El llamado de Antioquia sobre el posconflicto

18 de septiembre del 2017

Hay preocupación por la falta de proyectos aplicados para la reinserción de guerrilleros y su salida de los espacios de capacitación.

El llamado de Antioquia sobre el posconflicto

Cortesía: Gobernación de Antioquia

Luego de reunirse con la Asamblea Departamental para clausurar las sesiones extraordinarias, el Gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, mostró su preocupación con el manejo del posconflicto en el departamento por parte del Gobierno Nacional.

Pérez aseguró que la Gobernación está supremamente alerta ante las consecuencias que puede traer el mal manejo del acuerdo de paz en la región.

El ejemplo más claro que puso el mandatario fue lo sucedido el pasado sábado en Urrao, donde aún la convivencia entre los excombatientes con los habitantes del pueblo no es la mejor y se presentó una riña que dejó seis heridos.

Por otro lado, el gobernador enfatizó que desde Antioquia se quiere ayudar a la paz, aportando energía, esfuerzo y recursos, pero que no encuentran en la Nación una política seria de posconflicto, pues, dijo, se han gastado mucho tiempo en el acuerdo de paz, pero muy poco, casi nada, en la reinserción social de los guerrilleros.

Por ello, en el recinto de la Asamblea, el mandatario departamental le pidió a la Gerencia de Paz que se desplace con los vicealcaldes de seguridad a las zonas de normalización para dar un informe de lo que está pasando en cada uno de los sitios de concentración.

” Si el postconflicto es un desastre, todos en Antioquia nos vamos a ver supremamente afectados”Luis Pérez Gutiérrez- Gobernador de Antioquia

Le pidió también a la Asamblea que en las próximas sesiones, que se realizarán en octubre, le dediquen tiempo al estudio de los temas del acuerdo de paz, para saber qué medidas tomar ante esta situación.

Luis Pérez confesó que no ve ningún proceso de posconflicto, al menos en el departamento. Dio a conocer que en Anorí los miembros de las Farc están abandonando los sitios de concentración, pues de 150 exguerrilleros solo quedan 80, los demás se fueron sin dejar rastros, mientras que en Vidrí se vive algo similar, donde unas 70 personas abandonaron ese espacio.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO