Chilindrina dice que varias cirugías plásticas han amenazado su vida

Chilindrina dice que varias cirugías plásticas han amenazado su vida

17 de marzo del 2015

María Antonieta de las Nieves, famosa por su papel de ‘La Chilindrina’ en el Chavo del Ocho, confesó al programa de televisión Ventaneando los problemas de salud que ha tenido por las numerosas cirugías plásticas a las que se ha sometido.

A lo largo de su vida, la actriz se inyectó aceite en sus piernas para mejorar su apariencia y se practicó varios rellenos de grasa en su cara para combatir el paso del tiempo. También entró al quirófano para mejorar su busto con ayuda de unos implantes mamarios. En la actualidad, su apariencia física evidencia su debilidad por las cirugías plásticas.

Según el testimonio de ‘La Chilindrina’, a sus 15 años decidió inyectarse aceite en las piernas porque eran muy delgadas. “Fui con una amiguita porque todas se estaban haciendo ese tratamiento, todas, el 80% de las actrices se inyectaban para verse sexys. Yo tenía las piernas delgaditas (…) Era la suegra de un cirujano plástico muy reconocido que después me operó la nariz. Le dije qué puedo hacer, las inyecciones son muy dolorosas, me puse las pruebas de la alergia, muy dolorosa, y no pasó nada, pero cuando me las pusieron más arriba me paralicé del dolor y no podía caminar”.

Maria Antonieta de  las nieves la chilindrina 01

Solo cuando superó los 40 años sufrió de las consecuencias de este procedimiento. Le fue diagnosticada una tromboflebitis (se produce cuando un coágulo de sangre causa inflamación de una o más de sus venas, generalmente en las piernas).

En Ventaneando ‘La Chilindrina’ confesó que a los 50 años quería verse más rellenita de cara y decidió inyectarse de su propia grasa pero resultó ser alérgica. “Se me hicieron una bolas horrendas en la cara y tuve que hacer una gira a unos pueblitos de Estados Unidos para que no me viera nadie”.

Finalmente, la actriz contó que entró al quirófano para mejorar la apariencia de su busto luego de su tercer hijo y de que le retiraran unas ‘bolitas’ incrustadas en el busto. “Cuando me las vi me sentí Frankenstein, puedo decir que un pezón veía al cielo y el otro al piso”. Pero lo peor de esta cirugía fue que en pleno show una de las heridas se le abrió, en el proceso de recuperación, sus médicos le practicaron una biopsia por un supuesto cáncer que al final dio negativo.