Nevado del Ruíz, una oportunidad para impulsar el turismo responsable

Publicado por: sebastian.alvira el Mar, 28/09/2021 - 16:07
Share
En el Parque Nacional de los Nevados se encuentra el Nevado del Ruíz, una joya natural que clama por un turismo responsable para su conservación.

El volcán Nevado del Ruíz, una joya de la naturaleza colombiana que permanece sobre el eje de la cordillera Central, junto a los volcanes nevados Santa Isabel y del Tolima, formando parte del área protegida del Parque Nacional Natural Los Nevados, mantiene su clamor para no desaparecer ante los efectos del cambio climático. 

Cumanday, como era conocido en la época precolombina, es el nevado más septentrional de la cordillera Central. Históricamente lo han observado gran parte de los habitantes del país, desde Manizales por el occidente y desde el valle del Magdalena por el oriente. Sin embargo, el transporte contaminante, la generación excesiva de residuos, la deforestación y la agricultura y ganadería no sostenibles podrían acabar con este nevado. 

Su ubicación, por encima de los 4850 metros sobre el nivel del mar es el factor que permite tener una maravilla de tal magnitud. Lo cual lo convierte en una rareza, por ende un privilegio, que locales y extranjeros deben preservar. 

Valle de las tumbas

Su red hídrica discurre hacia el flanco occidental sobre los municipios de Villamaría, a través del río Chinchiná, alimentado por el río Claro y las quebradas Nereidas y Molinos. Hacia el flanco oriental las aguas de fusión son recibidas por las cuencas de los ríos Lagunillas, Gualí y Recio, pasando por los municipios de Murillo, Villahermosa y Casablanca. 

Quizás es el glaciar y volcán más reconocido en Colombia, especialmente por su actividad volcánica en las últimas décadas, así como por el continuo ascenso de turistas. Pues pese a que en la actualidad permanece cerrada su parte más alta, los visitantes a este espectáculo de la naturaleza cada vez son más.

De hecho, por el alto flujo de turistas, los biólogos, guías y demás personal que trabaja en el Parque Nacional Natural Los Nevados, enfatiza en la importancia de hacer un turismo responsable, que permita crear conciencia sobre el cuidado de los ecosistemas y no que termine destruyéndolos. 

Tanto las condiciones climáticas de la baja atmósfera como la actividad volcánica, han impactado al Nevado del Ruiz. Su masa glaciar se ha visto reducida y ha sido evidente su cambio de superficie en el tiempo. Para el año 2017, el área del volcán se calculó en 8.4 Km2.

Evolución glaciar
Créditos:
IDEAM

La actividad volcánica que caracteriza a la estructura puede generar deshielos súbitos o prolongados a raíz de ascensos en la temperatura de las rocas en la base del hielo por caída de material piroclástico. Por lo tanto, su área glaciar cada vez se reduce más o, en los mejores casos, se mantiene año a año.

En cuanto a la flora y fauna que aún conserva, el Nevado del Ruiz alberga en las menores alturas los bosques templados; por encima de estos, pero por debajo de la línea de los árboles, ciertos sectores de la superficie cuentan con bosques enanos. Por encima de dicha línea, en el páramo, la vegetación está dominada por frailejones.

En general, la vegetación de la región está formada por diferentes familias de plantas leñosas, incluyendo rubiáceas, fabáceas, melastomataceae, lauráceas y moráceas.

Flora Nevado del Ruíz

Entre los animales que habitan el volcán se encuentran el tapir andino y el oso de anteojos, considerados como amenazados.​ Asimismo, en los alrededores del volcán se encuentran especies como el lorito cadillero, el colibrí chivito del Ruizy y diferentes tipos de ranas. 

Además, el nevado es hábitat del Cóndor de los Andes y de 27 especies endémicas de Colombia, con 14 de ellas confinadas a la región alrededor del volcán. De hecho, 15 especies de aves de la región también son consideradas como amenazadas.

En cuanto a la actualidad del ecosistema, en el último año mantuvo su área de glaciar. Sin embargo, es una realidad que con el paso del tiempo podría desaparecer. Por ejemplo, el Nevado de Santa Isabel, que también hace parte del Parque Nacional de los Nevados, desaparecería en menos de cinco años, pues el grosor de hielo no supera los cinco metros, y según los cálculos Jorge Ceballos, único glaciólogo activo en Colombia, año a año pierde un metro de hielo. 

Nevado del Ruíz

Por eso, pese a que el Ruíz aún genera postales inolvidables para sus visitantes, es posible que con los años desaparezca por los efectos del cambio climático y por la acción indiscriminada de su principal depredador: el hombre.

"Sabíamos que eso iba a pasar, pero no que sería tan aceleradamente. Los seres humanos somos los grandes depredadores del medio ambiente y hemos causado una gran aceleración dentro de este ecosistema. A Santa Isabel mínimo le deberían quedar 50 años, pero le quedan cinco. Y de igual forma con los demás nevados", explica Jaime, uno de los guías del parque. 

Para ello, el Parque Nacional de los Nevados adelanta diversos planes de preservación y de turismo responsable. A la vez que busca la ampliación de la zonas de amortiguación del páramo, las cuales complementan la cobertura de la preservación sobre los elementos y procesos ecológicos presentes en el área de protección.