¿Te volviste loc@ trabajando desde casa?

2 Octubre 2020, 05:23 PM
Share
Por: Hanoi Morillo.

Trabajar desde casa (work from home o home office) se ha convertido en la nueva forma de laborar dada la pandemia. Y algo que parecía pasajero está definitivamente aquí para quedarse.

No obstante, a pesar de que muchos ya llevamos meses trabajando desde casa, no he parado de observar que los mejores hábitos todavía no se han adoptado por much@s y hay gente que literal… ¡se está volviendo loca en casa! 

Teletrabajo 1

Seguimos observando que la mayoría trabajan más horas, pasan mucho más tiempo sentados y se desesperan con los quehaceres familiares y el orden general en la casa.

Para que todos seamos lo más efectivos posibles trabajando desde casa, aquí van unos consejos para mejorar la rutina de trabajo desde casa y no volverse loc@ en el intento.

No dejes que esto sea sólo una lectura, impleméntalo hoy mismo y compártelo con tus compañer@s de trabajo para que no te encuentres luchando sol@ por el cambio.

Crea tu espacio de trabajo 

Asigna un espacio en tu casa destinado exclusivamente para trabajar. Procura que sea lo más cómodo posible y donde sepas que lo que necesitas para iniciar tu jornada está ahí siempre. Puede ser que durante el día te muevas de un sitio a otro y te sientes un ratito en el sofá o en el comedor, pero es importante que tengas un sitio separado que te permita crear separación entre espacio personal y tu “home office”. 

Así además cuando acabes tu día laboral, sentirás que dejas atrás la oficina y das paso a tu espacio personal.  

Acepta una productividad diferente  

Trabajar desde casa puede venir con mayor o menor productividad, pero difícilmente va a ser la misma que tengas en la oficina. Aceptemos simplemente que hay un cambio. Aquell@s que vivan sol@s en casa quizás sean más productiv@s o quizás se distraigan más y aquell@s con familia probablemente vean muy alteradas sus jornadas sobre todo si hay niños en casa que no puedan ir al colegio durante el período de cuarentena.  ¿Qué hacer para tener la mejor productividad posible? 

  1. Planifica 

Es ideal que el domingo y también cada noche, se repase la agenda de la semana y del día siguiente.  Establece una agenda personal realista y una rutina a la que tú y tu familia os podáis adaptar. ¿A qué me refiero? Imaginemos que tienes dos hijos y sabes que hay que darles el desayuno todos los días. Bueno planea ese espacio y da el tiempo necesario para ello en tu agenda. Si sabes que te lleva entre 30 y 45 minutos, no pienses que lo vas a poder hacer en 15. Reserva esos 45 minutos en tu rutina. Disfruta de los mismos y de ese espacio en familia. Determina también quién va a hacer qué en la mayoría de las veces para que podáis dividir y conquistar entre todos.  Piensa en rutinas diarias que sepáis podéis cumplir y meteros dentro de esa rutina. 

  1. Socializa tus necesidades con tu equipo 

Entender tu agenda ya es un paso importante pero ahora te toca compartirla con tu equipo de trabajo directo. Tan sencillo como: “Equipo, por favor, no me agendéis nada antes de las 8am” o “De 4 a 5 estoy en clase con mi hijo y no podré atender ninguna llamada”. 

Todo el equipo de trabajo directo debe ser consciente de respetar esta realidad en casa y llegar a compromisos que respeten la vida personal de todas las personas. Esto os dará tranquilidad personal a todos. La confianza en que todos vais a realizar vuestro trabajo alrededor de vuestro horario personal es clave. 

  1. Si estás sol@ en casa 

Asegúrate que conectas a nivel personal con familia, amigos o colegas. Puedes hacer un almuerzo/cena/café virtual con ellos. Llamarles o hacer video conferencia en esos momentos es una buena forma de aprovechar esos espacios libres para conectar con personas igual que lo harías si estuvieras yendo a la oficina.  

Asegúrate además de no hablar de trabajo durante esos espacios. Desconéctate del trabajo y conéctate con ellos.  Intenta consumir contenido lúdico: libros, series de televisión, entre otros, que no tengan que ver con tu trabajo o las noticias. Dale un descanso a tu cerebrito. 

Quítate la pijama 

Si bien nadie espera que te pongas el traje, recuerda que es bueno que tengas un mindset activo y listo para atacar el día. La pijama es para dormir y relajarse, no para comerse el mundo desde tu oficina en casa

teletrabajo 2

Además, ¡es importante que tanto tú mism@ como aquellos conviviendo contigo te vean bien! Mi recomendación personal es que lleves ropa activa, algo que te permita moverte con libertad y que sea cómodo y te incite a moverte. Además, esto te permite seguir con mi siguiente recomendación… 

Haz pausas activas e hidrátate (¡con agua!) 

Estar sentado delante de una pantalla todo el día nunca fue saludable. Lo bueno es que ahora no tienes excusa para no hacer pausas activas al estar en la comodidad de tu hogar. ¡Tampoco hay excusas de que no puedes ir hasta el dispensador de agua o área de cafetería de la oficina, así que hay que hidratarse!  

En cuanto a las pausas activas, te recomiendo que diez minutos cada 90, aproveches para estirarte, moverte, hacer unos saludos de yoga… tienes mil recursos online a tu alcance para ver ideas de pausas activas. Para ello, y como decía antes, te aconsejo que estés en tu “home office” con ropa activa para que siempre estés list@ para moverte un poquito. Si no, te acostumbras a hacer eso, acabarás sentado sin moverte todo el día.  Esta misma costumbre la deberíamos llevar igualmente a nuestro día en día en nuestro lugar de trabajo pero por lo general no estamos vestidos para la ocasión. Yo por eso recomiendo salir a dar un paseo, o subir un par de pisos por las escaleras para incorporar movimiento durante el día.  

¡Creéme, un cerebro y cuerpo en movimiento funcionan mucho mejor! 

KienyKe Stories