Jimmy Bedoya

Profesional en administración policial y de empresas, doctorando en estudios sociales (UExternado), máster en administración de recursos humanos (Ucav de España), máster en administración de negocios -MBA- (UExternado), especialista en seguridad (Espol), gobierno y gerencia pública (EAN) y control interno (UJaveriana), y CIDENAL (Esdeg). Es columnista y consultor con más de 30 años de experiencia en seguridad pública, capital humano y control interno.

Jimmy Bedoya

No lo haga, señor mandatario

Seguridad, desempleo e infraestructura son algunos de los desafíos de los nuevos gobernadores y alcaldes de las diferentes regiones del país, quienes deberán proyectar diversas políticas y soluciones para resolver las brechas presentadas en cada uno de sus departamentos y municipios.

Es así, que durante los primeros días de gobierno de los mandatarios locales en Colombia, varios columnistas y generadores de opinión les han dado una serie de recomendaciones en el inicio de su gestión, hoy quiero compartirles varias acciones que deben evitar realizar a toda costa en su periodo gubernamental.

En cuanto a seguridad, lo primero que deben evitar los gobernadores y alcaldes es creerse que son los comandantes de las Fuerzas Militares y especialmente de la Policía. No, señor mandatario local, usted es el jefe de policía en el municipio o departamento, lo que significa ser el responsable de la preservación y mantenimiento del orden público emitiendo un marco regulatorio y exigiendo la aplicación de las normas en sus jurisdicciones para tal fin.

Otro error común es la falta de planeación con metas a corto, mediano y largo plazo con objetivos específicos que le permita cumplirle a la ciudadanía que lo eligió. Señor mandatario, usted está en la obligación de concretar el plan de gobierno presentado en las elecciones.

En cuanto a seguridad, tienen que construir los planes integrales de convivencia y seguridad ciudadana, herramienta imprescindible de acuerdo con los resultados de los diagnósticos elaborados en donde participan actores institucionales, la sociedad civil y el sector privado, el cual debe quedar en ejecución en los primeros seis meses de su gobierno.

Esto le permitirá establecer las estrategias, líneas de acción, programas y proyectos de inversión en materia de seguridad para atender las necesidades de sus comunidades, de modo que se garantice la puesta en marcha de soluciones específicas a las problemáticas de violencia, criminalidad y percepción de inseguridad que afectan a la ciudadanía; siendo este uno de los principales factores de medición de éxito en su gestión.

Otra acción en la que no debe incurrir es convocar a consejos de seguridad de forma recurrente y con efecto mediático como un espacio para atender los fenómenos de su jurisdicción de manera reactiva y para reprender a sus participantes o para pedirles una rendición de cuentas; recuerde la responsabilidad es compartida entre los integrantes del consejo de seguridad, y especialmente suya, señor mandatario, como encargado de los programas sociales y de la coordinación con el gobierno nacional.

Para dar claridad, los consejos de seguridad están concebidos para que mediante la coordinación interinstitucional se desarrollen estrategias, programas y acciones en pro de la seguridad ciudadana de su región. El espacio para atender de manera prioritaria e inmediata las situaciones de alteración del orden público que se presentan en su jurisdicción son los comités territoriales de orden público.

A su vez, esos espacios de diálogo y trabajo coordinado ayudan a evitarle, señor mandatario, otra falla común como es la de no atender de manera personal a los comandantes de la Fuerza Pública de su jurisdicción. Esta circunstancia suele suceder según el ego del mandatario, la experiencia indica que después de elegidos, algunos mandatarios creen que el problema de seguridad es del comandante de fuerza y no, en primer lugar, del alcalde o el gobernador.

La comunicación en doble vía genera flujos propositivos y es indispensable como principio de la gestión territorial de la convivencia. Le permite a la Fuerza Pública conocer las disposiciones de la autoridad local, y al comandante retroalimentar y asesorar al mandatario en los asuntos de seguridad gracias a la experiencia y el profesionalismo del oficial.

Igualmente, señor mandatario, no invierta su presupuesto de seguridad en listas de mercado o proyectos mal diseñados. Los asuntos de seguridad ciudadana no se resuelven dividiendo los recursos de los fondos territoriales de seguridad en partes iguales entre las instituciones que hacen presencia en su jurisdicción.

El principal factor para otorgar los recursos es la presentación de proyectos en beneficio y de alto impacto para la comunidad. En el territorio los recursos son limitados, pero bien definidas las prioridades con proyectos sólidos serán fundamentales para determinar las inversiones que se realizarán en materia de seguridad y convivencia ciudadana.

Señor mandatario, Colombia es uno de los pocos países de la región en donde están claramente estipuladas las normas con respecto a sus obligaciones y la forma de cumplirlas para la gestión de la convivencia, la seguridad ciudadana y el orden público. Si usted no las conoce o su equipo de trabajo no se las socializa, aproveche la experiencia y la capacitación de los comandantes de la Fuerza Pública de su jurisdicción, es necesario que los escuche, interactúe con ellos y permita que lo asesoren. 

Igualmente, no olvide que la convivencia y la seguridad ciudadana se construyen también con la participación de la sociedad civil, por lo que es necesario que la convoque para mejorar las condiciones de seguridad de su región y de la misma forma hacer partícipes y responsables a los ciudadanos que con sus acciones u omisiones afectan la convivencia y la armonía social.

Creado Por
Jimmy Bedoya
Más KienyKe
El mandatario envió un mensaje al senado tras la aprobación, en segundo debate, de una de sus principales apuestas.
La plenaria del Senado dio luz verde a la iniciativa de Gobierno ¿Cuáles fueron los puntos clave? Le contamos.
Amnistía Internacional señaló que los acercamientos de paz con el ELN y las disidencias no han contribuido de manera significativa a la protección de la sociedad civil.
En medio de la conmemoración del centenario de 'La Vorágine', el Estado dialogó con las comunidades uitoto, bora, okaina y muinane.