Sergio Fajardo, sumas y restas

Publicado por: maria.vargas el Mié, 02/12/2020 - 10:14
Share
Por: Robinson Castillo.
Robinson Castillo

Sergio Fajardo, el profesor de matemáticas, sabe que su examen definitivo y casi final, lo enfrentará en las elecciones presidenciales de 2022. Se supondría que aprendió del pasado y viene preparado. Su apuesta es no rajarse.

Había tomado la decisión de no volver. Pero bien vale la pena otro intento, no siempre un personaje por fuera de las casas políticas tradicionales, sostenga una larga  favorabilidad. Aunque mantenga su idea de reinar sin dividir. Una ecuación compleja de sostener en el imperio de la polarización.

Pero Fajardo mantiene la disciplina de alejarse de los extremos. Recalca con obsesión su faceta de “Centroman”, aunque desde varios sectores lo intentan desestabilizar, da cátedra de imperturbable. Ni siquiera el apelativo de tibio lo incomoda. 

Las matemáticas por ahora van bien. Sigue sumando en percepción y respaldo ciudadano, las encuestas así lo evidencian, en todas las mediciones nunca ha bajado a un tercer o cuarto lugar. 

Pero en política no basta con sumar. Multiplicar es el camino más expedito para lograr altas calificaciones electorales. Fajardo también debe entender que si no asume posiciones frente a temas puntuales, la opción inmediata es restar. Falta  tiempo para el examen final. No puede fallar en los cálculos.

Fajardo  se mantiene fiel a sus principios. Recordó recientemente que desde que inició su vida política, se ha ubicado por fuera de los extremos. Y aunque no se trata de una fórmula matemática, cree en los resultados que ha obtenido.

“Lo que hicimos en la campaña para la alcaldía de Medellín en el 2000 fue extraordinario. Nos enfrentamos a las maquinarias más poderosas, a esas que cuentan con muchísima plata y la combinan sin escrúpulos con trucos y marrullas y quedamos de terceros con 60.000 votos” relató el ex gobernador.

La cosmovisión política de Fajardo gira en torno a la independencia. Eso explica su voto en blanco en las pasadas elecciones presidenciales en la segunda vuelta. Es fácil predecir que en el 2022, no existe posibilidad alguna de configurar una alianza con el sector que lidera Gustavo Petro o con el ex presidente Alvaro Uribe Vélez.

Sergio Fajardo es la antítesis de lo que denomina los extremos. Quiere acaparar y ejercer un monopolio, de un asunto que ha sido objeto de todo tipo de análisis: el centro.

Para el ex alcalde de Medellín, el centro sí existe. Es posible que allí se agrupen todas las personas que están fatigadas con la bipolaridad ideológica que afronta Colombia. Y si es así, el denominado centro se convierte en la verdadera joya de la corona electoral para las presidenciales de 2022. 

En ocasiones inteligencia y éxito electoral, no se ponen de acuerdo. En su idea de multiplicar apoyos, Fajardo debe ser más pragmático y seducir a sectores de derecha o izquierda. 

La tarea que se ha impuesto Sergio Fajardo es demasiado compleja y no se resuelve con una fórmula simple. Si se confirma que los votantes en 2022 van a girar hacia el centro, veremos a un Fajardo marcando más diferencias con los extremos. Y desaparecerá el tibio.

La pregunta incómoda

¿Por qué algunos le temen a reformar las normas electorales del siglo pasado en Colombia?