Colombia dice sí a la protección de los jaguares

Colombia dice sí a la protección de los jaguares

21 de febrero del 2015

Desde esta semana, Colombia hace parte del “Corredor del Jaguar” que une a bosques de 13 países y que conecta las poblaciones de esta especie de felino entre México y el norte de Argentina, para asegurar su conservación.

Para el logro de este propósito, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y la Fundación Panthera (ONG Internacional) firmaron un Convenio de Cooperación que busca crear un corredor biológico entre 13 países latinoamericanos donde habita el jaguar para su protección.

“Desde México hasta Argentina los jaguares tendrán la oportunidad de entrar en contacto y abrir la posibilidad de realizar intercambios genéticos, garantizar su salud, reproducción y supervivencia”, aseguró el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible Gabriel Vallejo López.

Los países que hacen del Corredor del Jaguar son: México, Belice, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador, Brasil, Argentina, Paraguay y Bolivia.

El Corredor del Jaguar es una estrategia para saldar el conflicto entre los pobladores de las zonas por donde pasa el jaguar y así garantizar su reproducción y supervivencia.

El Ministro Vallejo explicó que se debe “verificar dónde están los jaguares y por dónde se están moviendo, hablar con los ganaderos y trabajar con las comunidades locales para aliviar el conflicto”.

info-jaguar

Las causas que ponen en peligro al Jaguar, en sus diferentes áreas por las cuales se desplaza, son tres:

  1. La pérdida de su hábitat y la conversión de tierras silvestres para la agricultura y otros desarrollos. Esto lleva a que los jaguares corran el riesgo de ser aislados en pequeñas zonas lo que aumenta su riesgo de extinción.
  2. Ser cazados directamente por las personas que viven en el campo, quienes ven al jaguar como una especie amenazante para sus vidas y sus medios de subsistencia.
  3. La falta de presas naturales, que también son cazadas por el hombre, y la pérdida de su hábitat ha llevado a que el jaguar tenga que buscar su subsistencia con animales domésticos lo que aumenta el conflicto.

De ahí la importancia de esta estrategia que permitiría conservar la especie y por consiguiente todo el hábitat.

El Jaguar es el depredador de mayor talla, en esta parte del mundo y desempeña un papel ecológico fundamental, pues afecta las densidades poblacionales de sus presas y es un factor limitante de éstas.

La desaparición de los jaguares causaría cambios en los ecosistemas, ya que por excelencia es quien regula la abundancia de diversas especies, y su ausencia generaría crecimiento poblacional de las presas y de depredadores de menor tamaño.

En Colombia se han registrado 456 especies de mamíferos entre los cuales están confirmados seis especies nativas de felinos silvestres: el jaguar, el puma, el ocelote, el margay, el yaguarundí y la oncilla.

El jaguar es el felino más grande de América y el tercer felino más grande después del tigre y el león.

Su caza está prohibida en Argentina, Brasil, Colombia, Guyana Francesa, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Surinam, Estados Unidos, Uruguay y Venezuela.

En Colombia tenemos jaguares desde la Costa Atlántica hasta la Costa Pacífica pasando por Antioquia, Córdoba, Sucre y la parte baja del valle del Magdalena, Santander, en el oriente desde Arauca hasta el Amazonas y el Putumayo, y en el macizo colombiano.

Foto: Panthera Colombia