Remberto Burgos de la Espriella

Médico Neurocirujano, miembro Academia Nacional de Medicina. Miembro Honorario Academia de Cartagena. Presidente Honorario Federación Latinoamericana de Neurocirugia.Expresidente Asociacion Colombiana de Neurociriugia.Especialista en Gobierno y Asuntos Públicos.

Remberto Burgos de la Espriella

Cerebro y adolescencia

Energía envidiable tienen los adolescentes: curiosidad y rebeldía. Esto les permite crear su propio criterio del entorno que los rodea y paulatinamente van desarrollando su identidad. Son independientes o por lo menos intentan serlo y quizás no entienden que el sexo no es hacer sino lo que es.

La adolescencia arranca desde los 12 años, los estrógenos y la testosterona empiezan a aparecer. Se nota en el crecimiento y dos condiciones que identifican su labor: la menstruación y las poluciones nocturnas. La testosterona la producen los testículos y cuya función incluye: madurez de órganos reproductores, crecimiento óseo y muscular, cambio en el tono de la voz y aparición de vello púbico y facial. Los ovarios producen estrógenos y además de los caracteres secundarios inician la producción de óvulos. Sus caderas se ensanchan y toda la secuencia que se inicia con los botones mamarios y su desarrollo.

El cerebro crece y alcanza su mayor tamaño en la adolescencia temprana y más rápido en las niñas. Se caracteriza por su plasticidad y una capacidad enorme para aprender. Hay que buscar actividades que le hagan madurar. Tenga presente que solo hasta los 24 años se alcanza la madurez y a esta edad la corteza prefrontal por fin esta lista. Muy susceptible al estrés y es el sitio –lastima- para alojar alteraciones mentales. La adolescencia corre con un cerebro vulnerable pero resistente y con algunas características especiales, por ejemplo, el aumento de melatonina (por eso duermen más). Se hace más sensible a la recompensa y eso los lleva en algunas circunstancias a correr riesgos en emociones reconfortantes. Están muy relacionados como se integran y como los perciben, sensibles a comentarios negativos y a lo que piensan de ellos en su entorno. Se aumenta la velocidad de conexión de sus redes y termina de cablearse el encéfalo. Es una computadora que se está actualizando en forma permanente y su software lleva esos compas. Tiene una gran sensibilidad a la dopamina y a la oxitocina (toma de decisiones, circuitos de gratificación y relaciones sociales).

Los adolescentes desarrollan una capacidad cognitiva de lo concreto a lo abstracto y permiten que la creatividad lo obligue pensar en cambiar. Lo masculino y lo femenino pueden estar presentes en los dos sexos y para el entorno no se necesitan o se dan justificaciones. Interesante como se cristaliza el deseo sexual: influencia neuroendocrina unido al contexto sociocultural. La relación es clara entre la testosterona, el aumento de la libido y los comportamientos sexuales explícitos. En los hombres fantasías eróticas, relaciones sexuales compartidas y masturbación. En las mujeres distinto y los fenómenos psicológico y social conducen el deseo sexual. Durante la primera infancia el deseo sexual es autoerótico, en la adolescencia es relacional.

El cerebro interpreta el estimulo como sexual y este puede ser de varios tipos: imágenes, películas, personas, fantasías, hechos sexuales vividos. Una vez que se tiene el deseo empieza a cambiar su cuerpo, aumento de los indicadores vasomotores, la mirada se modifica y aparece todo en la esfera genital. Es quizá la actividad en la que se movilizan más los sistemas orgánicos: neurológico, vascular, endocrino, y osteoarticular. Fluyen las hormonas: dopamina, oxitocina y endorfinas hasta que después del acto sexual se alcanza el periodo de descanso o refractario. Todo este proceso lo aprenderán con detalles nuestros adolescentes…

Cuando dejamos el autoerotismo a la experiencia compartida empezamos a tener conciencia de nuestra orientación sexual. Las relaciones sexuales tienen un amplio repertorio de manifestaciones que van más allá de la simple penetración. Las muestras de afecto en la calle o en el parque es uno de los ejemplos, las caricias con ropas puestas o las muestras de cariño en una reunión de grupo. El deseo sexual es una emoción, un impulso, una fuerza que nos mueve al encuentro con otras personas. Nos motiva a relacionarnos y compartir intimidad. Gozarla y pasarla bien, a disfrutar de relaciones afectivas y sexuales.

La adolescencia es una etapa del desarrollo de la persona, maravillosa: tenemos un pie en la niñez e intentamos alcanzar con el otro la vida adulta. Hay que vivirla y aceptar con criterio la influencia de los padres y de los mayores, los compañeros y amigos tienen mas de las mismas preguntas que nosotros tenemos y algunos de ellos muy cerca de la conducta de riesgos. Escucharlos con criterio selectivo es la clave. El deseo erótico es una emoción que necesita regulación y la salud sexual depende que sepamos controlar ese deseo. En el periodo de madurez lo descubriremos para ir avanzando

Creado Por
Remberto Burgos de la Espriella
Más KienyKe
Estos son los proyectos que tiene el Gobernador de Santander, Juvenal Díaz Mateus con la reapertura de la Casa Santander.
La empresaria barranquillera compartió con sus seguidores el paradisíaco destino al que viajó, y en donde deslumbró con un sorprendente atuendo. ¿Cuál fue?
La creadora de contenido expuso viejos mensajes del antioqueño que suscitaron muchas reacciones y comentarios. 
El presidente colombiano rechazó al presunto ataque en el que cerca de un centenar de palestinos habrían perdido la vida.