabo Verde. En la primera chalupa envía a los hombres más sanos, quienes lograron provisiones; Martin Méndez le pregunta al comerciante que día de la semana es y la respuesta le sorprende: es miércoles. Según sus propias cuentas era jueves. La conclusión es que, navegando de este a oeste, vale decir, siguiendo el curso del sol, se gana un día. Quienes hemos cruzado el meridiano 180º (meridiano del día internacional), entendemos eso sobradamente. Parece que alguno de la segunda chalupa trató de negociar por medio de clavos, bastimentos o esclavos para las bombas de achique, por lo que los portugueses se dieron cuenta que esta gente venía de <sus> Molucas, echaron mano del esquife y enviaron dos carabelas tras la Victoria, que apresuradamente “levó anclas y soltó trapo” el 13 de julio con los 22 que quedaban abordo y corrió hacia las Azores; otro mes espantoso, casi sin comer y de paso las numerosas vías de agua amenazan constantemente hundir la Victoria. El 28 de julio avistan Tenerife. Mueren otros cinco hombres y ahora son dieciocho europeos y tres nativos de Tidore los que se reparten la maniobra de la nao y las bombas de achique.

La victoria de Juan Sebastián Elcano - Parte II

El 4 de septiembre, con las velas medias rotas, el rumbo los había llevado, como lo anunció Albo, habían remontado tanto el océano que estaban ya al norte del cabo de San Vicente. Portugal de nuevo. A tiro de piedra del inicio del viaje. Un esfuerzo más. Una oración más. Un dolor más. A bombear, que ya habrá tiempo de descansar. El navegante vive para la mar. Nada mas es necesario. Dos días después, amaneció el sábado 6 de septiembre del año de Nuestro Señor de 1522. Detrás de un paño de bruma se alzó la costa, y se abrió para ellos la desembocadura del gran rio de los moros. Eso de allí era “Bonanza”, el muelle de donde habían partido. La lengua de agua del Guadalquivir les mostró a babor las marismas donde miles de patos alzaban el vuelo. A estribor se divisó el castillo que ya habían olvidado. No había duda, era Sanlúcar. (R. Marín).

La victoria de Juan Sebastián Elcano - Parte II

Ya han dado la vuelta al mundo pero, orgullosos de su gesta, quieren continuar hasta Sevilla, de donde partieron tres años y veintiocho días atrás.

El mismo día de la llegada tomó a su servicio un barco para remolcar la Victoria por el Guadalquivir hasta Sevilla, por el mal estado en que se encontraba la nave. Los oficiales de la Casa de la Contratación de Indias de Sevilla prepararon una lancha con doce remos, cargada de provisiones frescas.

Dos días después entran al puerto de Sevilla fundiendo en salvas la pólvora que les quedaba. En el muelle esperaban las autoridades de la ciudad, junto a un numeroso público que contemplaba la llegada de la desvencijada nave. Aquel día los navegantes no desembarcaron. Solo lo hicieron a la mañana siguiente, en camisa y descalzos, con cirios en las manos y en procesión. Se dirigieron a la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria y a la capilla de la Virgen de la Antigua de la Catedral de Sevilla, a la que se habían encomendado antes de iniciar el viaje, además nuestros héroes tienen presente una promesa hecha a la Virgen durante una tempestad que casi termina con ellos cuando viajaban a Timor. Así, desembarcan uno a uno en procesión, descalzos y con velas en la mano, hasta la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, en Triana, para dar gracias a la Virgen. La nao Victoria fue descargada de ese preciado cargamento de 27 toneladas de clavo, una increíble fortuna para la época.

Elcano pregunta a un sevillano si todavía sigue reinando Carlos I y él le informa que sí.

–Ahora es el emperador Carlos V. Ha sido coronado hace dos años. Elcano escribe orgulloso una carta al Rey y Emperador para dar aviso de su regreso, en la que describe brevemente lo sucedido, y resalta de entre todos sus logros el que considera más importante: haber dado la vuelta a toda la redondez del mundo, que yendo por occidente hayamos regresado por el oriente. El Emperador le pide que se traslade de inmediato a su corte en Valladolid acompañado de las personas más cuerdas y de mayor razón que hubiese entre sus subalternos para que le informen sobre los pormenores de aquella gesta. Elcano elige a Francisco Albo, Miguel de Rodas y Hernando Bustamante. A Pigafetta no lo invita.

No cabe mayor heroicidad, capacidad de sacrificio y audacia. Con su regreso, estos 18 hombres no solo entraron al puerto de Sevilla, sino que lo hicieron para siempre en la Historia de humanidad.

Me preguntarán que paso con la “Trinidad”, pero eso es otra gran gesta, que no les relataré por el momento y espero haber respondido la pregunta inicial de que ocurrió con la nao “Victoria”, su capitán y tripulación.

Aquí termina la Serie “Magallanes-Elcano. Expedición Fatal”. Esperen el Relato del “Tornaviaje o Ruta de Urdaneta”, para el 20 de mayo de 2022.

KienyKe Stories