Brasil utilizará su Ejército para la seguridad ciudadana

20 de febrero del 2018

La medida fue puesta en marcha desde el viernes, aunque faltaba la aprobación del Senado.

Brasil utilizará su Ejército para la seguridad ciudadana

Un sargento del Ejército de Brasil es el primer militar víctima de un intento de asalto, que fue asesinado en Río de Janeiro desde que comenzó la intervención militar en la seguridad del Estado, el viernes pasado, informaron fuentes oficiales.

De acuerdo con la Policía Civil, el sargento segundo del Ejército Bruno Albuquerque Cazuca, de 35 años, fue encontrado por policías militares en la carretera que conduce de Río de Janeiro a Sao Paulo, a la altura de Campo Grande, en la zona oeste de la capital fluminense.

El oficial conducía su vehículo y se desplazaba hacia su trabajo, cuando se encontró con un grupo de cuatro asaltantes que cerraron las calles y comenzaron a robar a los conductores, el militar reaccionó y le dispararon.

Este asesinato ocurren en los primeros días que las Fuerzas Armadas garantizan la seguridad civil en diferentes lugares de Río de Janeiro por orden del presidente Michel Temer, que decretó la intervención federal debido al aumento de la violencia en Río, donde el año pasado ocurrieron 6.731 muertes violentas, entre las que se cuentan las de más de 100 policías y una decena niños alcanzados por “balas perdidas”.

La iniciativa ha sido aprobada por la Cámara de diputados y fue sometida hoy a votación en el Senado, que la aprobó. La policía pasa a órdenes del inventor, el general Walter Souza Braga Netto, subordinado directamente a Temer y no a las autoridades de Río.

Esta es la primera vez que ocurre esto en el país desde su regreso a la democracia en 1988. Para algunos, es una medida extrema y muy peligrosa, pero el presidente y el Senado lo aprueban porque el crimen organizado prácticamente se ha apoderado de Río de Janeiro.

El ministro brasileño de Defensa, Raul Jungmann, admitió que las Fuerzas Armadas pedirán autorización para realizar allanamientos colectivos en las favelas.

Esa posición fue de inmediato criticada por la Defensoría Pública de Río, una institución que vela por el acceso a la justicia de todos los ciudadanos.

Jungmann explicó que “en la realidad urbanística de Río de Janeiro, uno sale muchas veces con una orden de búsqueda y captura en una casa, en una comunidad (término que designa una favela) y el bandido se desplaza. Entonces se precisa de algo como una orden de búsqueda y captura colectiva”.

“En lugar de decir, por ejemplo: ‘tal calle, número tal’, vamos a decir: ‘una calle entera, una zona, un barrio’. En aquel lugar es posible tener una orden de búsqueda y captura con todos los procedimientos legales”, afirmó.

El ministro dijo que ya antes esta estrategia “fue usada en otras ocasiones” y aseguró que no se trata de dar “carta blanca” a los militares, dado que estos siempre actuarán bajo “orden judicial” y con la “máxima transparencia”.

(…) El combate al crimen no autoriza la práctica, por parte del Estado, de violaciones de los derechos individuales, como prisiones sin orden judicial (…)

La Defensoría del estado de Río emitió por la tarde un comunicado, en el que “reitera su compromiso con la defensa de los derechos fundamentales, especialmente en la parcela más pobre de la población y de los habitantes de las favelas”.

“El combate al crimen no autoriza la práctica, por parte del Estado, de violaciones de los derechos individuales, como prisiones sin orden judicial o en flagrante, invasiones de domicilio o las ya anunciadas órdenes colectivas de búsqueda y captura, medidas sin respaldo constitucional, que penalizan solamente a la población más pobre”, señala el comunicado, firmado por el defensor público de Río, André Castro.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO