¿Paz total…itaria o solidaria?

23 Septiembre 2022, 08:34 AM
Share
Creado Por
Ignacio Arizmendi Posada
"Con esos y otros indicadores para “vivir sabroso”, hablaremos de una paz total social, esto es, solidaria".

Con el cuento de la “paz total”, narrado por Gustavo Petro y sus alfiles, muchos colombianos y extranjeros comenzamos a preguntarnos qué podrían significar esos dos términos. De la palabra ‘paz’, el diccionario de la RAE trae, entre otras, dos definiciones que pueden proyectarse a la realidad nacional. Una dice que paz es la “situación en la que no existe lucha armada en un país o entre países”, y la otra indica que “es la relación de armonía entre las personas sin enfrentamientos ni conflictos”. Y como se habla de “paz total”, el adjetivo ‘total’ significa “general, universal”, que incluye todo cuanto llevaría a la paz.

Así las cosas, basados en la RAE, puede armarse esta definición política: “Paz total es la relación de armonía, esto es, sin enfrentamientos ni conflictos, existente entre la totalidad de personas que habitan un país, y entre estas y el gobierno que lo rige”. Sencillo... Entonces cabe preguntarnos qué se entendería por “paz total” en las autoridades y en la sociedad colombiana.

Para que el gobierno Petro pueda afirmar que hay paz total, “sin enfrentamientos ni conflictos”, es necesario, por ejemplo, que:

• Carezca de oposición.

• No haya protestas callejeras, motines, bloqueos, tomas, etc.

• Las Fuerzas Armadas le obedezcan.

• Los medios de comunicación entonen cánticos oficialistas a diario.

• Las Cortes piensen y decidan según los deseos de Petro.

• El Congreso sea una extensión del Ejecutivo.

• La Procuraduría, Fiscalía, Contraloría, etc., estén a su servicio.

• Las iglesias adopten los mandamientos del presidente.

• Las instituciones educativas y la Academia lo secunden.

• Las organizaciones sociales respalden al régimen.

• Las empresariales, si queda alguna, se alineen con el gobierno.

• Los entes de inteligencia mantengan un control estricto de los opositores.

• Haya suficiente número de prisiones y campos, de distintas clases, para acomodar a sus contradictores.

• …

En su mayoría, son hechos que no contarían con la adhesión de una gran parte de la sociedad o pueblo, pero que son deseables para Petro, formado en una ideología procomunista (no es cuento), proclive a implantar una “disciplina para perros”. Por lo tanto estaríamos hablando de una paz total política, es decir, totalitaria, en la que no se mueve una hoja sin la anuencia del nuevo mesías.

De otro lado, para que la ciudadanía afirme que disfruta de paz total, “sin enfrentamientos ni conflictos”, es porque, por ejemplo:

• Las personas cuentan con su comida diaria obtenida honradamente.

• Habitan una vivienda digna, propia o ajena.

• Disponen de trabajo decoroso y legal.

• Se benefician de un formidable sistema de salud.

• Tienen educación básica, mediana o superior para quien la desee.

• Comprueban que hay plena seguridad en los campos y ciudades.

• La economía va viento en popa.

• No hay corrupción.

• Las leyes operan por encima del Ejecutivo.

• Las instituciones del Estado actúan en bien de la sociedad.

• Los derechos y las libertades se conservan y respetan.

• La convivencia es constructiva y general.

• Rige pulcramente la Constitución Nacional.

• …

Con esos y otros indicadores para “vivir sabroso”, hablaremos de una paz total social, esto es, solidaria, no probable al hallarse la sociedad sometida a una ideología totalitaria y no ser la tal paz total más que un embeleco “lengüístico”, populista, mítico, de mariposas amarillas y Mauricio Babilonia.

INFLEXIÓN. En la Cuestión 29 de la Suma teológica, santo Tomás afirma que “La verdadera paz tiende hacia el bien”. ¿Tenderá hacia el bien “la paz total…itaria”? ¡Ni por el chiras! ¿Y con esa paz será posible la solidaria? ¡Vayan con ese manto a misa, y verán!

KienyKe Stories