Hackeos y amenazas al presidente: ¿quién está detrás?

Publicado por: admin el Mié, 27/11/2019 - 06:57
Share
La cuenta oficial de Twitter del Consejo Superior de la Judicatura fue hackeada en horas de la tarde de este martes 26 de noviembre. Desde allí, se publicaron una serie de trinos ofe
Hackeos y amenazas al presidente: ¿quién está detrás?
La cuenta oficial de Twitter del Consejo Superior de la Judicatura fue hackeada en horas de la tarde de este martes 26 de noviembre. Desde allí, se publicaron una serie de trinos ofensivos y amenazantes en contra de la vida e integridad del presidente de la República, Iván Duque. La oficina de prensa de la Judicatura dijo que la cuenta fue utilizada ilegalmente por "personas inescrupulosas" y aclaró que los mensajes injuriosos contra el jefe de Estado no se originaron por esa Corporación que "los rechaza rotunda, enfática y categóricamente". El organismo informó que los ingenieros están trabajando para restablecer la cuenta institucional a la mayor brevedad. Mientras tanto, la Fiscalía General anunció que un fiscal de la Dirección de Apoyo a la Investigación y Análisis para la Seguridad Ciudadana asumió la indagación por las amenazas en contra del presidente Duque.

¿Quién pudo ser?

Julián Quintana, abogado penalista, le dijo a KienyKe.com que desde el punto de vista técnico es "muy grave la vulneración de la seguridad de la cuenta de la Judicatura", pues es el órgano administrativo de la Rama Judicial. Señaló que se podría tratar de un hacker con gran capacidad para usurpar claves de cuentas institucionales o que, por otro lado, podría ser una persona que maneja o manejó el Twitter de la Judicatura y aprovechó la coyuntura de las manifestaciones para manipular ilegalmente la red social. 
"Pienso que la segunda hipótesis es más probable. Si fuera un hacker con gran capacidad habría usurpado la cuenta que quisiera, con más influencia e importancia", mencionó.
Quintana precisó que la Fiscalía General cuenta con herramientas suficientes para determinar de dónde proviene el ataque. Explicó que todo lo que se transmite en Internet tiene una huella dactilar y que el ente investigador tiene un laboratorio forense que puede dar con la ubicación del equipo de donde salieron los mensajes amenazantes. "Se facilitan más las cosas si los investigadores acceden a esa cuenta para hacer la trazabilidad. Identificando la ubicación y el equipo puede aportar muchos datos para dar con el paradero de los responsables. Incluso puede determinar si se hizo desde las instalaciones o equipos de la Judicatura", agregó.

¿A qué se podría enfrentar esta persona?

El abogado penalista Diego Suárez indicó que lo ocurrido se puede enmarcar en las descripciones del Código Penal, específicamente en los capítulos relacionados con la confidencialidad, la integridad y la disponibilidad de los datos y los sistemas informáticos. Aseguró que estos contemplan como agravante que la conducta recaiga sobre comunicaciones estatales u oficiales. "El legislador establece para este comportamiento una pena mínima de aproximadamente 64 meses de prisión. Es decir, que si alguien resulta judicializado con la investigación es susceptible de enfrentar una medida de aseguramiento", afirmó a KienyKe.com Quintana, por su parte, señaló que por estos hechos se podría configurar el delito de acceso abusivo a un sistema informativo, el cual establece una pena de 48 a 96 meses de prisión. Los dos abogados coincidieron en que la persona responsable de enviar las amenazas al presidente Duque podría ser judicializada por el delito de amenaza agravada. 
Aclararon que las penas oscilan entre los 4 y 8 años de prisión. Sin embargo, especificaron que por tratarse del jefe de Estado se aumentaría el monto en una tercera parte. "Claramente se hicieron manifestaciones que pueden trascender a causar alarma, zozobra o terror en la población", dijo Suárez.
Según el abogado Quintana, este fue un ataque para desestabilizar al presidente y así cuestionar su capacidad de gobernabilidad en medio del paro nacional.  "Quieren mostrar ante los medios que es vulnerable. Las autoridades deben dar con los responsables sí o sí. Está en amenaza la vida del presidente y seguramente los ataques continuarán si no se actúa rápidamente", concluyó.