Los dos años de Carlos Camargo en la Defensoría

28 Septiembre 2022, 08:25 AM
Share
Creado Por
Robinson Castillo
"Entiende que la vocación de servicio es su marca personal. Aquí jamás entra en contradicciones, maneja la Defensoría del Pueblo con su inalterable estilo".

Carlos Camargo cumplió dos años como Defensor del Pueblo. Y en la mitad de su gestión, hay que reconocerle a este hombre nacido en Cereté, una cualidad que se pierde cuando se ejerce un alto cargo en el Estado: La humildad. Al parecer encontró el antídoto contra el ego.

Entiende que la vocación de servicio es su marca personal. Aquí jamás entra en contradicciones, maneja la Defensoría del Pueblo con su inalterable estilo, como si se hubiera preparado toda la vida para encajar en este escenario tan complejo. Pero ha cumplido con la tarea encomendada.

No tiene ínfulas de superioridad. Jamás elude un compromiso, charla, diálogo, que comprenda que va en beneficio de los sectores más vulnerados de nuestra geografía. Hace presencia siempre, sin importar las dificultades.

En lo particular no me sorprende la forma en la que ha ejercido sus labores. Para ser un buen profesional, el primer requisito es ser buena persona. Por supuesto las críticas nunca faltarán, lo absurdo y extraño es que no lo hagan, ningún funcionario se encuentra blindado contra los reclamos. Aún así, a nadie ha confrontado, prefirió responder con más trabajo.

En sus dos años al frente de la entidad, ha demostrado también capacidad gerencial. En sus advertencias recientes, que ocupan titulares de forma constante, La Defensoría ha identificado 108 casos de ocupación indebida o invasiones de tierras.

Ha sido posible evidenciar que actualmente cerca de 6.000 familias estarían ejerciendo ocupación de predios rurales en distintos puntos de la geografía nacional. En el panorama general que hemos encontrado frente a los principales conflictos latentes, llamamos la atención por el escalamiento de los conflictos por la tierra en el norte del Cauca y en el Valle del Cauca” precisó Camargo.

Otro frente de trabajo asertivo está relacionado con las alertas tempranas. Que tienen como objetivo identificar los riesgos a los que se encuentran las comunidades, en especial líderes y defensores de derechos humanos. Es una herramienta preventiva.

Los procesos de mediación han sido oportunos. En los cuales la Defensoría del Pueblo fue garante de los acuerdos que se lograron. Carlos Camargo es un conciliador nato, mediador sin descanso para encontrar siempre una solución. Y esto genera confianza.

Un mediador frentero y con amplia sensibilidad, cuenta con las llaves para destrabar cualquier proceso complejo. Manejar las contradicciones, propiciar conversaciones francas, que establezcan certezas para el bien común, son lecciones que nos deja el Defensor del Pueblo.

Y en este país de desdichas eternas en varios frentes sociales, siempre será importante tener al frente de la Defensoría a Carlos Camargo. La primera vez que nos encontramos, ya parecíamos amigos de años, eso habla bien de un funcionario al servicio de toda la sociedad. Tengo la certeza que nunca perderá esa buena costumbre de la sencillez.

KienyKe Stories