Mujeres nuevas para la civilización del amor

Publicado por: maria.vargas el Lun, 08/03/2021 - 09:25
Share
Por: Moisés Pérez.
Mujeres nuevas para la civilización del amor - Moisés Pérez

Las Culturas de los pueblos a través de la historia humana, han creado costumbres, ritos, fiestas y modos de vivir que se afianzan y perpetúan a través del tiempo y las distintas generaciones.  Una de esas fiestas, es el día dedicado especialmente para rendir homenaje a la mujer el 8 de marzo.

Los invito amigos, a cantar a la mujer, la más sonada de las palabras: amor, amor, amor, porque el mismo DIOS quiso hacer de la mujer la impronta de su amor divino.  El amor es el origen de la vida, mueve al mundo porque el mundo del amor salió; Él lo mueve, da vida, es justo, bondadoso, milagroso; el amor es sabio, es presencia viva en todo; es el único capaz de realizar y soportar grandes sacrificios; el amor es fuerza que anima, impulsa y realiza; es la más hermosa flor que perfuma, suaviza, da aroma y esparce perfumes y fragancias que llenan de alegría y felicidad todo espacio.    Eso debe ser la mujer que quiera transformar este mundo en una verdadera civilización del amor.  Los invito a todos a tomar conciencia sobre esta renovada visión y valoración de la mujer, y para ello, amplío mi reflexión, haciendo un llamado a hombres y mujeres a replantear los criterios y actitudes sobre ese maravilloso ser llamado mujer.  Para reforzar este mensaje, tomo prestados algunos aportes de la psicóloga Olga Lucía Hincapié en su escrito ‘LA MUJER’.  “La mujer nueva, es la que se realiza como persona en libertad, en comunión con el hombre, y la que da al amor una nueva dimensión.  Se realiza como persona, cuando integra su cuerpo, su corazón, su razón y su espíritu,  establece la armonía que la hace ella misma”. 

En comunión con el hombre da sentido a la existencia y los dos se realizan integrando una unidad que se llama: pareja, lo que implica el encuentro en el amor para así formar la familia.  La mujer nueva da al amor una poderosa dimensión, la gran innovación y tarea permanente de ser  mujer íntegra.  Ella, en la familia, busca recíprocas formas de integración: libre va al encuentro con el hombre, es creadora y formadora de comunidad, en la familia y en la sociedad esa comunidad se hace encuentro amoroso, fraterno y coloquial.  A través del amor hace trascender al hombre y al mundo elevándolos a DIOS; hace que la maternidad y la virginidad sean dos opciones elegidas libremente para realizarse.  Como generadora de la vida con el hombre, sabe lo que significa la vida y ser mujer; espiritualiza al hombre y al mundo en el amor que es la realidad en la que está presente DIOS.

Cuando miramos y valoramos a la mujer con estas características, creo que en este mundo mercantilista, utilitarista y consumista, rescatamos la imagen positiva y respetuosa, pero a la vez sublime e íntegra de la mujer que tiene la gran misión de transformar junto con el varón, el mundo, la sociedad y la familia.  Entonces me atrevo a invitarlos a describir a la mujer que llene nuestras expectativas y nos permita dar un vuelco a la persona, a la vida, a la humanidad y a una auténtica felicidad.

Así pues, con ustedes amigos, busco una mujer que se atreva a ser ella misma, con todas sus fortalezas y debilidades; una mujer que no tema ser fuerte, segura de sí misma y autónoma, porque con ello, no pierde su feminidad, en cambio, toma el lugar que le corresponde en la evolución de la sociedad y de la pareja humana; una mujer preparada y decidida, que me ayude a verme como soy, no como pienso que soy; que tenga tacto al decirme mis defectos en el momento oportuno; una mujer que sea tierna, sin que pierda su firmeza; deseosa de superación, dulce sin ser melosa; con la frescura de una adolescente, sin caer en lo pueril; una mujer que no se alarme si me ve llorar algún día; una mujer que no se deje utilizar y que nunca manipule a otro ser humano, incluyendo a su pareja, pues es importante la alternativa luminosa de un enriquecimiento recíproco; una mujer que sepa que fue concebida como la más sublime de las creaciones del universo.

Cómo les parece amigos esta visión de la mujer? Será soñar despierto encontrar mujeres de ese calibre?  Mujeres todas, felicitaciones mil, y, a recorrer el camino hacia la civilización del amor como nuevas mujeres en este siglo XXI