Cayó por delatar las finanzas de las Farc

Cayó por delatar las finanzas de las Farc

23 de abril del 2016

Foto de la Uiaf

En las últimas horas el director de la Unidad de Información y Análisis Financiero, Uiaf, del Ministerio de Hacienda, Luis Edmundo Suárez Soto, presentó su carta de renuncia.

Lea también, Las Farc son más ricas que Sarmiento Angulo y Santo Domingo.

Aunque podría parecer normal su renuncia, tal como lo hicieron de manera protocolaria los ministros y directores de departamentos administrativos el viernes pasado, lo cierto es que se supo que Suárez fue quien le suministró los datos a la revista The Economist sobre el dinero que tienen las Farc.

Esa sería la razón por la que el funcionario del Ministerio de Hacienda haya presentado su renuncia, y no se descarta que desde las altas esferas del Gobierno se la hayan pedido.

Sin embargo, el director de la Uiaf a través de un comunicado, aseguró que no le entregó datos específicos a la periodista de The Economist que lo contactó.

“Aunque el interés de la periodista, entre otros temas, era conocer datos concretos sobre las finanzas de las Farc, la Uiaf fue enfática en explicarle a la comunicadora que la Unidad no había podido obtener resultados concluyentes que permitieran dar cifras confiables sobre este tema. Concretamente, se le aclaró que no existe un estudio válido sobre las finanzas de las Farc”, manifestó en el comunicado.

El funcionario indicó que de la entrevista no tenía conocimiento ni el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, ni el presidente Juan Manuel Santos. De hecho, el jefe de Estado una vez salió la publicación de la revista especializada, se mostró sorprendido y afirmó que averiguaría qué funcionario dio la información, porque él mismo no sabía cuánta plata tenían las Farc.

En el artículo publicado hace dos semanas, The Economist revela que las Farc tendrían 33 billones de pesos, producto del narcotráfico y la extorsión, y el dinero habría sido invertido en empresas de transporte, inversiones en el agro y en la bolsa de valores de Bogotá.