Cancilleres dejaron solución de crisis fronteriza en manos de Maduro y Santos

Cancilleres dejaron solución de crisis fronteriza en manos de Maduro y Santos

13 de septiembre del 2015

Tras intentar infructuosamente de nuevo ponerle fin a la crisis en la frontera, las cancilleres de Colombia, María Ángela Holguín, y Venezuela, Delcy Rodríguez, someterán a consulta de los presidentes de sus países, Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro, respectivamente, los avances que alcanzaron en su reunión de hoy de cara a un próximo encuentro de los mandatarios.

Al término de la reunión que mantuvieron en Quito las dos ministras, el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, hizo este anuncio en una declaración ante los medios de comunicación sin dar detalle alguno sobre tales progresos.

Ambas ministras se reunieron para tratar de acercar posiciones en relación con la crisis surgida en la frontera común de sus países el pasado 19 de agosto, cuando el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, decretó el cierre del principal paso fronterizo entre los dos países, a lo que siguió la expulsión de colombianos.

Patiño, quien acompañó a las cancilleres en representación de la presidencia de turno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), al igual que el canciller uruguayo, Rodolfo Nin, por parte de la de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), dijo que todos los trabajos seguirán durante los próximos días.

Tras una reunión de más de cuatro horas, los cuatro ministros comparecieron ante los medios y tras leer la breve declaración, el jefe de la diplomacia ecuatoriana expresó el “anhelo” de todos ellos de que “este inicio de las conversas pueda fructificar y alcanzar la realización de una próxima reunión presidencial”.

“Estamos muy contentos nosotros de que se haya producido esta reunión y que también los resultados sean esperanzadores para el futuro de los dos países hermanos”, concluyó Patiño, en representación del grupo, en una comparecencia en la que no se admitieron preguntas de los periodistas.

El de este sábado fue el segundo encuentro de las cancilleres desde que comenzó la crisis, ya que en una primera reunión, celebrada en la ciudad caribeña de Cartagena el 26 de agosto, las ministras no lograron ponerse de acuerdo en los asuntos sustanciales para la reapertura de la frontera y, según reveló Holguín, dicho encuentro fue marcado por la tensión.

El presidente venezolano se refirió a la reunión de las ministras en Quito al expresar su deseo de entrevistarse “muy pronto” con Santos, para desarrollar “una agenda de paz” y superar la crisis.

En un acto de la juventud de su Partido Socialista Unido de Venezuela, Maduro reveló que le pidió a su canciller, Delcy Rodríguez, buscar que de su reunión con Holguín, saliera “una agenda de paz”.

“Espero que de la reunión de Quito salga una agenda para construir una frontera de paz entre Colombia y Venezuela y muy pronto se esté dando la reunión del presidente Santos y el presidente Maduro; un cara a cara con respeto y con diálogo”, dijo.

Maduro sostuvo que “son muchas verdades las que hay que decirse”, entre ellas las razones que lo llevaron a ordenar el cierre de un tramo de la frontera y “aplicar un torniquete contra el crimen generalizado, el bachaqueo (contrabando) y el paramilitarismo”.

Desde el 19 de agosto, el cierre de pasos fronterizos se ha ido ampliando y Maduro ha dicho que próximamente ordenará nuevos bloqueos.

El objetivo es frenar el narcotráfico, el secuestro y otras formas de “la violencia importada”, dijo y lo mismo el contrabando de productos de consumo básico y masivo, incluidos los medicamentos, los alimentos y los combustibles.

Antes de la reunión, Patiño manifestó a la prensa su optimismo en los resultados del encuentro en la capital ecuatoriana.

“Tenemos mucho optimismo, mucha esperanza en los resultados de esta reunión. Tal vez no sea la única, tal vez se necesite alguna más, no sabemos, eso dependerá de cómo avancen las conversaciones”, comentó Patiño.

El canciller ecuatoriano dijo tener “esperanza en que alcancemos definitivamente algunos acuerdos básicos que faciliten, que favorezcan, un nivel de mayor diálogo, de un diálogo permanente entre los dos países hermanos”.

Apuntó que si de la cita se lograba una fecha y lugar para la reunión entre Santos y Maduro, sería “fantástico”.

“Si no, no nos debemos desesperar, es posible que necesitemos alguna otra reunión, si es necesario hacerlo, pues lo haremos y alcanzaremos ese resultado”, recalcó.

Más de 21.000 colombianos han sido expulsados o han abandonado Venezuela desde el inicio de esta crisis, según un informe de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA). Con información de la agencia de noticias EFE.