Así funcionaría el nuevo servicio militar obligatorio

Así funcionaría el nuevo servicio militar obligatorio

13 de mayo del 2017

La idea de terminar con el Servicio Militar Obligatorio si se lograba la paz en 2014 por parte del presidente Juan Manuel Santos, vuelve a escucharse, esta vez un poco más polémico y con más incógnitas.

“Si logramos la paz, inmediatamente voy a eliminar el servicio militar obligatorio. Hoy lo que hacen es redadas para llenar los cupos. Esto tiene un factor de injusticia: que sólo lo presten los más pobres. Eso no es justo y yo quiero un país más justo. O todos en la cama o todos en el suelo. Por eso es mejor un servicio social en las zonas deprimidas del país”, aseguró Santos.

El mandatario con su palabras quería mostrarle al país la necesidad que este tiene de que se consolide el posconflicto desde todos los escenarios que componen la sociedad. Para algunos, su discurso no fue más que promesas, ya que en el 2015, año en el que se firmaría el proceso de paz, fue radicado en el Congreso, por parte del Ministerio de Defensa, un proyecto de ley para reforzar el Servicio Militar Obligatorio.

Dicho proyecto planteaba la posibilidad de dejar en 18 meses el tiempo de prestación del servicio tanto para bachilleres como para campesinos y regulares. La iniciativa en su momento fue aprobada en la Cámara de Representantes. Esta semana pasó con algunas modificaciones.

El senador Luis Fernando Velasco aseguró que “el espíritu del proyecto es tratar de convertir el servicio militar obligatorio en algo más voluntario, o sea, que la persona quiera llegar y no se sienta obligada. ¿Cómo logramos eso? Con incentivos, especialmente académicos. El muchacho que preste el servicio militar y no haya terminado su bachillerato se va a hacer un convenio con el Ministerio de Educación para ayudarle a terminarlo. Y los que ya lo hayan terminado, encauzándose en la prestación del servicio, van a poder hacer carreras técnicas o tecnológicas con el Sena”.

Otro punto que explicó está relacionado con el mejoramiento del ingreso económico que reciben los prestantes. “Hoy se está pagando una bonificación que no llega a los $80.000 mensuales, y si se aprueba el proyecto, mínimo recibirían $300.000. Estamos en un debate con el Ministerio de Hacienda para subir esa bonificación y acercarnos a los $400.000”, expresó el senador  Velasco.

De la misma manera, se plantea amnistía para todos aquellos en condición de remisos. A estas personas se le beneficiará de manera económica algo que no pase de los $120.000, el 15% de un salario mínimo mensual vigente.

Lo más importante  de este proyecto sería el valor de la libreta militar, ya que busca reducir sustancialmente el costo para las personas de menos recursos.  “Con la fórmula aprobada en la Cámara, la libreta más barata es de alrededor de $283.000. Con la fórmula que proponemos es más baja y sería de alrededor de $78.000. La idea es que pagan más los que más tienen”.

Frente a la propuesta del presidente Santos, el senador aseguró que con esta iniciativa se da inicio, pero con algunas modificaciones. “Hacia allá queremos llegar y, de hecho, el artículo 64 apunta hacia un servicio militar con una visión diferente a la de las armas, o sea, que la gente pueda prestar ese servicio, por ejemplo, en tareas ambientales, o culturales, o educativas, o deportivas. De alguna manera, todos tenemos una responsabilidad con el país. Ahora, habrá gente que querrá seguir el camino de las armas. El Gobierno queda facultado para reglamentar ese servicio militar con una visión más social, incluyendo la posibilidad de abrir el servicio a las mujeres”, enfatizó.