Limpios

Publicado por: maria.vargas el Jue, 09/04/2020 - 16:43
Share
Por: Antonio Pinilla.
Antonio Pinilla

Los planes del mundo entero cambiaron para siempre. Una transformación se ha visto en estos días donde la vanidad pasa a segundo plano y lo fundamental al primero. Algunas cosas podrán seguir de modo virtual, otras están obligadas a esperar. Lo interesante de todo esto son las respuestas a la pregunta fatalista de ¿qué pasaría si esto dura más de lo estimado? Ante un enemigo invisible, solo se puede confiar en la ciencia y tener fe de que la guerra entre la humanidad contra el coronavirus terminará victoriosa. 

El virus nos ha mostrado nuevamente lo frágil que es el ser humano. El hecho de justificar lo que pasa con profecías, versículos bíblicos o conspiraciones políticas es una señal de querer comprender lo que pasa. Para muchos no es la primera vez que la humanidad pasa por esto, para otros, es un cambio de ver la forma de las cosas. Aquellos que han tenido que cancelar una boda, un concierto o un torneo, en fin, todo aquello que obligue concentrar un grupo de personas, se preguntarán si era lo más conveniente. ¿La forma en que nos expresamos los unos con los otros será la misma cuando acabe la cuarentena?

Será una Semana Santa sin fieles en las iglesias de todo el mundo. Al mismo tiempo, el aislamiento impedirá que la Torre Eiffel sea la imagen más compartida en redes sociales. Durante estos días de cuarentena, cualquier publicación de personas en playas paradisíacas, fiestas o monumentos históricos serán simples hashtags con tbts. Ese lugar común de compartir una foto con el mundo para tener esa falsa sensación de relevancia se cae por el confinamiento. Sin embargo, siempre habrá algo que mostrar, un chiste o una historia que nace de esta experiencia. 

Evidentemente, la ciencia será la que al final encuentre la cura o al menos determine cómo debemos vivir para subsistir de ahora en adelante. Por el momento, nos obliga a estar limpios con la sencilla acción de lavarnos las manos con agua y jabón. De lo más elemental se pueden prevenir contagios y muertes. Es la primera vez para la humanidad en su conjunto de estar tanto tiempo en casa y escuchar por parte de sus gobiernos que como una madre se encargará de alimentarlo, educarlo y asistirlo. El fin de la política se ve cuando parece que todo llega a su fin.