2021: reflexiones para un nuevo camino

Publicado por: felipe.lopez el Lun, 28/12/2020 - 08:34
Share
Creado Por
Armando Martí
Sin duda, fueron muchos los aprendizajes en este complejo e inusitado año que termina. Por ejemplo, a vivir en el aquí y en el ahora de una forma más simple y a valorar los detalles amorosos de nuestros seres queridos.
Créditos:
Cortesía, Markus Winkler

Para todo nosotros, el fin de año es una fecha significativa, pues representa la oportunidad de volver a empezar un nuevo camino. Es una manera de corregir aquellas acciones que afectaron nuestro bienestar integral, especialmente en este extraño e inimaginable año 2020, en donde hemos estado expuestos a un agresivo y mortal virus llamado por los científicos, COVID – 19. 

Semana tras semana y mes tras mes, hemos recibido una carga exagerada de información a través de los medios de comunicación y las redes sociales, con el agravante de la desmedida circulación de fake news que terminan de confundir a la opinión pública. 

El confinamiento producto de esta pandemia, nos obligó a adaptarnos a nuevas formas de sentir y de pensar, revisar nuestros ingresos económicos y convertirnos en nativos digitales en muy poco tiempo para sobrevivir mediante el teletrabajo y otras formas de emprendimiento de comercio electrónico. 

La tecnología se posicionó como una herramienta básica al momento de definir negociaciones, reuniones no presenciales y poder culminar los semestres académicos en universidades y colegios. 

Asimismo, entendimos que la salud física, mental y emocional está por encima de cualquier otra cosa pues al abrir las ventas de nuestro interior, nos damos cuenta de que la necesidad de consumismo material por fortuna, pasa a un segundo plano.

Sin duda, fueron bastantes los aprendizajes en este complejo e inusitado año que termina. Por ejemplo, a vivir en el aquí y en el ahora de una forma más simple y a valorar los detalles amorosos de nuestros seres queridos. 

De igual manera, muchos de nosotros incrementamos nuestro sentido de vida al despertar una conciencia plena para dejar de seguir obnubilados ante ideologías limitantes, políticas y religiosas. 

Como sobrevivientes de esta emergencia sanitaria mundial, podemos desarrollar estrategias funcionales al momento de reflexionar sobre nosotros mismos, conocernos y fortalecer nuestra inteligencia emocional y desde una nueva y positiva actitud, hacer frente a los desafíos que nos ha traído esta pandemia.

Una buena opción, es seguir construyendo caminos de resiliencia y solidaridad en medio de un mundo afectado por el miedo, el dolor y la incertidumbre. Del valor que generemos para este “cambio”, depende ni más ni menos nuestra propia vida.

Reflexión antes que superstición

2021
Créditos:
Cortesía, Debbie Ducic

Madurar es crecer emocionalmente para luego crecer espiritualmente. Ahora bien, con el fin de que esto suceda, debemos tomarnos la vida en serio sin responsabilizar a los demás de las decisiones que elegimos y mucho menos, dejar en manos de nadie el control de nuestra vida.  

A final de año, ingenuamente basamos nuestra seguridad en diversas supersticiones, agüeros y celebraciones mágicas, que se utilizan como resultado de una necesidad inconsciente de protección y control ante la incertidumbre del futuro. 

Por eso, como mecanismo de defensa algunas personas depositan su dinero y confianza en gurús de moda, adivinos y pitonisas que aconsejan soluciones “mágicas” a sus consultantes. 

Cuando en realidad, buscan “anestesiar” el dolor de confrontar su propia conciencia que no los deja en paz y tampoco los libera de las pesadas cadenas de sus cárceles emocionales. El camino fácil, nunca termina bien. 

La solución más sostenible y menos decepcionante a largo plazo, es iniciar un proceso de introspección a través de la disciplina mental y el entrenamiento de la voluntad para lograr una mejor calidad de vida.

Evaluar nuestros errores y malos hábitos desde una perspectiva adulta, pero considerada y compasiva con nosotros mismos, nos ayuda a identificar los patrones de comportamiento que sabotean sistemáticamente la consecución exitosa de las metas y objetivos trazados para nuestro bienestar. 

Al transformar esta actitud, podemos salir de la fantasía y aceptar el presente, consiguiendo corregir los hábitos malsanos que nos orientan hacia la superstición por encima de la reflexión. 

Las equivocaciones, los desaciertos, el dolor y las pérdidas de este año que termina, paradójicamente fueron los mejores regalos y maestros que forjaron a mejores personas más auténticas, adultas y trascendidas para descubrir de qué se trata la vida.

Querido lector, es tu derecho natural querer que el próximo año sea diferente sin la pesadilla del coronavirus y esto en verdad puede llegar a suceder. 

Sin embargo, recuerda que la responsabilidad personal y social, la prudencia, la paciencia y la disciplina son los vectores para que este milagro suceda. 

Además, las exageradas expectativas son las que desbordan las emociones contagiándonos de temor, ansiedad, ira, depresión y frustración. 

Cualquier proceso de transformación personal para que perdure en el tiempo debe hacerse sin prisa, pero sin pausa y, ante todo, renunciando a fórmulas y mundos mágicos cuya sugestión negativa puede empeorar las situaciones de crisis, frustración y desequilibrio mental.

Un nuevo camino

2021
Créditos:
Cortesía, Carolyn V

Mi deseo es que emprendas un saludable, amoroso y productivo 2021, lleno de experiencias para conocerte a ti mismo y descubrir el gran tesoro que habita en las profundidades de tu ser, desprendiéndote de todas aquellas situaciones y personas tóxicas que impiden el desarrollo de tu libertad individual y la evolución inteligente de tu alma.

No olvides servir a los demás y desde una bondadosa intención hacer obras de caridad, nutriendo día a día los lazos de hermandad que nos unen en el mundo.

Por encima de todo, preserva tu centro espiritual sin importar los vicisitudes o pruebas de la vida a fin de que puedas permanecer en paz, sereno y lleno de esperanza en compañía de un Poder Superior a tu propio ego.

2021
Créditos:
Cortesía, Ava Sol

A continuación, quiero compartir una serie de poderosas preguntas esenciales que te ayudarán a realizar tu “viaje interior” de autoevaluación para lograr la realización de tus metas y objetivos en los próximos 365 días y si lo deseas, de muchos años más: 

- ¿Qué es lo que realmente esperas del 2021?

- ¿Qué patrones de pensamiento y conductas te están impidiendo alcanzar tus propósitos económicos, laborales y afectivos?

- ¿Qué podrías hacer diferente?

- ¿Qué cosas estarías dispuesto a sacrificar?

- ¿La vida que actualmente llevas te ayudará a conseguir tus sueños?

- ¿Cuál fue tu mayor aprendizaje y crecimiento durante el 2020?

- ¿En qué experiencias encontraste el sentido de tu vida?

- ¿Cómo sería tu vida si no tuvieras miedo de cambiar las creencias que te impiden ser feliz?

- ¿Recuerdas las veces que te has sentido realmente vivo, lleno de pasión y energía para lograr lo que te propones?

- ¿De qué manera puedo cambiar mi vida? 

- En realidad, ¿qué es lo que necesitas en esta vida para sentirte mejor?

- ¿Qué es para ti ser feliz? 

- ¿Piensas por ti mismo o vives de lo que los demás piensan de ti? 

-¿Cuál es la forma en la que quisieras ser amado?

- ¿Es importante para ti ser auténtico?

- Si te quedara un sólo día de vida, ¿qué harías?