Prospectiva en los Estudios de Defensa y Seguridad

Publicado por: maria.vargas el Mié, 20/01/2021 - 11:14
Share
Por: Gabriel Jiménez.
Gabriel Jimenez

Todo Estado vive de la necesidad de obtener información completa para la mejor toma de decisiones. En ese escenario, los países juegan sus cartas pensando en las diferentes estrategias que deben tener para poder alcanzar su intereses u objetivos nacionales. En el caso de los estados desarrollados, las estrategias tienen un carácter mayor o más intenso debido a que tiene un componente estratégico a largo plazo. Para los países en desarrollo el costo de crear estrategias con carácter de política de Estado es mucho mas complejo; las políticas son reactivas, la política es inestable, los problemas sociales se acumulan debido a la lentitud en resolverlos y la falta de voluntad política termina siendo un factor generalizado debido a la lucha de élites.  

En el caso colombiano, mantenemos el sentido reactivo de las políticas del sector de Defensa y Seguridad. A diferencia del Plan estratégico 2030, y otros documentos subsidiarios, los estudios especializados en prospectiva son pocos para este sector. La economía de la defensa, el análisis de las capacidades militares, las relaciones civiles-militares, el bienestar de la fuerza, y el planeamiento estratégico, deben ser sujetos a estudios prospectivos rigurosos, al igual que la doctrina, quien mantiene un componente estratégico a largo plazo (esto, debido a la evolución de la amenaza). 

La prospectiva como ciencia y arte, están inmensamente correlacionadas con el pensamiento estratégico. Por tal razón, en la mente del estratega o quien aconseje al tomador de decisión, debe mantener una actualización de sus competencias tanto de ciencia, para analizar técnicamente los escenarios futuros que puede llegar a pasar en un contexto determinado, y de arte, para entender que, ante escenarios inmediatos, la mejor toma de decisión es aquella que depende de la articulación de competencias multidisciplinarias que brinda la experiencia, la intuición y el determinismo. 

La implementación de la prospectiva, personalmente, debe realizarse en el nivel de la estrategia nacional - por darle un sentido amplio y extenso al interés nacional- y en la estrategia general militar ya que es la mente articuladora de la táctica operacional. Asimismo, la academia mantiene un rol importante para determinar los estudios prospectivos en Defensa y Seguridad. La realización de investigaciones con un enfoque hacia la elaboración de policy papers permite brindarle tanto al Gobierno Nacional como al Comando General de las Fuerzas Armadas, argumentos estratégicos para la elaboración de documentos oficiales que busquen la anticipación de escenarios que se catalogan como amenazas, problemas, o crisis.

Por lo tanto, documentos como la guía de planeamiento estratégico, la cual se realiza durante el cuatrienio, debería tener una visión a largo plazo y escalarse a un nivel superior. De esta forma podríamos alargar las estrategias operacionales que se ven frenadas por los cambios de gobierno, y que, sin haber terminado con éxito, se ven transformadas por aspectos ideológicos y políticos que afectan la operatividad de la fuerza. 

Por ende, la prospectiva, esta vez vista como método, permitirá acelerar las acciones estratégicas y tácticas identificando escenarios posibles, seleccionando objetivos futuros y enfatizando en las formas idóneas para influir o moldear las estimaciones hechas. De esta forma, podemos anticipar, prevenir y mitigar, aspectos como la mutación de actores criminales, cambios en los métodos de lucha, transformación de los espacios donde se presenta el delito, e incluso, determinar una modificación del pensamiento, ideología, o interés político y/o financiero de un actor ilegal.