Las variantes del Covid que dificultan la lucha contra la pandemia

Publicado por: christian.sandoval el Vie, 25/06/2021 - 06:04
Share
Creado Por
Agencia Anadolu
La Organización Mundial de la Salud (OMS) definió cuatro de las mutaciones que han surgido hasta ahora como una "variante de preocupación" y ocho como una "variante de interés".
Las cinco cepas más agresivas de Covid
Créditos:
EFE/ Sebastiao Moreira/Archivo

Al igual que cualquier otro virus, la COVID-19 ha ido cambiando con el tiempo y si bien los rasgos esenciales del virus siguen siendo los mismos, algunas  de esas "mutaciones" pueden dar lugar a diferencias considerables en las características básicas y en los efectos sobre la salud humana.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), definió cuatro de las mutaciones de COVID-19 que han surgido hasta ahora como una "variante de preocupación" (VOC) y ocho como una "variante de interés" (VOI).

 

El 31 de mayo, la OMS decidió nombrar las variantes, que anteriormente habían recibido el nombre de los países de donde surgieron, con letras del alfabeto griego. En consecuencia, los cuatro VOC se denominaron alfa, beta, gamma y delta, mientras que los ocho VOI se denominaron épsilon (dos variantes), zeta, eta, theta, iota, kappa y lambda.

Cepa alfa

La cepa B.1.1.7, detectada en el Reino Unido en septiembre de 2020 por primera vez y luego denominada alfa, fue la primera mutación de COVID-19 que la OMS definió como una variante preocupante.

En un estudio realizado por el Centro de Modelado Matemático de Enfermedades Infecciosas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM, por sus siglas en inglés), se descubrió que la variante era entre un 43% y un 90% más contagiosa que el tipo nativo (fenotipo natural) de COVID- 19 en las muestras examinadas en el Reino Unido.

También surgieron diferentes hallazgos en cuanto a la variante que revelaron una mayor tasa de mortalidad. La variante alfa causó 71% más muertes según LSHTM, 70% según la Universidad de Exeter, 65% según Servicio de Salud Pública de Inglaterra y 36% según Imperial College London, en comparación con cepas de COVID-19 anteriores observadas en el Reino Unido.

Cepa beta

B.1.351, o variante beta, se detectó por primera vez en Sudáfrica en octubre de 2020, en un asentamiento cerca de la bahía de Nelson Mandela.

Se estima que la variante beta, que se cree que mutó en mayo de 2020, es la primera mutación de COVID-19 que ha surgido entre las cepas definidas como variantes de preocupación por la OMS.

Se observó que la variante era más común entre individuos jóvenes sin antecedentes de enfermedades agudas y presentaba un mayor riesgo de enfermedad grave en el grupo de edad en comparación con el tipo nativo de COVID-19.

Cepa gamma

La variante P.1, detectada por primera vez en Japón en pasajeros que viajaban desde Brasil en enero de 2020 y luego denominada "gamma", también se encontraba entre las mutaciones de COVID-19 descritas por la OMS como una variante preocupante.

Se sabe que la variante causa 17 cambios en los aminoácidos del virus. Diez de estos afectan la proteína de pico, que permite que el virus se adhiera al cuerpo humano. Se estima que la cepa fue responsable del repentino aumento de casos en la ciudad de Manaos, la capital del estado brasileño de Amazonas, a principios de 2021.

Cepa delta

Detectada por primera vez en la India en octubre de 2020 y llamada doble mutante, la 1.617.2 fue la última mutación de COVID-19 descrita por la OMS como una variante preocupante. Se estima que la esta, que causa mutaciones en la proteína de pico que pueden afectar la infecciosidad y la resistencia a los anticuerpos, fue responsable de la segunda ola de la pandemia, que comenzó en marzo en India y aumentó el número diario de casos a 400.000.

El Servicio de Salud Pública de Inglaterra advirtió, después de una evaluación en mayo, que la tasa de propagación de la variante delta es de un 51% a 67% más alta que la variante alfa. La OMS anunció, el 19 de junio en un comunicado, que se esperaba que la variante delta, altamente contagiosa, se convirtiera en la cepa dominante en todo el mundo.

Esta mutación, que causa síntomas similares a los de la gripe, como dolor de cabeza, sequedad en la garganta, secreción nasal y fiebre, difiere del entorno de la enfermedad visto en los tipos anteriores de COVID-19 con neumonía, gripe, tos, estrés respiratorio y dolor de espalda. Además, se detectó que la variante delta había desarrollado un cierto nivel de resistencia a las vacunas.

Cepa delta plus

El Ministerio de Salud de la India anunció que una mutación derivada de la variante delta, que apareció por primera vez en abril de 2021, se ha clasificado como una variante preocupante.

Se afirmó que la mutación adicional denominada AY.1 hizo que el virus se propagara y se una a las células pulmonares más fácilmente y aumentara la resistencia al tratamiento con anticuerpos.

Si bien la variante delta plus se ha detectado en unas 40 personas en tres estados de la India, se ha extendido a otros nueve países: EEUU, Reino Unido, Portugal, Suiza, Japón, Polonia, Nepal, Rusia y China. Los científicos enfatizan que aún no hay suficientes datos para considerar la nueva mutación como una variante de preocupación.

Siga a KIENYKE en Google News