El avance de la ultraderecha en Alemania

El avance de la ultraderecha en Alemania

24 de septiembre del 2017

Lo que se veía venir gracias a las previsiones de las encuestas se convirtió en una realidad luego de conocerse los resultados de las elecciones parlamentarias en Alemania.

Angela Merkel, apoyada por el bloque Unión Demócrata Cristiana/Unión Social Cristiana de Baviera (CDU/CSU), consiguió la mayoría de los votos, con un 35 por ciento, lo que la llevará a la reelección como canciller, y el partido de ultraderecha Alternativa para Alemania ocupó el tercer lugar, con 11.5 por ciento del escrutinio. 

Así que por primera vez, este movimiento político, que tienen un marcado discurso anti inmigración, anti Islam y anti Europa, alcanza un escaño en el Bundestag.

“Vamos a cambiar este país […] Vamos a expulsar a la señora Merkel. Vamos a recuperar nuestro país”, fueron las expresiones de Alexander Gauland, uno de líderes del AfD, al conocer el resultado de los comicios.

De acuerdo con el experto en comunicación política, Franco Delle Donne, consultado por la Cadena Ser, el éxito de la que se convirtió este domingo en la tercera fuerza política del país germano podría tener las mismas razones de otros avances de la ultraderecha en otras naciones del mundo: este movimiento supo concentrar el malestar de buena parte de la sociedad alemana ante el miedo de perder su identidad, su bienestar y el cansancio por la política tradicional. 

“Su entrada en el Bundestag va a suponer un golpe muy fuerte para los partidos tradicionales. Que un partido con esa agenda logre en cuatro años duplicar su caudal electoral, demuestra que están perdiendo de vista temas, preocupaciones de la sociedad. Creo que ellos son quienes han dado el espacio para que exista AfD”, manifestó el escritor del libro Factor AfD. El retorno de la ultraderecha a Alemania.

Las ideas del AfD

Entre las propuestas que busca sacar adelante este movimiento que sigue tomando fuerza, si se tienen en cuenta los resultados de estas elecciones, se encuentra impedir el rescate económico de la Unión Europea a Grecia, que los países más débiles salgan de la zona euro y crear centros de solicitud de asilo en África para evitar que los refugiados lleguen hasta suelo europeo. 

Además, también pretenden que el servicio militar sea obligatorio y que el Estado tenga potestad de intervenir la televisión pública y la radio. Y sus líderes, como Alexander Gauland, no dudan en asegurar que los alemanes “tienen derecho a sentir orgullo de las acciones de sus soldados” durante la Segunda Guerra Mundial.

Tras conocer los resultados, en varias ciudades alemanas se realizaron manifestaciones espontáneas anti-AfD. En Berlín, cientos de personas custodiadas por la policía se concentraron delante del local en el que el partido celebraba los resultados.

Por su parte, la líder del ultraderechista del Frente Nacional francés, Marine Le Pen, felicitó a sus “aliados” de AfD por este resultado “histórico”, que, según ella supone un “nuevo símbolo del renacer del pueblo europeo”.